Gehard Cartay  @gehardcartay | El final del régimen

 

Como todo en la vida, el actual régimen se aproxima a su final.

Han  sido 17 largos años de una experiencia nefasta, como muy pocas en nuestra historia. Nunca antes Venezuela había sufrido una etapa de tanta destrucción, odio y violencia como la que ahora padecemos.

Si alguien piensa que lo que afirmo es una exageración simplemente le recuerdo los casi 300 mil asesinatos que ha producido la delincuencia desde 1999 (muchos más muertos que en todas nuestras guerras del siglo XIX y XX), la demolición de la democracia a todos sus niveles, el empobrecimiento generalizado de los venezolanos como pocas veces, la ruina de nuestro aparato productivo industrial y agropecuario, el saqueo y destrucción criminal de PDVSA y la existencia de la más vulgar corrupción gubernamental que haya visto este país en varios siglos.

Desde que el chavismo asumió el poder al pueblo venezolano le cayeron todas las plagas y desgracias juntas. Los problemas que existían se agravaron como nunca y la cúpula podrida que manda desde entonces ha creado nuevos problemas, más graves en todo sentido. Hoy hay más miseria, pobreza, desempleo y delincuencia que en 1998. Hoy los servicios públicos están peor que en 1998. Hoy hay menos comida y más escasez, más inflación y peores sueldos que en  1998.

Hoy hay más corrupción administrativa, robo y peculado que en 1998. Si hace pocos meses el exministro estrella de Chávez, Jorge Giordani, y Edmée Betancourt, ex presidenta del Banco Central de Venezuela, habían denunciado el robo de 25.000 millones de dólares a través de Cadivi, esta semana pasada la también ex ministra y diputada chavista Ana Elisa Osorio acaba de denunciar el desfalco de 259.000 millones de dólares desde 2003 hasta hoy. Con el chavomadurismo, los corruptos de gobiernos anteriores resultaron ser unos “roba gallinas”, como dijo alguien una vez.

El régimen instaurado en 1999 acabó con los avances en materia de calidad de vida que veníamos logrando. Porque hay que advertir que Venezuela estaba mejor en todo sentido antes de esa fecha. Hoy, en cambio, los venezolanos vivimos en peores condiciones que el resto de los latinoamericanos, para no hablar de otras latitudes. Nuestros trabajadores cobran el salario mínimo más bajo del continente, mientras los precios de los artículos de primera necesidad suben todos los días. Por supuesto, los desempleados y los más pobres son los que llevan la peor parte de esta maldición que resultó ser el chavomadurismo en el poder.

La humillación que el régimen les ha impuesto a los venezolanos se muestra en toda su dimensión cuando nos obliga a hacer largas colas para intentar comprar algo de comida, que por lo general escasea, y, si se consigue, sus precios son realmente escandalosos. El régimen trata a los ciudadanos como si fueran animales y no personas. Marcar a alguien con un serial en sus brazos y registrarlo en un capta huellas para obligarlo a comprar una vez a la semana determinados artículos, luego de hacer largas colas, constituye una descarada violación a sus derechos humanos.

Por lo tanto, no hay ninguna razón para que el chavomadurismo gane las elecciones parlamentarias de diciembre próximo. Todo lo contrario: sobran razones para que las pierda, y las pierda por paliza, además. Porque los venezolanos no tienen nada que agradecerle al régimen que los acogota desde 1999. En cambio, tienen muchísimas razones para echarlos del poder con los votos, una vez que pierdan la mayoría parlamentaria que ahora poseen.

Indudablemente, el régimen se acerca a su final. No podía ser de otra manera, amigos lectores. Lo que no sirve hay que desecharlo, y este es el caso del chavomadurismo. Dilapidaron y se robaron miles de millones de dólares, y hoy los venezolanos son más pobres que antes, sin comida suficiente, con una inseguridad que asesina todos los días, con la inflación más alta del mundo y los peores servicios públicos del continente.

Dentro de esta ola de indignación nacional por el desastre creado por el actual régimen, ¿Cómo podría el pueblo volver a votar por quienes han destruido el país y nos han traído los peores males que ahora sufrimos?

Por eso mismo, el régimen está desesperado y tratará de impedir su derrota. Andan buscando la manera de suspender las elecciones parlamentarias. Pero su margen de maniobra también se agota. Si llegaran a suspenderlas estarían admitiendo ante todo el mundo su derrota. Por eso, la realidad los obliga a realizarlas. Y si las realizan, las perderán irremediablemente, a menos que se les ocurra un fraude masivo, en cuyo caso los hechos terminarán por barrerlos del mapa.

Por eso, hasta las piedras saben que serán derrotados este próximo seis diciembre.

Screen Shot 2014-12-07 at 10.33.14 AMLA PRENSA de Barinas  (Venezuela) – Martes, 29 de septiembre de 2015.

Gehard Cartay: Abogado por la Universidad Central de Venezuela (1973), dirigente político, Diputado al Congreso de Venezuela (1974-1992), Gobernador del Estado Barinas por elección popular (1992-1996), escritor y columnista de prensa, autor de varios libros sobre historia contemporánea venezolana.