EL EDITORIAL @analitica | La Ley de Amnistía

Screen Shot 2016-04-08 at 6.52.33 AMABRIL 8, 2016

Hay leyes que facilitan la reconstrucción de un país dividido y que permiten que los opuestos encuentren un camino para, no sólo verse la cara, sino para enfrentar juntos la necesaria salvación nacional de la que con tanta claridad nos ha hablado el Padre Ugalde.

La Ley de Amnistía no es lo que pretende decir el sector más enquistado y radicalizado del oficialismo, a través de este instrumento legal no serán liberados autores de crímenes contra la humanidad ya que, en ninguno de los casos existentes contra presos políticos se ha podido comprobar la responsabilidad de alguno de ellos en delitos de esa naturaleza.

Como señala el hermano de Juancho Montoya,  en un impactante video en el que pide que se aplique la Ley de Amnistía, porque las balas no distinguen entre chavistas y opositores, y afirma que la ley será el punto de partida para la reconciliación de los venezolanos.

Si Mandela y Clerk pudieron pasar la página de años de violencia, si los antiguos países de la cortina de hierro pudieron reconstruir sus Estados sin presos políticos, si las naciones de nuestra América han aprendido a superar años de luchas sangrientas basadas en diferencias ideológicas, como entre otras El Salvador y que ahora intenta hacerlo, con sus naturales dificultades, Colombia.

¿Qué razón lógica, salvo la del odio a la libertad, impide al gobierno dar un paso correcto en el camino de la reconciliación nacional?  ¿Acaso les resulta difícil entender que sin el concurso de todos los venezolanos no sólo no superaremos la crisis actual sino que ésta se agudizará ?

El mensaje del Papa Francisco, de Almagro y de tantos más que apoyan una Ley de Amnistía no es, y perdonen el uso de esa disonante palabra, ” injerencismo”, sino realismo.

Nunca es tarde para dar un paso hacia adelante y esperamos que el gobierno entienda que impedir la reconciliación nacional no lo mantendrá en el poder, porque esta no es una maniobra política sino el clamor mayoritario del pueblo venezolano.