Share this:

" />
En defensa de la democracia -Editorial analitica.com Viernes, 2 de agosto de 2013

Esperamos que el sábado el espacio de la avenida Miranda sea insuficiente para colmar el descontento del pueblo venezolano

Sobran las razones para asistir a la convocatoria de Henrique Capriles para  concentrarse en el elevado de Los Ruices el sábado 3 de agosto. No se trata como algunos pretenden argüir que es solo en defensa de un diputado inhabilitado ilegalmente. Las razones de esta primera de múltiples movilizaciones se centran en la sistemática violación por el régimen de los derechos fundamentales garantizados en la Constitución vigente.

El caso del diputado Mardo  no puede ser visto como un caso particular de suspensión de la inmunidad parlamentaria e inhabilitación política, sino como un procedimiento anti constitucional para lograr por mayoría simple sacar del parlamento a diputados de la alternativa democrática para que el régimen consiga alcanzar los 2/3 de votos necesarios para designar: el nuevo CNE, Contralor de la República, Fiscal General y miembros del TSJ.

Eso se llama un golpe a la institucionalidad democrática y es el último eslabón que necesitaba el régimen para que el Ejecutivo tenga un control absoluto y sin limitaciones a todos los órganos del Estado y así darle la puntada final al estado de derecho y a la separación de los poderes.

Ese tipo de Estado es el mismo que existió en la Italia fascista, en la Alemania Nazi, en la URSS,  y que existe en China, Corea del Norte, Cuba, Bielorrusia. Ahora se pretende implantar en Venezuela.

Pero además de esa razón fundamental las movilizaciones que de ahora en adelante se hagan también deben reclamar la libertad de los presos políticos,  el fin de una política económica que sólo genera más inflación y desabastecimiento, el fracaso del plan patria segura que no ha disminuido la criminalidad, la farsa de la lucha contra la corrupción que condena solo a los peces pequeños dejando impune a los tiburones.

Si esas razones no son suficientes para que todo demócrata se movilice entonces algo estaría andado mal en nuestro país y el régimen se beneficiará de la indolencia de algunos. Esperamos sinceramente que ello no ocurra y que el sábado el espacio de la avenida Miranda sea insuficiente para colmar el descontento del pueblo venezolano.