EL EDITORIAL @analitica | ¿ Está llegando a su final el foro de Sao Paulo?

Screen Shot 2016-04-18 at 6.45.34 AMABRIL 18, 2016

El foro de Sao Paulo fue una creación en 1990 del PT brasileño pero fundamentalmente de su líder Lula en franco entendimiento con Fidel Castro, con el objetivo de reagrupar a las izquierdas latinoamericanas, después de la caída del muro de Berlín y el auge del neoliberalismo a nivel mundial.

En el año de su fundación solo un país del foro tenía el poder absoluto: Cuba. Luego, y en este orden, los partidos políticos miembros del foro alcanzaron el poder por las urnas: Venezuela, 1999; Brasil, 2002; Uruguay, 2004; Bolivia, 2005; Chile, Ecuador,Nicaragua, en 2006; Paraguay, 2008; El Salvador, 2009.

En lo que va del 2016 se ha producido un cambio importante en América del Sur, en el que han ido perdiendo poder partidos o agrupaciones políticas adheridas al foro, con claras muestras de viraje: la derrota del kirchnerismo en la Argentina; la entronización de un gobierno en Uruguay, si bien socialista, más moderado ideológicamente que el gobierno de Mujica; en Perú, la izquierda fue derrotada en las últimas elecciones presidenciales y parlamentarias; en Bolivia, Evo perdió el referéndum para su reelección; en Brasil, Dilma Rousseff está encaminada a ser destituida del poder y el ex presidente Lula puede ser sometido a juicio por presuntos delitos de enriquecimiento ilícito y en Venezuela, el PSUV perdió el control de la Asamblea Nacional, mientras que Cuba busca un reacomodo con los EEUU y Europa.

Los resultados económicos  de los gobiernos supuestamente socialistas han sido negativos, siendo los ejemplos más catastróficos los de Venezuela, Brasil y Argentina, eso sin tomar en cuenta el desastre sistémico de Cuba.

La ideologización, unida a una corrupción rampante, ha sido nefasta para esos países y ha impedido su progreso económico. Ahora vemos surgir gobiernos más pragmáticos que no se ciñen a ideologías vetustas y que tratan de adaptar a sus países a los requerimientos de una economía globalizada.

Si, como parece, el PT sufrirá un enorme descalabro político, el foro de Sao Paulo se quedará sin su motor principal. El cambio de modelo económico y la desideologización son etapas necesarias para lograr un crecimiento sostenido y armónico. No hacerlo, en una economía mundial en crisis y que consume menos materias primas, es condenar a la región a un estado de severa postración.

El país que va más contra corriente es Venezuela, porque incluso sus aliados del Alba han adoptado medidas básicas racionales, mientras que el gobierno de Maduro insiste en mantener un modelo que naufragó ya hace unos cuantos años.

El cambio no es ya una expresión retórica sino una necesidad imperiosa para poder sacar al país de la peor crisis económica, política, social y humanitaria de toda su existencia como nación independiente. Creemos que los tiempos marcan la pauta de lo que va a ocurrir y aferrarse como sea al poder actual es un ejerció políticamente fútil, porque las circunstancias cambiaron y ahora le toca inevitablemente hacerlo al sistema político imperante.