Gerson Revanales | ¿Tenemos ante la OEA un Embajador o un extorsionista? (entrevista)

Screen Shot 2016-04-21 at 1.41.51 PMabril 21, 2016

Pudieran entenderse por no ser un diplomático de carrera sino un paracaidista más de los que hoy integran el Servicio Exterior venezolano; pero no así de un Politólogo que tengo entendido es su formación original

Consultamos al Embajador Gerson Revanales sobre las recientes declaraciones del Representante de Venezuela ante la OEA, Bernardo Álvarez, donde advierte que si el Secretario General Luis Almagro solicita la aplicación de la Carta Democrática, Venezuela pedirá su destitución por modificar el proceso de aplicación establecido en la Carta Democrática.

lapatilla: ¿Qué tanta razón tiene el Sr Álvarez al hacer esta advertencia?

Ninguna, es más sus declaraciones no pueden ser vistas como una advertencia; sino más bien como una amenaza, donde cabe preguntarse ¿tenemos ante la OEA un Embajador o un extorsionista? es la pregunta que surge de las amenazas proferidas por el Sr. Alvarez.

Según el  diplomático venezolano, Almagro no puede modificar el proceso de aplicación que establece la propia Carta, ni su “gradualidad” a través de “una interpretación acomodaticia y temeraria” del texto.

Sería aconsejable que el Sr. Alvarez se lea la Carta Democrática el capítulo: IV Fortalecimiento y Preservación de la Institucionalidad Democrática; en particular el Artículo 20, el cual faculta a cualquier Estado Miembro o al Secretario General, para que cuando  exista una alteración del orden constitucional que afecte gravemente el orden democrático en un Estado miembro se convoque al Consejo Permanente para que realice una apreciación colectiva de la situación y adopte las decisiones que estime conveniente; ¿o es que la actitud de la Sala constitucional al declarar inconstitucional todas las iniciativas legislativas de la Asamblea Nacional o del Consejo Nacional Electoral de convertirse en órgano legislativo, no son una alteración flagrante del orden constitucional?

¿Cree usted factible que el gobierno de Venezuela actúe en consecuencia y qué probabilidad tendría de sacar al Sr. Almagro de la Secretaria General de la OEA?

Respecto a la primera pregunta, no lo dudo: ante el desespero que vive el gobierno, la falta de una persona en la cancillería con conocimiento y experiencia de qué son las Relaciones Internaciones, la Política exterior y la diplomacia, pudieran llevar al gobierno a hacer el ridículo con esta parada; respecto a la segunda parte de su pregunta como ya expliqué, la Carta faculta al Secretario General a tomar dicha iniciativa, por lo cual dudo que tenga éxito esta retaliación oficial.

¿En que cree Usted se basa el Sr Álvarez para hacer esta advertencia?

En mi opinión, la falta de profesionalismo en materia internacional del Sr Álvarez, hacen que no diferencie o confunda el Art 20 ya explicado con el Art 18 que plantea la visitas y otras gestiones, para lo cual si se requiere la autorización del gobierno, donde se produzcan situaciones que pudieran afectar el desarrollo del proceso político institucional democrático o el legítimo ejercicio del poder.

Finalmente, ¿cuál es su opinión respecto a esta nueva situación?

Como ya he expresado en otras oportunidades, la Carta Democrática ya se aplicó al caso venezolano y lo que hay que solicitar es su reactivación, ya que el Sr. Insulza puso en el congelador la crisis política que vive Venezuela desde el 2002 cuando el anterior Secretario General de la OEA, Cesar Gaviria junto al Centro Carter y el PNUD  se instalaron durante 6 meses en Venezuela y la OEA sacó dos resoluciones: la  821 en apoyo al proceso de dialogo del 14 agosto de 2002 y la 833 en  respaldo a la institucionalidad democrática y la gestión de facilitación del Secretario General; más una Declaración de principios por la paz y la democracia en octubre: OEA CARTER PNUD 2002 y otra contra la violencia, por la paz y la democracia en 2003, temas vigentes en la conflictividad actual que vive el país.

Con esto quiero dejar claro que las razones que llevaron al gobierno en el 2002 a solicitar la aplicación del Art 18 de la Carta hoy se encuentran vigentes, ya que son los mismos actores tanto de la oposición como del gobierno; en aquel momento el hoy presidente y vicepresidente eran miembros de la representación oficial; en consecuencia no veo por qué  hay que plantear la aplicación de la Carta Democrática como si fuera una situación sobrevenida y no un problema que vive el país y la región desde hace 17 años como es el querer implantar como sea un sistema comunista. (lapatilla.com)