ELECCIONES CATALANAS » Rajoy ofrece al Gobierno catalán diálogo y lealtad dentro de la ley

El presidente señala que el límite es la unidad de España y la soberanía nacional

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (PP), ha ofrecido este lunes al nuevo Gobierno catalán “diálogo y lealtad institucional”, pero siempre dentro de la ley. El jefe del Ejecutivo ha comparecido en La Moncloa para valorar el resultado de las elecciones catalanas de este domingo, y se ha mostrado “dispuesto a escuchar y a hablar”. Rajoy ha tendido la mano pero su posición sigue siendo firme ante el desafío soberanista: el Gobierno no aceptará que se “liquide la ley”, ni que se discuta la “unidad de España y la soberanía nacional”. El presidente no hará ninguna una oferta concreta al Ejecutivo catalán.

Rajoy ha tratado de dar normalidad a los acontecimientos enfatizando que lo que comienza a partir de ahora es una nueva “legislatura autonómica”, más aún cuando los que trataron de dar carácter plebiscitario a los comicios de ayer no consiguieron su propósito. Los partidarios de la ruptura nunca tuvieron el repaldo de la ley y no tienen el apoyo de la mayoría de la sociedad catalana, ha destacado Rajoy. “No llegan a 4 de cada 10 los catalanes que han apostado por un programa rupturista”, ha subrayado el presidente.

Las candidaturas independentistas —Junts pel Sí y la CUP—  lograron ayer en las elecciones catalanas mayoría de escaños pero no de votos. Las dos listas soberanistas sumaron el 47,86% de los votos, mientras que el resto de fuerzas un 47,97% de los apoyos. Aún así, Convèrgencia y ERC han asegurado esta mañana que seguirán adelante con la hoja de ruta independentista.

El Estado continuará prestando su apoyo a los catalanes, como ha venido haciendo hasta ahora “en condiciones muy difíciles”, ha resaltado el presidente. Se seguirá así garantizando la “viabilidad económica de la Generalitat, y de los servicios esenciales que de ella dependen”.

Hasta ahí la disposición del Gobierno, pero Rajoy también ha explicitado sus exigencias. En tono conciliador, ha llamado al Ejecutivo catalán que resulte a gobernar para todos los catalanes, a superar la fractura, la tensión, y los enfrentamientos que han marcado estos últimos años.  Y también “a sustituir el monólogo y la imposición unilateral por el diálogo constructivo y leal, porque ayer se constató que Cataluña es muy plural”.

El mensaje del jefe del Ejecutivo ha incluido también un aviso a navegantes: el Gobierno de España, ha asegurado Rajoy, “seguirá velando porque se respete el Estado de Derecho, la igualdad de todos los españoñes y los derechos y libertades de todos”. O lo que es lo mismo, cada paso de los secesionistas que vulnere la legalidad encontrará de frente al Ejecutivo. La reforma del Tribunal Constitucional que posibilita suspender a cualquier cargo público por el incumplimiento de sus resoluciones, el artículo 155 de la Constitución que permite al Gobierno obligar a una comunidad autónoma a cumplir sus obligaciones, o la ley de Seguridad Nacional son parte de la arquitectura legal de la que puede hacer uso el Ejecutivo para frenar las actuaciones ilegales que puedan cometer los independentistas.

El candidato de Junts pel Sí, Raül Romeva, ha pedido esta mañana una respuesta del Gobierno: “Cuando el SNP ganó en Escocia, Reino Unido convocó el referéndum. También pasó en Quebec. Esperamos que haya una lectura clara de los resultados”, ha reclamado. Pero Rajoy descarta tomar la iniciativa desde La Moncloa y no pondrá encima de la mesa ninguna oferta al Ejecutivo catalán: “Nuestra disposición para los temas que pueda plantear el Gobierno catalán”, ha dicho preguntado al respecto en su comparecencia. No hay, por tanto, ningún giro tras las elecciones en la posición que ha venido manteniendo el Gobierno del PP desde el comienzo del desafío independentista: diálogo, sí, pero cuando se le requiera, y sin propuestas concretas.

De las palabras del jefe del Ejecutivo se deduce también que, en tanto en que el plan de los secesionistas siga siendo la secesión, tampoco tendrán mucho de lo que dialogar. “Mientras sea presidente del Gobierno ni voy a hablar de la unidad de España, ni de la soberanía nacional, ni de la igualdad de los españoles, ni de los derechos y libertades de todos, ni de la solidaridad entre todos”, ha concluido.

Rajoy presidirá este lunes por la tarde el Comité Ejecutivo Nacional del PP a partir de las 17.00. Por la mañana no ha hecho ninguna referecia al mal resultado de su partido en Cataluña, que ha caído en 128.700 votos y ha perdido ocho escaños (desde los 19 que obtuvo en 2012). Los populares son la última fuerza en el Parlament solo por delante de la CUP, pero este partido anticapitalista tendrá un papel clave en la gobernabilidad.

MÁS INFORMACIÓN