EL ACENTO » ‘Ménage à trois’

Screen Shot 2015-05-06 at 8.32.04 AM

Espectacular batalla entre un padre enfurecido, una hija decidida y una nieta ambiciosa

Los tres, ultras

Los dirigentes de la extrema derecha francesa necesitaron tres horas de reunión para atreverse. Se trataba ni más ni menos que de suspender de militancia al patriarca, Jean-Marie Le Pen, que fundó el partido en 1972; de suprimir su presidencia de honor y de humillarlo tras haber representado el papel de ogro de la política francesa (y europea). Por si fuera poco, es el padre de la actual lideresa del Frente Nacional, Marine Le Pen, y también abuelo de Marion Maréchal-Le Pen, la más joven de las estrellas en alza del firmamento ultra, cercana al fundador de la dinastía.

Se habla de lucha de corrientes internas, cada una de las cuales se habría agarrado a un miembro de la familia Le Pen como elemento de legitimidad. Pero es evidente que el envío al ostracismo del caudillo ultra responde a la voluntad de Le Pen (hija) para disociar al partido de la imagen de su progenitor, un filonazi y antisemita que no para de insistir en que las cámaras de gas solo fueron “un detalle” de la historia.

Con el viento de cola en intención de voto, Marine Le Pen no quiere que se le escape la oportunidad. La gota que colmó el vaso fue la manifestación del 1º de mayo, con agresión a periodistas incluida y la irrupción de Jean-Marie Le Pen en el primer plano de la escena cuando se le había invitado a no asistir. Ahora que la derecha de Nicolas Sarkozy se encuentra en dificultades, y tras el desgaste del Partido Socialista en el poder, Marine Le Pen ve la ocasión de mostrarse como la dirigente que rompe con la herencia recibida, matando al padre para tratar de demostrar sus arrestos a la hora de tomar decisiones difíciles.

Del ménage à trois entre los Le Pen salen un padre enfurecido, una hija decidida a mandar y una nieta que se apoya en el abuelo como muestra de desconfianza hacia la presidenta del partido. Cierto, no se trata de un trío que emprende una relación privada cuando dos de sus componentes ya están aburridos de hacerlo bilateralmente.

El ménage à trois de los Le Pen tiene un gran interés público: si después de tantos años de miedo a las fuerzas oscuras el ultraderechismo depende de una pelea familiar, será que el coco no es tan fiero como lo pintan.