ESCÁNDALO FINANCIERO | Entrevista con Omar Farías, investigado por blanqueo de capitales
MundoMARISA RECUERO Madrid ANTONIO RUBIO Madrid 30/3/2015

Screen Shot 2015-03-30 at 11.41.40 AM‘Los negocios en dólares hay que tramitarlos fuera de Venezuela’

El hotel de lujo Gran Meliá Fénix de Madrid fue su residencia durante cinco años, cuando empezó a visitar España en la antesala de la crisis. Una de las oficinas de Banco Madrid creció junto a este establecimiento hotelero, en el número 2 del Paseo de la Castellana. Omar Farías, conocido como el zar de los seguros de Venezuela, decidió abrir una cuenta en esta entidad. Hoy, España lo investiga por un presunto delito de blanqueo de capitales a través de Banco Madrid. Este diario contactó con Farías en Caracas. «Mi total disposición a hablar y a explicar», advierte el empresario nada más descolgar el teléfono.

– ¿Cómo contactó usted con Banco Madrid? ¿Por qué abrió una cuenta en esta entidad?

«Me alojaba en el hotel Fénix y el banco estaba detrás, así que abrí una cuenta personal y después otra».

– Usted tiene propiedades en España. ¿Por qué invirtió en este país?

«Sólo tengo los pisos [dos]», responde sin más.

– ¿Y la empresa Inversiones Porbónica, domiciliada en Majadahonda, en Madrid?

«Sí, es la propietaria».

– Según el Registro Mercantil, esta empresa no tiene empleados y tampoco consta ninguna actividad. ¿Para qué la usa entonces?

«Creé esa empresa con la única finalidad de que fuera la propietaria de los inmuebles, y en algún momento pensé en comprar sociedades de correduría de seguros en España. Pero con la crisis ese negocio no cayó, más bien subió. Así que no hice nada».

– Esta empresa está siendo investigada por un presunto blanqueo de capitales a través de Banco Madrid.

Farías insiste en que la fundó para «manejar los gastos del apartamento. Tenía un coche, que vendí. Por eso no tiene empleados», justifica. Alega que «cualquier persona natural o jurídica podía haber tenido cuenta en ese banco, porque el banco no tenía ningún problema».

«Los 13 millones que han salido en prensa corresponden a una transferencia que no fue a Omar Farías, fue a Seguros Constitución [titular de la cuenta en Banco Madrid] para el pago de unas primas por parte de un cliente de Venezuela para amparar un riesgo patrimonial importante».

«Todo el dinero que se ingresó en la cuenta de Seguros Constitución fueron fondos provenientes de primas. Y los pagos que han salido eran para hacer pagos de primas a reaseguradores. Todo lo que entró y todo lo que salió siempre tuvo que ver con el seguro».

– ¿Es habitual realizar estas operaciones tan cuantiosas?

«Nosotros hacemos estas operaciones financieras normalmente. Cuando los negocios son en bolívares se tramitan en Venezuela, pero cuando son en dólares hay que tramitarlos en los bancos de fuera, porque en Venezuela no se puede».

– ¿Alguien se ha puesto en contacto con usted por el caso de Banco Madrid?

«Nadie, porque yo no tenía ya cuentas ahí. Las cuentas se cerraron porque ellos no podían atenderlas alegando ser una banca de inversión».

Omar Farías asegura no conocer a ninguna de las otras personas implicadas en el caso, pese a advertir de que «en Venezuela nos conocemos todos». «Con Diego Salazar tampoco tengo ningún tipo de negocio, pero sí lo conozco». «Quiero que sepa algo, yo siempre le voy a decir la verdad», se defiende el empresario venezolano.

De ser un simple corredor de seguros a convertirse en dueño de un jet privado, un helicóptero, un yate y propiedades inmobiliarias y empresas en Venezuela, Ecuador, República Dominicana, Panamá y España. ¿Cómo se llega a eso?

«Llevo trabajando desde los siete años. Primero con mi padre, en su negocio de venta de víveres. A los 18 estuve en una compañía de seguros, y a los 20 me hice productor de seguros. Seis años después monté mi primera sociedad. Siempre estuve en Venezuela persiguiendo negocios corporativos, privados o de Estado. En mi país, el Estado es el principal comprador. No hay ninguna compañía de seguros que no negocie con el Estado».

Omar Farías es dueño de AsistaNet, la compañía venezolana de asistencia médica primaria; DentalNet, en la rama odontológica; la Red de Previsión Funeraria (RPF), gestora de los cementerios y empresas de funerarias de Venezuela; La Caravana de la Salud, compañía que da servicios de ambulancias y atención primaria domiciliaria en el país bolivariano. Farías también es propietario de la sociedad de grúas de Venezuela y del gigante de los seguros venezolanos Seguros Constitución. «En 2005, doy el salto».

Entra en Ecuador a través de Seguros Memoser. Accede a Panamá. En República Dominicana compra la sexta compañía aseguradora del mercado por ocho millones de dólares. Sin duda, un imperio que Farías defiende advirtiendo de que «no es el único caso ni en América ni en el mundo» de persona que se hace millonaria con su trabajo.