Eduardo Semtei @eduardo_semtei | Manual para políticos saltadores

Ustedes muy bien saben que al mundo político llegan en general dos grupos distintos de humanos. Bueno, hay excepciones honrosas. Los bichitos que vienen a enriquecerse, a degradar el oficio, y los más, aquellos quienes tienen cierta responsabilidad con su familia, su país y con la vida planetaria en su más amplio concepto. El partido de gobierno se ha nutrido de inescrupulosos de toda uña, pelambre y presentación. Mire que hay bichos malos por donde se mire y también, dato que confirma la regla, se encuentran, buscando con lupa, algunos con la moral alta y la ética intacta. Seamos justos. No es cierto que en la tarima opositora solo hay santos, carmelitas descalzas, niños de pecho y hombres probos, y del otro lado todo lo contrario. Nunca son todos los que están ni están todos los que son. Screen Shot 2017-01-23 at 06.19.53Pero oyendo las sabias palabras de tres grandes hombres, ejemplos para el manual que indica el título del artículo: el curita Arias Cárdenas, el gordito Ricardito Sánchez y Sir William Ojeda, puedo intentar redactar uno que otro discurso, usted sabe, como para que practiquen. He aquí unos ejemplos:

manuelrosales C2EZ21mWIAA-iNeAlgunos tratando de brincar la talanquera para UNT. Estimado Manuel Rosales, emperador del Zulia y marqués de Maracaibo y familia. Nunca antes estuvo la patria más orgullosa de uno de sus hijos que cuando usted con gallardía, inteligencia y arrojo entregose a los esbirros del régimen para ser encarcelado. Dejando una marca de desprendimiento y sacrificio. Todos sabíamos que su inquebrantable actitud, su altísima moral y reservas humanas harían que los meses de cárcel, injusta ciertamente, le parecieran siglos a sus seguidores aunque a usted no lo hizo mella alguna. Así son los grandes hombres. Ahora que se encuentra a las puertas de una presidencia bienvenida, aunque el pueblo zuliano en una sola voz le ruega que vuelva al Palacio de las Águilas, me es propicio reconocerle sus inagotables cualidades de hombre público. Nunca olvidemos que usted es de la misma estatura que nuestro Libertador Simón Bolívar. Y que conste que no busco dónde enchufarme.

Devolviéndose de la oposición para el chavismo. Querido y amado presidente Maduro. Mariscal y generalísimo Diosdado. He regresado al campo de batalla rojo arrepentido de haber comulgado con sectores de derecha, apátridas, escuálidos. Sus últimos y esclarecedores actos me han convencido, esta vez y para siempre, de que la verdad se pasea engalanada por los rincones de Miraflores. El decreto magistral sobre el billete de 100 bolívares que desbancó a piratas y terroristas pasará a la historia como una muestra de sabiduría económica. Estoy seguro de que ni el mismísimo Karl Marx hubiese llegado a tan brillantes conclusiones que abren nuevas esperanzas para nuestro pueblo en plena redención. El sistema de distribución CLAP se fundamenta, como se sabe, en los más avanzados principios matemáticos y estadísticos sobre teorías de cola y el preciado alimento llega con una precisión de reloj suizo a las puertas de cada hogar pobre sin que el beneficiario tenga que comprometerse para nada con propósitos proselitistas o intereses subalternos. Y al sustituir la OL por la OLP y luego la OLP por la OLHP y más lueguito la OLHP por la OLHPP está marcando la historia. Así, así, así es que se gobierna.

Del chavismo para la oposición. Dr. Leopoldo López. Inmaculado Chúo. Mis estimados y grandes doctores en Política. Hijo celebrado de Harvard. Virtuoso del discurso y maestro de maestros. Periodista de la verdad y verdugo de la comunicación y Radar de los Barrios. Vengo de las entrañas de un monstruo que devora perros, ovejas y pastores. De afilados colmillos, desde donde cuelgan las más preciosas joyas provenientes del delito. Quiero entrar arrepentido al más pequeño lugar del más pequeño partido político opositor. Quiero entregar mi sudor y esfuerzo a la construcción de un mañana prometedor, vigoroso en el esfuerzo productivo y afincado en sagrados principios democráticos. Y haré todo lo que esté en mis manos y más allá para sellar para siempre las posibilidades de que otro aventurero militar pueda nuevamente poner su satánica mano en el pomo de la puerta del salón presidencial. Yo tampoco quiero cargo ni mando, como dijo el hombre aquel.

Brinco de unos partidos opositores para PJ. Presidente Borges. Ilustrísimo Guanipa. Sus acertados pasos en la vida cotidiana de la República Bolivariana y su presencia en el teatro de las naciones me han convencido de que PJ es el partido del futuro. Su amarillo brilla en alcaldías y gobernaciones con mayor destello que la propia Bandera Nacional. Juro por la lealtad eterna que no estoy interesado en participar en funciones de gobierno, ni ser miembro de ningún nivel del Poder Legislativo. Ni candidato a nada y si llego a diputado será de vainita. Solo me inspiran el sacrificio, la honra de ser su servidor y el orgullo de ser uno de sus fieles testigos en cada uno de los actos donde ustedes participen a lo largo y ancho del país. Dios salve su paciencia y prudencia por los siglos de los siglos. Su firme e inmutable posición sobre el diálogo y las movilizaciones populares deberían ser grabadas en el mármol de la historia para contemplación y adoración por las próximas mil generaciones.

De opositor moderado a radical. Estimada María Corina. Magdalena de la justicia. La Juana de Arco latinoamericana. La Napoleona de Caracas. Nunca estuvo la oposición más plagada de timoratos, de pusilánimes, de indecisos y hasta de cobardes. Solo su voz, con la fuerza de mil guerreros como Atila, es capaz de levantar a un pueblo sediento de justicia y de venganza. Me sumo a los grandes movimientos de masas que la acompañan por donde usted camina y me niego a creer en la sarta de falsedades y patrañas que los medrosos riegan con sus voces apagadas, según las cuales usted no pasa del 1% en las intenciones de voto para presidente. Pues bien, la acompaño en su decisión magistral y ecuménica de no asistir a ningún acto electoral hasta que no estén enterrados en los calabozos más oscuros los delincuentes del CNE que se burlan del alma del pueblo. La violencia de la justicia siempre será celebrada. La democracia no puede limitare a llorar a los caídos. Prefiero una manada de ovejas guiadas por una leona como usted que un ejército de felinos abanderados por una de esas ovejas de la oposición. Cuente conmigo, con mi vida, con mis bienes, conmigo y mis circunstancias.

De militar activo a militar retirado. Pueblo venezolano. Debo reconocer que el expresidente Chávez no se encuentra entre los vivos y no volveré a mentir diciendo que “Chávez vive”, “la patria sigue”. Mucho menos “patria, socialismo o muerte”, pues parece que la última de esas tres palabras es la que se cumple con mayor rapidez. Además, estoy totalmente de acuerdo con el referéndum revocatorio. Las armas de la República Bolivariana deben ser empuñadas para defender al pueblo y no para aterrorizarlo. Yo tengo mis ahorritos que fui sumando bolívar a bolívar desde que me gradué de teniente. Nunca participé en compras militares de armamentos y menos de provisiones. Tuve que morderme la lengua durante largos años ante el temor de que los organismos de seguridad militar ahogaran mis esperanzas de libertad pero ahora soy libre como el viento y soplaré a favor de la oposición. Pero que la vaina sea sin tiros ni granadas ni cañones.

El salto de Semtei a la oposición. Bueno señores. Yo salté la talanquera desde los terrenos pantanosos del PSUV cuando el presidente Chávez ofreció “gas del bueno” para los estudiantes. En esos tiempos la talanquera estaba altísima, tuve que usar garrochas Skypole, Pacer FX y Mystic. Mis compromisos históricos y vivenciales con las universidades y el movimiento estudiantil, desde donde han salido docenas de calificados dirigentes que pueblan todos los partidos opositores, hicieron insostenible mi permanencia en una organización que amenazaba y despreciaba mi Alma Máter. Eso fue por allá en 2007. Hace 10 años. Como dije antes, cuando yo salté la talanquera estaba bien alta: Chávez consolidado, todo el poder en sus manos, saludable, precios petroleros buenos, etc. Ahora la talanquera está bajita, casi se arrastra por el piso. Con un brinquito uno se pasa. Así que a los idiotas que me acusan de querer regresar al chavismo, al propio tiempo de recordarles su progenitora con una buena mentada, les digo que, si nos fuimos cuando el chavismo era superpoderoso, mal podemos ahora regresar cuando se está hundiendo. Y Avanzada Progresista ha dado innumerables pruebas de su compromiso con la unidad y respeto a los acuerdos. He dicho, carajo.