EL EDITORIAL @analitica | La inefable Sala Constitucional

Screen Shot 2016-04-13 at 8.56.53 AMABRIL 13, 2016

Cuando la justicia está a la orden del poder ejecutivo, la democracia deja de existir y el régimen se convierte en lo que fueron los ensayos totalitarios del siglo XX.

En el fascismo alemán, uno de las situaciones más aberrantes fue precisamente la actuación de los llamados juristas del horror, que convalidaron todas las decisiones del régimen e incluso llegaron al despropósito máximo de admitir el llamado führer prinzip, lo que significaba darle carácter legal a la voluntad y caprichos de Hitler.

En la Unión Soviética, en la época de Stalin, los tribunales fueron utilizados para perseguir y condenar a gran parte de la antigua dirigencia bolchevique, por órdenes del entonces Secretario General del partido comunista, y además para enviar a los campos de concentración a millones de personas sin justo proceso. Por cierto, esta práctica fue adoptada por el régimen de los Castro en Cuba.

Ahora, en nuestro país, ese engendro pseudo jurídico en lo que han convertido la Sala Constitucional del TSJ, invalida, por instrucciones de Maduro, todas las decisiones, por demás apegadas al espíritu y la letra de la Constitución, creando así un conflicto artificial de poderes que dará lugar a la necesaria aplicación de la Carta Democrática de la OEA .

La democracia para existir requiere, no sólo de la división de poderes, sino fundamentalmente de jueces probos que entiendan y apliquen -objetivamente y sin parcialidad política- las leyes, y se sometan a los principios y disposiciones de la Constitución.