EDITORIAL @analitica -Sin principios y sin educación no hay país que valga

Viernes 14 de noviembre de 2014  Analítica Editorial

En Venezuela hace muchos años que no se imparte en bachillerato la materia moral y cívica

Pareciera que en los últimos años las proféticas palabras del Libertador  Moral y luces son nuestras primeras necesidades han quedado como letra muerta en los libros de historia patria.

Recientemente, el Presidente Correa de Ecuador, arengaba a un nutrido público en Quito señalándole que su país debía emular a Israel porque éste, siendo un país pequeño y de poca población, tenía más premios nobeles y patentes per cápita que cualquier otro del planeta. La clave era y es la educación.

En Venezuela hace muchos años que no se imparte en bachillerato la materia moral y cívica, pero tampoco parece preocuparle a los dirigentes de hoy la excelencia educativa, ni la siembra de valores morales que permitan un mínimo de cohesión social.

Educar masivamente sin tratar de lograr enseñar no resuelve el futuro. El maestro no puede seguir siendo el peor remunerado en la escala laboral ya que su función es esencial para el progreso de la sociedad, él es el que imparte a los niños y jóvenes, no sólo el conocimiento necesario, sino además los principios morales que deben ser la guía de todo futuro buen ciudadano.

Mientras el único valor que prevalezca sea el consumo por el mero consumir y la norma sea el enriquecimiento rápido y sin trabajar , Venezuela seguirá cayendo en la escalera en la que se ubican los países menos competitivos del planeta y donde lamentablemente seguirá campeando la criminalidad.

 


Consultar todas las publicaciones de Analítica