FERNANDO MIRES Claves para entender a Obama
Sábado 13 de Septiembre de 2014 | TalCual

Screen Shot 2014-09-13 at 9.53.02 AMEs ya lugar común referirse a la “decadencia” de los EEUU.

Mi afirmación será contraria: Obama ha fortalecido la imagen de su nación elevándola a posiciones de poder que no había logrado ocupar desde el comienzo del periodo post-Guerra Fría.

Para sustentar dicha, tal vez para muchos, arriesgada tesis, será necesario destacar que la mayoría de los críticos de Obama no ha sabido distinguir entre dos conceptos elementales de la política: me refiero a los de dominación y hegemonía.

La diferencia es importante. La dominación se basa en la fuerza militar. La hegemonía, en el liderazgo. O dicho a través de una comparación: Durante Bush, EEUU ejerció dominación, pero ningún liderazgo. Durante Obama, EEUU ejerce mayor liderazgo, renunciando a determinadas formas de dominación.

Cuando el gobierno de Obama sea analizado sin las pasiones y confusiones de nuestros días, será inevitable referirse a los tres grandes éxitos de su política internacional. Ellos son:

1- Restauración política y militar de la Alianza Atlántica.

2- Demarcación de los límites geográficos y militares del imperio ruso.

3- Notable aumento de influencia en el espacio islámico.

De más está decir que ninguno de los puntos mencionados puede ser analizado con prescindencia de los otros. La restauración de la Alianza Atlántica, por ejemplo, no es un “hecho en sí”. Ocurrió frente a las extralimitaciones de Putin (invasión de Crimea y agresión a Ucrania) y del aparecimiento de una amenaza internacional como el EI (o ISIS) en Irak y Siria.

En ese sentido los gobiernos europeos no se diferencian de los no europeos. Solo están dispuestos a actuar unidos bajo la condición de que exista un enemigo común. Pero no un enemigo hipotético o preventivo, sino un enemigo visible y actuante. Así ha ocurrido con las dos coaliciones internacionales formadas recientemente entre Europa y los EEUU. Ni las agresiones de Putin ni las salvajadas de EI son inventos intelectuales.

Al suelo caen las necedades de algunos críticos cuando se refieren a una Europa decadente (versión nueva de la vieja tesis proto-fascista de Oswald Spengler respecto a la “decadencia de Occidente”). Europa, lo está demostrando, está dispuesta a actuar en el concierto de las naciones, si es que las condiciones así lo requieren.

Por supuesto, la coalición atlántica no podrá mantenerse en el tiempo sin diferencias e incluso deserciones. Algunos gobiernos tienen demasiados compromisos con Rusia y el cercano oriente es para ellos todavía lejano. De modo inverso, Polonia, la República Checa y los países bálticos, exigen una mayor decisión de la OTAN frente a Rusia. Lo importante, en cualquier caso, es que el eje formado por Gran Bretaña, Francia y Alemania ya está formado.

¡Qué lejos se ven los tiempos cuando Bush invadía naciones sin más apoyo que Inglaterra! Pocas veces, como sucedió bajo Bush, EEUU estuvo tan aislado del mundo. Hoy, en cambio, Obama emerge como líder de un bloque que concita el apoyo de diversos gobiernos.

Por cierto, una demostración global de fuerzas trae consigo riesgos. Si Rusia es ­como subrayó Obama- solo una potencia regional, es también una potencia nuclear. Pero sin una demostración de fuerzas, Putin será aún más peligroso.

Ya llegará el momento de hacer concesiones a Putin. Pero serán muchas menos si hoy se actúa con una fuerte demostración de poder. Esas concesiones tendrán por cierto límites. Uno de esos límites es Ucrania. Pero Ucrania no es una pelota de pimpón sino una nación soberana. Un acercamiento de Ucrania a Rusia, si es que ocurre, solo puede ser decisión del gobierno ucraniano. Los tiempos en que Stalin, Roosevelt y Churchill se sentaban para repartirse el mundo, ya quedaron atrás. Ese es un grave problema para Rusia.

La mayoría de la población de los países satélites de Rusia quiere acercarse a Occidente. Pero hasta ahora no se ha sabido de alguna nación occidental cuyos habitantes sientan atracción por Rusia. Esa es la gran diferencia entre Rusia y la URSS. Rusia es una potencia geográfica sin proyecto histórico.

De la misma manera, los riesgos de que en 2014 se repita algo parecido a 1914, como suponen los supersticiosos, son menos que mínimos. Rusia ya no está en condiciones de ser miembro de una coalición junto a países occidentales como en el 1914. Con excepción de gobiernos títeres como el de Bielorrusia y la retórica vacía de un par de gobernantes latinoamericanos, Rusia no tiene a nadie en el mundo.

Problemática pero aún más eficaz ha sido la coalición lograda por Obama frente al peligro de un califato en Irak y Siria.

Problemática, porque precisamente en el Oriente Medio, Putin había logrado formar un eje junto a la Siria de Al-Asad y el Irán de Ahmadineyad.

Cuando las naciones europeas se negaron a apoyar a los EEUU y delegaron a Putin el control sobre las armas químicas sirias, Obama pareció perder puntos.

Y bien, precisamente ahí demostró sus condiciones de estadista. En lugar de lidiar con Rusia se acercó a Irán. Fue una jugada maestra. Tuvo así lugar un verdadero trueque. El presidente Rouhaní, interesado en un mayor desarrollo económico, aceptó posponer planes nucleares a cambio de apoyo tecnológico en otras áreas de la producción. El resultado está a la vista: en la coalición anti-yihadista, Obama cuenta con el apoyo de Irán. Si eso es debilidad…

Más todavía, aún pese a los bombardeos de Israel en Gaza, nunca en toda su historia, ni siquiera durante la Guerra Fría, EEUU ha tenido tantos aliados en el Oriente Medio. Todas las potencias regionales ­Turquía, Egipto, Arabia Saudita e Irán- han pasado a formar parte de la gran coalición antiyihadista junto a Irak.

Curiosa paradoja es que las más acerbas críticas a Obama vienen de América Latina. Por un lado, de los restos de la izquierda viuda (de la URSS). Por otro, de comentaristas situados a la derecha del Tea Party norteamericano. Pero ¿a quién le importa hoy América Latina?