Exteriores toma medidas para garantizar la seguridad de Felipe González en Caracas

ABCLUIS AYLLÓN / MADRID 8/6/2015

Screen Shot 2015-06-08 at 10.28.36 AM

El Gobierno venezolano impidió que el ex presidente accediera al país con sus escoltas, por lo que los servicios de seguridad de la Embajada española son ahora los que están al cargo

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, desveló hoy que España ha tomado medidas para asegurar la protección del ex presidente del Gobierno Felipe González en Venezuela, a donde llegó ayer para asesorar a los abogados defensores de los líderes opositores Leopoldo López y Antono Ledezma.

García-Margallo dijo ante los periodistas, tras participar en un acto en Casa América, que, dado que las autoridades venezolanas no han permitido que González entrara en el país acompañado de escoltas armados para garantizar su seguridad como suele ser habitual en el caso de ex mandatarios de otros países, el Gobierno español se ha visto en la necesidad de tomar medidas para garantizar su integridad.

Una de esas medidas es que el ex presidente se aloje en la residencia del embajador español en Caracas, que goza de inviolabilidad, y donde hay una permanente protección de fuerzas españolas de seguridad. El ministro indicó que ha sido puntualmente informado por González de su visita y que garantizar su seguridad ha sido su máxima preocupación. Asimismo, señaló que sigue en contacto con él y con el embajador, Antonio Pérez-Hernández.

El ministro agregó que hasta hoy el Ejecutivo de Nicolás Maduro no había expresado ni de manera formal, ni informalmente, queja alguna por la visita de González. Éste fue declarado «persona no grata» por el Parlamento venezolano, dominado por el PSVP el partido chavista, que también convocó para el domingo concentraciones y una campaña en las redes sociales contra la presencia de González.

Normalidad hasta ahora

García-Margallo expresó su confianza en que la visita se siga desarrollando «con normalidad» ya que hasta ahora, el ex presidente ha podido reunirse con quienes ha considerado conveniente. Indicó también que desea que el viaje «sirva para mejorar la situación política en Venezuela, que es condición inexcusable para mejorar la situación económica» en el país.

El ministro, que dijo que las relaciones con Venezuela son en estos momentos «normales», ya que los dos embajadores están en sus puestos, tras un intercambio de llamadas a consultas, coincidirá mañana en Bruselas con su colega venezolana, Delcy Rodríguez, en la reunión de cancilleres previa a la Cumbre entre la UE y los países de América Latina y Caribe.