Share this:

" />
FRENTE INSTITUCIONAL MILITAR -BOLETIN EXTRAORDINARIO NRO. III- Caracas, 14 de Septiembre de 2013

Screen Shot 2013-09-15 at 9.50.27 AM

MANIFIESTO:

A la Fuerza Armada Nacional

El Frente Institucional Militar se dirige respetuosamente a los miembros de la Fuerza Armada con la finalidad de manifestarles nuestra preocupación, la cual también existe en la mayoría de los venezolanos, por la forma irresponsable como el gobierno nacional  ha venido conduciendo la reclamación de la Guyana Esequiba y en general la política con el Caribe. Deseamos informarles de un número sorprendente de equivocaciones y omisiones cometidas por el gobierno nacional, en estos últimos años, para que ustedes, con el patriotismo que debe caracterizarlos, las analicen con la objetividad requerida para que hagan oír su voz  y se logre la rectificación necesaria antes de que los hechos se hagan irreversibles, ocasionándole una daño irreparable a Venezuela.

  1. Es inaceptable que Nicolás Maduro haya realizado una visita oficial a Guyana, días después que ese país hizo público, a través de una rueda de prensa de su ministro del ambiente en la ciudad de San Diego, Estados Unidos, que había entregado una concesión petrolera en el llamado bloque Roraima que afecta a la fachada atlántica de la zona de reclamación y a la del estado Delta Amacuro. Nicolás Maduro, no sólo aceptó dicha invitación, sino que durante su viaje, en lugar de rechazar el derecho de Guyana a ese espacio marítimo venezolano, guardó un sorprendente silencio. Su manifiesta debilidad puede haber generado un Estoppel  de aquiescencia que podría ser utilizado por Guyana a su favor durante las negociaciones.

  1. Para colmo, en la rueda de prensa ofrecida por Nicolás Maduro, después de la lectura del comunicado conjunto de los dos gobiernos declaró que “recientemente han salido documentos desclasificados de la década del 60, 70, y 80 que demuestran quienes eran los intrigantes que preparaban una guerra con Guyana” sin valorar que ese planteamiento debilita de tal manera nuestra autoridad moral en las negociaciones que puede llegar a comprometer sus resultados. Esa posición coincide con la sostenida por Hugo Chávez en el año 2007 cuando se atrevió a decir que la reclamación venezolana  se había originado por presión de los Estados Unidos. Estas dos declaraciones sólo pueden calificarse como traición a la Patria.
  1. La verdad histórica es que nuestro país hizo un consistente esfuerzo, ante la cercanía de la independencia de la Guayana Británica, al lograr firmar el Acuerdo de Ginebra de 1966 entre Venezuela y el Reino Unido, en consulta con el gobierno de la Guayana Británica. Lamentablemente, Guyana, en los ya largos años de negociación, no ha tenido la voluntad política para tratar de “encontrar una solución práctica, pacífica y satisfactoria para las partes” como lo establece el tratado. Al contrario, no sólo ha mantenido una actitud intransigente, sino que ha buscado obtener ventajas ante el problemático escenario que se presenta en la delimitación de las áreas marinas y submarinas del sector atlántico venezolano.
  1. No se puede realizar una posible delimitación de las áreas marinas y submarinas con Guyana mientras no se resuelva la reclamación del territorio de la Guyana Esequiba. Ese territorio venezolano tiene 270 kilómetros de costa sobre el Océano Atlántico los cuales representan una enorme proyección marítima. Sin embargo, la búsqueda de un arreglo práctico como lo plantea el Acuerdo de Ginebra obligaría a ambos países a encontrar una solución al diferendo existente, luego del cual se iniciarían las negociaciones para delimitar las áreas marinas y submarinas. Para complicar aún más la situación, en junio del año 2000, la empresa canadiense GGX Energy comenzó labores de explotación en aguas fronterizas entre Guyana y Surinam.
  1. Este hecho provocó una protesta de parte del gobierno de Surinam, lo que condujo a que ambos países decidieran dirimir la controversia ante el Tribunal  Internacional del Derecho del Mar. Este tribunal sentenció el 17 de septiembre de 2007, y aplicó principios equitativos para delimitar las áreas marinas y submarinas entre los dos Estados litigantes. Lo insólito de esta decisión  es que en ella fueron tomados como referencia para realizar la delimitación varios puntos ubicados en la costa de la Guayana Esequiba, desconociendo que esa área forma parte de una controversia limítrofe entre Venezuela y Guyana. Aparentemente, este Tribunal reconoce derechos a Guyana sobre la Zona en Reclamación.
  1.  Los derechos de soberanía que Surinam podría ejercer hacia el Este de esa línea, no afectan a los intereses de Venezuela; no obstante, la proyección de la plataforma continental de Guyana hacia el Oeste, podría invadir las áreas marinas y submarinas que se proyectan desde las costas de la Guayana Esequiba y del estado Delta Amacuro. Lo que resulta incomprensible es, que hasta la fecha, no se tiene conocimiento de que Venezuela haya presentado protestas ante estos gobiernos, ni ante este Tribunal o ante la Secretaría General de la Naciones Unidas, para denunciar, que la sentencia aparenta desconocer la existencia del Acuerdo de Ginebra, cuyo cumplimiento es responsabilidad directa de esa Secretaría General.
  1. Justamente, este temor acaba de materializarse con la entrega de una nueva concesión petrolera, en junio de 2012, en el bloque Roraima a la trasnacional petrolera Anadarko, cuya ubicación se había mantenido en secreto, hasta la presentación en mayo de este año del ministro del ambiente en San Diego, Estados Unidos, dejando en claro que su ubicación es frente a la fachada Atlántica del estado Delta Amacuro, área marítima tradicionalmente patrullada por la Armada venezolana. En dicha asignación, Guyana aplicó en forma unilateral una línea divisoria con Venezuela con una inclinación aproximada de 30 grados, sin respetar la decisión del gobierno de Venezuela  que, desde 1966, ha asumido la inclinación de esta línea en 70 grados ejerciendo plena soberanía sobre esa área.
  1.  A la entrega del bloque Roraima, se suma la reactivación de las labores de exploración petrolera en el bloque Stabroek, concedido por Guyana frente a la fachada atlántica venezolana y que habían sido paralizadas tras una protesta de Venezuela entre los años 1999 y 2000. La Stabroek culminó las labores de levantamiento sísmico y están llevando a cabo un proyecto de perforación. En enero pasado el presidente guyanés Donald Ramotar se reunió con funcionarios de Exxon Mobil y hablaron del avance de los trabajos.
    Por su parte, sobre el bloque Roraima, la empresa Anadarko informó al gobierno de Guyana que en el último trimestre de 2013 deben estar listos los trabajos en dos dimensiones.
  1.  La información presentada por Guyana ante las Naciones Unidas, el 6 de septiembre de 2011, de ampliar los límites de la plataforma continental  generada  por el territorio al oeste del río Esequibo más allá de 200 millas náutica es una nueva dificultad que surge en la delimitación de las áreas marinas y submarinas entre Guyana y Venezuela. El gobierno nacional  dirigió el 9 de marzo de 2012 una carta al Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki Moon en la cual hizo de su conocimiento “las reservas que Venezuela  tiene a la información suministrada  por el gobierno de Guyana  por existir una controversia de soberanía territorial sujeta al Acuerdo de Ginebra de 1966”
  1. Sorprendentemente, la canciller de Guyana, en su respuesta a esta nota del 4 de abril de 2012 refuta el planteamiento de Venezuela por no existir una controversia territorial entre Venezuela y Guyana, “sino una controversia surgida como consecuencia de la contención venezolana  de que el Laudo Arbitral  de 1899 sobre la frontera entre Venezuela y la Guayana Británica es nulo e irrito” Este planteamiento desconoce el contenido del Acuerdo de Ginebra de 1966, “de encontrar una solución  satisfactoria  para el arreglo práctico de la controversia entre Venezuela  y el Reino Unido como consecuencia de la contención  Venezolana de que el Laudo Arbitral de 1899 sobre la frontera entre Venezuela y Guayana Británica es nulo e irrito”.
  1. Con relación a Barbados, los hechos se remontan al año 2004, cuando ese país firmó con Guyana un acuerdo de cooperación en sus zonas económicas exclusivas, por el hecho de que ambos reclamaban un “supuesto” solapamiento de sus espacios marítimos; sin considerar que ese “solapamiento”, se encuentra sobre la plataforma continental de Venezuela frente al estado Delta Amacuro. Luego de catorce años sin haberse pronunciado al respecto, el 14 de febrero de 2004, el gobierno de Barbados, denunció el Tratado de 1990 sobre delimitación de áreas marinas y submarinas subscrito entre Venezuela y Trinidad y Tobago, bajo el argumento de que violaba el Derecho del Mar y menoscababa sus derechos.
  1. Ese mismo año (2004) Barbados y Trinidad y Tobago, recurrieron a un arbitraje para delimitar sus áreas marinas y submarinas. La respectiva sentencia se dictó el 11 de abril de 2006, y trazó una línea equidistante de once (11) puntos geodésicos la cual en su Punto final, el número 11 hace contacto con la línea comprendida entre los Puntos 21 y 22 del Tratado entre Venezuela y, Trinidad y Tobago del año 1990. Como consecuencia Trinidad y Tobago dejó de ejercer soberanía hacia el Noroeste de esa línea (Puntos 21 y 22); a partir del Punto 11, acordado con Barbados, y hasta el Punto 22, acordado con Venezuela. Ese punto 11 pasaría a ser un punto triple entre Trinidad y Tobago, Barbados y Venezuela.
  1.  Trinidad y Tobago, no puede desconocer unilateralmente su tratado de límites con Venezuela. Barbados tampoco podría denunciar y desconocer ese Tratado, por el hecho de haber mantenido una actitud aquiescente con relación al mismo durante catorce años, contados desde 1990. Sorprendentemente, el gobierno de Barbados, en el año 2007, abrió una ronda de licitaciones para asignar bloques para la exploración y eventual explotación de hidrocarburos. Algunos de estos bloques invaden áreas pertenecientes a Venezuela según el límite acordado con Trinidad y Tobago en el Tratado de 1990. El área que se invade, se halla entre los Puntos 11 de 2006 (Trinidad y Tobago-Barbados), y 22 de 1990
  1. Otro aspecto de gran importancia es la posición arbitraria que ha tomado la  Comunidad del Caribe (CARICOM) al desconocer que la isla de Aves genera mar territorial y plataforma continental, hecho aceptado por los Estados Unidos y Francia en el momento de establecerse la delimitación de las áreas marinas y submarinas con Venezuela. Esta posición, es una muestra clara de la actitud inamistosa hacia Venezuela de los países del Caribe. Nuestra política internacional siempre ha buscado la cooperación con esos países, pero lamentablemente nuestra actitud ha sido equivocadamente  interpretada como una posición imperialista que sólo busca la recuperación del territorio Esequibo.

La responsabilidad de los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro es inmensa. De manera inexplicable, Venezuela ha guardado silencio, en casi todos estos hechos, aún en los más graves, y sólo cuando la opinión pública ha presionado es que se ha decidido a plantear los derechos de Venezuela sobre la Guyana Esequiba, según lo establece el Acuerdo de Ginebra, pero siempre sus notas han sido enviadas con un sorprendente retardo. Han sido tanto los errores cometidos por estos gobiernos, durante estos catorce años, en el manejo de las relaciones con Guyana en particular y con el Caribe en general, que estamos convencidos de que no son equivocaciones sino el resultado del  diseño de una política orientada a satisfacer los intereses de Cuba en el Caribe.

El Frente Institucional Militar tiene fe en que los miembros activos de la Fuerza Armada, al hacer oír su voz, logren que el gobierno nacional responda de una manera firme y eficiente las permanentes provocaciones a Venezuela que han venido, con muy mala fe, realizando  Guyana y los países del Caribe. Esta respuesta debe estar orientada  de la siguiente manera:

  • Frente a Barbados, Venezuela debe manifestar que, bajo ninguna circunstancia, este Estado puede desconocer la delimitación acordada con Trinidad y Tobago en 1990; en razón de su actitud aquiescente asumida entre los años 1990 y 2004, la cual conduce a una situación que perfectamente cabría dentro de un “Stoppel”.
  • Los Tratados firmados entre Trinidad y Tobago y, Barbados; y entre Guyana y Surinam, no pueden vincular a un tercer Estado, por consiguiente, no pueden inferir en los derechos preestablecidos en los Tratados firmados por Venezuela.
  • Ninguno de estos arbitrajes, podría haber interferido en lo acordado entre Venezuela y Trinidad y Tobago en 1990; porque de haberlo hecho, se habría incurrido en un claro caso de “ultra petita” o extralimitación de funciones.
  • Venezuela debe iniciar negociaciones con Barbados sobre la base del reconocimiento, por parte de ese Estado, de la línea limítrofe acordada con Trinidad y Tobago en 1990.
  • Debe ser denunciado ante las instancias pertinentes, el tratado entre Guyana y Surinam. De no hacerse esta denuncia, Venezuela estaría reconociendo derechos a Guyana sobre el territorio en reclamación y sobre su proyección marítima.
  • Este complicado panorama de delimitación de áreas marinas y submarinas en la fachada Atlántica venezolana obliga a la Armada venezolana a mantener un permanente patrullaje, en la zona perteneciente a Venezuela, para ratificar nuestra soberanía sobre dichas áreas.

Los gobiernos presididos por Hugo Chávez y  Nicolás  Maduro, durante estos catorce años,  tienen  una inmensa responsabilidad, en particular el ministerio de Relaciones Exteriores y la Asamblea Nacional, en las grandes equivocaciones y omisiones que se han cometido al poner en grave riesgo la integridad territorial de Venezuela. Los miembros activos de la Fuerza Armada Nacional deben entender su inmensa responsabilidad histórica ante los hechos desarrollados en este documento. Es momento de grandes definiciones. Guardar silencio es hacerse cómplice del delito de Traición a la Patria y comprometer el prestigio y el honor de nuestra Institución.

Firman:

Vicealmirante Rafael Huizi Clavier. (Presidente del FIM)

General de Brigada (Ej.) Teodoro Díaz Zavala. (Vice-presidente del FIM)

Coronel (Ej.) Rubén Darío Bustillos Rávago. (Secretario de Organización)

Coronel (Ej.) Luis Enrique Sucre (Representante del Ejército)

General de Brigada (GN) Simón Figuera Pérez. (Representante GNB)

Capitán de Navío Pedro Rafael Betancourt. (Representante de la Armada)

Coronel (Av.) Ángel Rodríguez Campos. (Representante de la Aviación)

General de Brigada (Ej.) Juan Antonio Herrera Betancourt (Ex Presidente del FIM)

General de Brigada (GN) Miguel Aparicio Ramírez (Ex Presidente del FIM)

General de División (Ej.) Fernando Ochoa Antich

General de División (Av.) Maximiliano Hernández Vásquez

General de División (Ej.) Carlos Julio Peñaloza

Vicealmirante Julio Lanz Castellano

Vicealmirante Andrés Eduardo Brito Martínez

General de División (Ej.) Vicente Narváez Churion

General de División (Ej.) Rafael Montero Revette

General de División (Av.) Jesús Hung Abreu

General de División (GN) José Barrios Dulcey

General de División (Av.) Manuel Andara Clavier

General de División (Ej.) Raúl Salazar Rodríguez

General de División (Av.) Justo Saavedra

General de División (Av.) Antonio Morales González

General de División (Av.) Freddy Yánez Méndez

General de División (Av.) García Pino

General de División (Ej.) Adolfo Tovar Salas

General de División (GN) Enrique Prieto Silva

General de División (GN) Luis Felipe Nery Arrieta Ávila

General de División (Av.) Iván Darío Jiménez

General de División (GN) Landis Ferreira Zambrano

General de División Marco Pacheco Melgarejo

General de División (Av.) Raúl Morales

General de División (Ej.) Oswaldo Suju Rafo

General de División (Ej.) Andrés Medina Torcat

Vicealmirante Mario Iván Carratu Molina

Vicealmirante Julio Chacón Hernández

Vicealmirante Carlos Ramos Flores

General de División (Ej.) Alfonso Romero Romero

Vicealmirante Rafael Bertorelli Moreno

General de División (Ej.) Jacobo Yépez Daza

Vicealmirante Antonio Pérez Criollo

Vicealmirante Jesús E. Briceño García

Vicealmirante Andrés Brito Martínez,

General de Brigada (Av.) Néstor Sánchez Toro

General de Brigada Antonio Contreras Escalante

General de Brigada (Ej.) Evelio Gilmond Báez

General de Brigada (GN) Domingo Rojas García

General de Brigada (Ej.) Cesar Ramos Álvarez

General de Brigada (Ej.) Rubén Medina Sánchez

General de Brigada (Ej.) Guaicaipuro Lameda

General de Brigada (Av.) Eduardo Caldera Gómez

General de Brigada (Ej.) Gregorio Andrade Andrade

General de Brigada (Ej.) Gustavo Salas Paredes

General de Brigada (Ej.) Hernán Pineda Contreras

General de Brigada (Ej.) Rafael Peña Pereira

Contralmirante Cesar Manzano Zavala

General de Brigada (GN) Humberto Seijas Pittaluga

Contralmirante Elías Buchzser Cabriles

Contralmirante Luis Moreno Zambrano

Contralmirante Eddie Guerra Conde

General de Brigada (Av. Eduardo Baeza Torrealba

General de Brigada (Ej.) Richard Salazar Rodríguez

General de Brigada (Av.) Román Gómez Ruiz

General de Brigada (Av.) Gonzalo Gómez García

Contralmirante José Gregorio Noguera Torres

General de Brigada (GN) Raúl Cepeda

Contralmirante Mirko Markov Mikas

General de Brigada (Ej.) Bernardo Díaz Castillo

General de Brigada (GN) Gilberto Mayorca

Contralmirante José Velasco Collazo

General de Brigada (Ej.) Juan Ferrer Barazarte

Contralmirante Eddy Ramírez Poveda

Contralmirante Félix Antonio García Zambrano

Contralmirante Cipriano Salazar Aquino,

Coronel (Av.) Sammy Landaeta Millán

Coronel (GN) Luis Lara Santamaría

Capitán de Navío Juan Bautista Márquez Moreno

Capitán de Navío Julio Sánchez Correa

Capitán de Navío Gonzalo Merino Valery

Coronel (Ej.) Orlando Martínez Ugueto

Coronel (Av.) Pedro Soto

Coronel (Ej.) Antonio Varela

Coronel (Ej.) Mario Fajardo Lobato

Coronel (GN) Luis Morales Parada

Coronel (Ej.) José Machillanda Pinto

Coronel (GN) Artemio Boada

Coronel (Ej.) Marcos Porras Andrade

Coronel (Av.) Campo Elías Flores

Coronel (Ej.) Otoniel Arellano Pérez

Coronel (Ej.) Carlos Barito

Coronel (Ej.) Luis Enrique Sucre Párraga

Capitán de Navío Eduardo Ovalles Campero

Capitán de Navío Carlos Rodríguez Bartoli

Capitán de Navío Luis Guillermo Ramos Castillo

Coronela (GN.) Dido Cabrera Bustillos

Coronel (GN) Hidalgo Valero

Coronel (Ej.) Juan José Rendón

Coronel (Ej.) Ángel Serrano

Coronel (Ej.) Domingo Salazar Martínez

Coronel (Av.) Gerardo Ponce Arriechi

Coronel (Av.) José Malave García

Coronel (Ej.) Orlando Suarez Galeano

Capitán de Navío Javier Sánchez Pereira

Coronel (Av.) Oswaldo Martínez

Coronel (Ej.) Carlos Daniel Rojas Pérez

Coronel (Ej.) Atilano Carrillo Bracamonte

Capitán de Navío Carlos Lavado Mottola

Capitán de Navío Luis Salas Marcano

Coronel (Ej.) Luis Sucre Párraga

Capitán de Navío Antonio Urbina Cornieles

Coronel (GN) Miguel Ángel Casanova Ostos

Coronel (GN) Artemio Boada

Capitán de Navío Rubén Piña Saa

Capitán de Navío Rafael Pérez sarmiento

Coronel (Av.) José Rodríguez Aponte

Coronel (GN) Carlos M. López

Coronel (GN) Omar Dávila Flores

Coronel (GN) Manuel Codecido Núñez

Coronel (Ej.) Manuel Ledezma Hernández

Capitán de Navío Clímaco Rivero Moreno

Coronel José Bruzco Hernández

Coronel Iván Henríquez

Coronel Esmerio Delgado

Coronel Adafer Chirinos

Coronel Williams Linares

Coronel Castor Torcas

Capitán de Fragata José Rafael Linares Badillo

Capitán de Fragata Alonso Sader Castellanos

Capitán de Fragata Reinaldo Ramírez Dala

Teniente Coronel (Ej.) Jesús Rojas Díaz

Teniente Coronel (Ej.) Jesús López Planchart

Teniente Coronel (Ej.) Cesar Becerra Lujan

Capitán de Fragata Alejandro López Hernández

Teniente Coronel (Ej.) Tarsicio Donaires Lozada

Teniente Coronel (GN) Edgar Rodríguez Vicentelli

Teniente Coronel (Av.) Iván Ballesteros

Teniente Coronel (Av.) Jesús Luna González,

Mayor (Ej.) Rafael Ángel Terán Barroeta

Mayor (Av.) Luis Hartmann Ruiz

Capitán de Fragata José Rafael Linares Badillo

Capitán de Fragata Alonso Sader Castellanos

Capitán de Fragata Reinaldo Ramírez Dala

Capitán (GN) José Carrero Marquina

Capitán (Ej.) Jerry Suarez

Teniente de Navío Pedro Pedrosa

Teniente de Fragata Pedro Armas Barrios,

Teniente de Fragata Gerardo Maldonado Camera,

Más firmas en depósito.

Art. 328 DE LA CONSTITUCION NACIONAL: “La Fuerza Armada Nacional constituye una institución esencialmente profesional, sin militancia política, organizada por el estado para garantizar la independencia y soberanía de la Nación y asegurar la integridad del espacio geográfico, mediante la defensa militar, la cooperación en el mantenimiento del orden interno y la participación activa en el desarrollo nacional, de acuerdo con esta Constitución y la ley. La FAN está integrada por los componentes Ejército, la Armada, la Aviación y la Guardia Nacional.

 EN NINGUNA PARTE DE ESTE ARTICULO SE MENCIONA A LAS “MILICIAS NACIONALES BOLIVARIANAS” NI A “LOS GUARDIANES DEL PUEBLO” CON LOS QUE SE QUIERE REEMPLAZAR A LA GN COMO COMPONENTES INTEGRANTES DE LA FAN, POR LO TANTOS SON INCONSTITUCIONALES Y DEBE SER ACTIVADA SU DENUNCIA HASTA LOGRAR SUS RESPECTIVOS DESMANTELAMIENTO.

frentemil2@gmail.com  facebook  @frentemil1