Frotando la lámpara de Aladino

Una mujer se encuentra una Lámpara de Aladino e inmediatamente la frota, como es lo usual. Sale un Genio, la mujer lo mira y le pide un deseo:

– Quiero que mi marido me mire solo a mí

– Que Yo sea la única

– Que desayune, coma y duerma siempre a mi lado

– Que cuando se levante sea lo primero que agarre

– Que no me deje ni para ir al baño

– Que viaje siempre conmigo

– Que me cuide, me contemple

– Que si me pierdo un segundo, se desespere y me diga la falta que le hago

– Que nunca me deje sola y me lleve a todas partes con él…

Y zuasssss !!!

La convirtió en un I-phone.