Francisco Rodríguez | Afirma que Venezuela tiene capacidad para honrar deuda externa

Screen Shot 2015-10-16 at 11.59.31 AMBETSSY SANTISTEVAN GASTELÚ

viernes 16 de octubre de 2015

Venezuela no tiene una deuda muy grande y tiene capacidad de pago

“Venezuela no debe hacer default sobre su deuda externa porque tiene capacidad de seguir honrando sus compromisos”, expresó Francisco Rodríguez, director del Bank Of America-Merryl Lynch.

Aseveró que los costos de un default serían elevadísimos para la economía venezolana.

En este contexto enumeró que en primer lugar, “la deuda externa venezolana en manos de entidades que no son de la nación, suman 117 millardos de dólares, lo que representa el 24% del Producto Interno Bruto (PIB). “Si nosotros hacemos algunos ajustes muy conservadores por el tema cambiario y por otros cálculos, podría llegar a 42% del PIB. No es mayor en relación a la deuda de otros países”.

Lo anteriormente expuesto describe que Venezuela no tiene una deuda muy grande. Venezuela no tiene una deuda impagable y tiene capacidad de pago, reiteró el economista.

Como segundo punto mencionó que hacer default tiene unos costos enormes para un país como Venezuela, que posee características estructurales distintas a otros.

-Principalmente, Venezuela se caracteriza por ser un estado exportador y cuenta con 13 refinerías en el resto del mundo. Si Venezuela hace default, los tenedores de bonos intentarían embargar esas refinerías. Por lo tanto, embargarían Citgo y las refinerías de Europa. No sólo eso, sino que podrían intentar embargar las facturas petroleras y los tenedores de bonos podrían paralizar el crédito que Pdvsa necesita para impulsar la producción petrolera, explicó.

Dijo que lo anteriormente expuesto, implica una serie de obstáculos que no tienen los estados que no son exportadores y lo que hace que sea sumamente costoso hacer default y ésta es una decisión que podría tener efectos adversos, muy dañinos de largo plazo sobre la economía venezolana.

Cláusula de acción colectiva  En tercer lugar, explicó que la enorme mayoría de los bonos emitidos por la República y de Pdvsa carecen de cláusulas de acción colectiva.

“Resulta que ninguno de los bonos de Pdvsa o varios bonos emitidos por la República tienen la cláusula de acción colectiva. Esto quiere decir que no es legal renegociar estos bonos, a menos que lo acepte hasta la última persona que tiene un bono de este tipo. Es decir que lo acepte el 100% de los tenedores”, explicó.

Dijo que en la práctica es imposible sobreponerse a este obstáculo. Se pueden sentar a una mesa a 10 acreedores que tienen el 95% de la deuda y aún si se convence a la mayoría de los acreedores , el otro 1% puede interponer una demanda ante los tribunales internacionales.

Sentenció que una decisión de Venezuela de hacer defualt expondría al país ante demandas de fondos buitres, que podría llevar a la parálisis de la economía de la nación.

Honrando compromisos  Recordó que en el Bank of America hacen de forma anual reuniones con grupos de inversionistas, a las cuales invitan a representantes del sector público venezolano y de la oposición. La semana pasada tuvo lugar este encuentro en la ciudad de Lima, donde asistió el gobernador del estado Lara, Henri Falcón y José Guerra por el lado de la oposición y el representante de Venezuela ante el Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial, José Rojas. Todos coinciden en reconocer que Venezuela tiene capacidad para seguir honrando sus compromisos internacionales, agregó.