Eduardo Semtei @eduardo_semtei | Pláticas telepáticas con un jefe de la “vía rápida”

 

—Buenos días estimado representante de la “Vía rápida para sacar a Maduro”.

—Qué buenos días ni qué buenos días. Lo que deberíamos hacer antes de esta saludadera típica de los “dialogantes de la traición” es trancar las autopistas, quemar los almacenes del CLAP y cooptar unos generales para el “golpe final”.

—Caramba, ¿usted no tiene algo más menudo?

—No. Este proceso empezó en abril de 2002 y va viento en popa. Todo lo tenemos bajo control. Contamos con todo como en botica. Por ejemplo, tenemos 47 señoras en Santa Fe que son unas verdaderas leonas. Esas salen a protestar contra viento y marea.

—¿Qué edad tienen las señoras?

—Bueno, la más joven tienen 73 añitos. Pero eso no importa. A quién le va a interesar que los 150.000 venezolanos pobres y pata en el suelo que viven en los barrios cercanos a Santa Fe no tengan ninguna relación con nosotros. Allá ellos que se calan esas colas infernales y que no quieren movilizarse contra el gobierno. Al final, ellos son los culpables de todo. ¿Quién los mandó a votar por Chávez y por Maduro? Este es un país de cobardes y cabrones. Ya en cualquier otro país la gente se hubiese alzado.

—¿Y por qué aquí no hay protestas masivas?

—No sé ni me interesa.

—¿Y dónde más tienen ustedes apoyo?

—Tenemos varias periodistas, sí mujeres, de tabaco en la vejiga, verdaderas macaguas que escriben como unas diablas y le cantan sus verdades a los traidores de la oposición y a los intermediarios.

—Pregunto, sin que tenga nada contra la edad, ¿cuántos añitos tiene la menor de esas leonas?

—Bueno, la más joven fue novia cuando muchacha de Carlos Andrés Pérez. La otra fue diputada cuando Betancourt. La tercera fundó el Colegio de Periodistas en 1961 y es hija de un prominente copeyano. Pero son unas damas duras. A nosotros los radicales no nos importa si hay 28,5 millones de venezolanos que no leen periódicos. El efecto de esos virulentos y poderosos escritos es letal. El gobierno tambalea cada vez que ellas escriben.

—Como bien sabe usted, señor Radical, sin los militares ustedes no van para el baile. ¿Tienen ustedes algodón con yodo?

—Pero claro que sí. Tenemos 65 generales debidamente registrados en Weston y en Miami Beach. A bichos pa’ machos. Hacen unos escritos y unos llamados arrechísimos. Usted los puede leer en Internet. Hay 4 exministros de Defensa. Y ¿a quién le importa si el gobierno tiene a todos los militares activos y los altos mandos totalmente articulados con las ideas del gobierno? Son puros corruptos. Lo que debemos hacer nosotros es despreciarlos, atacarlos, denigrar de ellos. Así como se hace maravillosamente desde la AN. Hay que decirles gallinas, corruptos, comunistas…

—¿Es decir, que para ustedes no hay conciliación, reconciliación, acuerdos, diálogo?

—Para nosotros no hay nada de eso. Lo que queremos es enfrentamiento y lucha. Guerra. Nuestro grito es: “Negocios, capitalismo o muerte”. Y vamos bien. Como le dije, desde 2002 venimos tejiendo la estrategia. En estos 15 años la vía corta no ha logrado sus objetivos (pregunto yo, ¿será por ahora?) pero hay que insistir. En materia de unos 15 años más ya el gobierno va a estar de rodillas. Debilitado. Rendido ante la victoria aplastante e histórica de la vía corta, de la Salida, de la guarimba, de la abstención, del revocatorio, de la declaratoria de abandono de cargo. De todas esas ideas arrechísimas. Nos la estamos comiendo. Los tenemos arrinconados, rodeados, a punto de melcocha. Y plomo cerrado contra los que quieren salidas electorales regulares. Unos canallas que quieren elecciones de gobernadores y alcaldes con este CNE corrupto. No señor. Primero sacamos al CNE, lo cambiamos y luego hacemos elecciones. Ese esperpento mediático que llaman MUD es mejor llamarlo muuuuu. Los verdaderos políticos y partidos serios deben irse de ese corral de necios.

—Señor Rápido, ¿y la presencia internacional no es recomendable para servir de testigo y fuerza disuasiva para evitar nuevas violaciones de la Constitución?

—Déjeme decirle algo. El Papa es comunista. Aliado de Raúl Castro y enemigo de los curas patriotas que apoyan la vía rápida para salir de Maduro. Zapatero es un desgraciado que cobra en Miraflores. Torrijos, un loco de Panamá. Fernández se llenó de billetes cuando Chávez. Samper un aliado del narcotráfico mundial. Gutiérrez, el nuevo secretario general de la ONU, un perfecto delegado de las empresas portuguesas para buscar contratos. Almagro es el único que medio sirve. Repito, lo único que funciona es palo, piedra, plomo y candela. ¡Ay como reí! cuando a Henri Falcón le entraron a pedradas en Cojedes, cuando a Capriles no lo dejaron entrar en Carabobo, cuando le dieron los golpes a Julio Borges. Eso les pasa por creer en la paz, en salidas democráticas, por tener ilusiones de que se puede conversar con el gobierno.

—¿Es decir, que usted disfruta cuando a los dirigentes opositores los golpean, o le disparan?

—¿Quién los manda? Aquí no hay salida fácil. Mucho menos electoral.

—Pero en todas las encuestas, las candidaturas presidenciales de los radicales no pasan del 1%, ¿cómo lo interpreta?

—Usted habla de Datanálisis. Una empresa vendida al gobierno. Habla de Datincorp. Un tipo que viene del MIR, del comunismo. Hablar de IVAD es hablar de viejos adecos. No se salva nadie. Las encuestadoras también terminaron siendo aliadas de Chávez y de Maduro. Y si hablamos de Hinterlaces es como hablar de Diosdado y su familia.

—¿Y entonces? No sirve la oposición democrática. No sirve el pueblo sufrido y mayoritario que usted dice que tiene la culpa por haber votado rojo. No sirven los militares activos. No sirven los intermediarios. No sirven las encuestadoras. No sirven las elecciones de gobernadores y alcaldes. ¿Qué sirve?

—Eso está clarito. Los héroes de Miami. Los guerrilleros del Twitter. Los patriotas de las urbanizaciones con historia guarimbera. Los alzados de Altamira. Los abstencionistas electorales. Somos miles.

—¿Pero no será mejor ganarle las elecciones en todos los estados y municipios, arrinconarlos con el concurso y la participación internacional que encabezan precisamente el Vaticano, la ONU, la OEA? ¿Obligarlos a fijar fecha para las elecciones presidenciales y facilitar, si fuera posible, un marco de sanciones continentales y mundiales por las violaciones consecutivas de la Constitución que los termine de debilitar?

—No señor. Eso es muy largo, toma mucho tiempo. Hay que sacarlos del poder este mismo mes, o este mismo año, o este mismo lustro, o esta misma década. Pero sacarlos a la fuerza. Para que aprendan a respetar. Y no sigo hablando porque tengo una reunión en Madrid con un grupo de opositores de primer orden que ya tienen más de 300 afiliados. Siga usted en su grave error de buscar salidas electorales y pacíficas. Recuerde que comunista que se respete no entrega el poder, excepto en Rusia, Hungría, Polonia, Rumania, Yugoslavia… Es una lección de la historia. Ummh. ¿Quién los entiende?