EDITORIAL O GLOBO BRASIL | Maduro profundiza errores

Screen Shot 2016-02-23 at 6.30.12 AMMARTES 23 DE FEBRERO DE 2016

Después de que el gobierno aumentó por primera vez en casi dos décadas el precio de la gasolina, y devaluar en 37% el bolívar para importaciones de alimentos y medicinas, el Banco Central divulgó el viernes los número oficiales de la economía del país para el año 2015: inflación 180% y una caída del PIB de 5,7%. Mucho mejores que los publicados por el FMI, que calcula la inflación en 275% y una contracción del PIB de 10%. Estas estadísticas colocan a Venezuela como el país con la mayor inflación y la mayor contracción económica del mundo. El caos en la economía se traduce en turbulencia social, con los ciudadanos haciendo filas interminables para tener acceso a los bienes de primera necesidad Esta crisis es el resultado de la prepotencia, el autoritarismo y las políticas irresponsables desde el punto de vista fiscal, inicialmente apoyadas en una coyuntura externa extremadamente favorable. El régimen bolivariano inaugurado por Hugo Chávez financió su revolución con los altos precios petroleros.

Instituyó políticas asistencialistas que beneficiaban a la población sin la necesaria contrapartida fiscal.

Ahora, el precio del petróleo gira alrededor de los 30 dólares por barril, con tendencia a la baja, a medida que la demanda continúa menor que la oferta. Como el hidrocarburo representa casi la totalidad de los recursos del país, no es de extrañar el impacto que esta disminución de los precios tendrá.

El sucesor de Chávez, Nicolás Maduro, cada vez más impopular, perdió la mayoría en la Asamblea Nacional en una elección marcada por los intentos de manipulación de los resultados. Nombró entonces a jueces del Tribunal Supremo para pasar por encima de los legisladores electos, como ocurrió recientemente con el decreto de emergencia que le da más poder para intervenir la economía.

Este es el drama venezolano: asfixiado por la crisis que creó, el gobierno, en vez de buscar recuperar la confianza y el diálogo institucional, refuerza su error original.