EDITORIAL | Villar: el deber de dimitir

Screen Shot 2015-06-04 at 8.11.08 AM

El presidente de la Federación Española es un obstáculo para la regeneración institucional de la FIFA y del fútbol español

La dimisión de Joseph Blatter, acuciado por el escándalo de corrupción en la FIFA (también se le investiga a él), debería ser un estímulo para que todos los dirigentes nacionales que le apoyaron —a pesar de que gobernó durante 17 años en lo que parece un pozo sin fondo de fraudes y sobornos— tomasen la misma decisión que el patriarca y dimitiesen de sus cargos nacionales e internacionales. O han sido cómplices de un sistema viciado o constituyen un obstáculo para la regeneración del fútbol mundial.

Ángel María Villar, presidente de la Federación Española de Fútbol, está entre quienes tienen el deber de dimitir y dejar paso a gestores que estén en disposición de limpiar el fútbol de corruptelas. Villar proclamó gratuitamente la inocencia de los dirigentes de la FIFA y apoyó a Blatter cuando la UEFA había recomendado lo contrario. Ambos movimientos son libres, pero le comprometen y le obligan a dar explicaciones que por ahora se ha ahorrado. Además, Villar ha causado graves conflictos dentro del fútbol español, desde sus reticencias a apoyar acciones contra la violencia en el fútbol hasta sus torpes maniobras para boicotear el decreto sobre venta centralizada del fútbol televisado.

Quienes le apoyan dentro del fútbol deberían entender que 27 años de mandato son una invitación para sustituir el buen gobierno por intereses y favores. Aunque por obligación, Blatter ha marcado un camino; sígalo, señor Villar.

Editoriales anteriores

Hay que refundar la FIFA (03/06/2015)

Raíces corruptas (28/05/2015)