Share this:

" />
Editorial ¿Ocurrirá también en Venezuela una Kristallnacht?
Screen Shot 2013-11-11 at 6.31.22 AMAquí para el régimen existe una guerra económica y los comerciantes y la empresa privada vendrían a ser el equivalente a los judíos para los nazis y a los Kulaks para los soviéticos

http://www.analitica.com/va/editorial/7443176.asp

La Noche de los cristales rotos (Kristallnacht) ocurrió en la Alemania nazi durante la noche del 7 y 8 de noviembre de 1938. En Venezuela, el sábado 9 de noviembre pudimos observar en Valencia el comienzo de un vandalismo auspiciado por Maduro.

¿Será este un globo de ensayo para propiciar otros incidentes que puedan generar un caos de tal nivel que le permita al gobierno decretar un estado de excepción?

En la Alemania nazi esas dos fatídicas noches fueron el inicio de una cruenta destrucción del pueblo judío alemán. Antes de esos tristes eventos ya se había iniciado una campaña de odio racial en la que con afiches grotescos culpaban al pueblo judío de todos los males que le habían ocurrido a Alemania desde su derrota en la primera guerra mundial.

En Venezuela, pareciera que ese camino es el que piensa recorrer el régimen, ya los afiches grotescos culpando de todos los males a los principales dirigentes de la oposición se pueden ver en muchas dependencias públicas, y lo ocurrido en Valencia con el saqueo a la tienda Daka pudiera bien ser el inicio de la destrucción de todo el comercio privado en nuestro país.

Aquí para el régimen existe una guerra económica y los comerciantes y la empresa privada vendrían a ser el equivalente a los judíos para los nazis y a los Kulaks para los soviéticos.

El totalitarismo no puede imponerse y consolidarse sin la existencia ,inventada o no, de un enemigo externo causa de todo los males. Así fue en Rusia, Alemania, China , Cambodia y Cuba y ahora Venezuela. Porque lo que nunca admitirán es que la catástrofe es la consecuencia de sus propios errores e incapacidad para generar progreso y bienestar para sus pueblos.

Envíe sus comentarios a editor@analitica.com

Ver más en: www.analitica.com