González abandona Venezuela por las trabas del chavismo

ABC10/6/2015 LUDMILA VINOGRADOFF / CORRESPONSAL EN CARACAS

Screen Shot 2015-06-10 at 9.21.22 AM

El expresidente se marchó de Caracas rumbo a Bogotá después de que el Gobierno de Maduro no le autorizase a visitar a los presos políticos y asistir a las vistas de sus juicios

El secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática, Chúo Torrealba, no vacila en diferenciar la ayuda «humanitaria y gratuita» que está prestando el ex presidente español Felipe González a la oposición y los presos políticos de la asesoría «injerencista» que han dado los miembros de Podemos a los gobiernos de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro.

En la rueda de prensa que se realizó tras la reunión que sostuvo González con los representantes de los partidos de la alianza opositora y las mujeres de los presos políticos, Lilian Tintori, Patricia de Ceballos y Mitzy Capriles, el secretario de la MUD, aclaró que no es «injerencia» la defensa que ha asumido el ex presidente español por Leopoldo López y el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma.

En cambio, comparó la asesoría de otros españoles como Juan Carlos Monedero y otros como Pablo Iglesias, Iñigo Errejón y Carolina Bescansa, a quienes calificó de «mercenarios políticos» que «han cobrado carísimo por sus recetas y que son responsables de la crisis económica, política y social que padecemos hoy. Eso sí es injerencia en asuntos internos de Venezuela», subrayó Torrealba.

Dijo que la reunión con Gonzalez fue profunda que revela «la gran preocupación que siente el ex presidente de España por el drama de los venezolanos». Torrealba ratificó que la solución pacífica del conflicto pasa por las elecciones y para ello la autoridad electoral debe fijar la fecha de las legislativas y permitir a los organismos internacionales confiables a observar los comicios.

Anunció que aceptaba el reto de Maduro de firmar un compromiso de reconocimiento de los resultados electorales pero a condición de permitir la presencia de organismos internacionales. «Vamos a poner toda la carne en el asador», dijo.

Felipe González

Unos minutos antes el ex presidente Felipe González declaró muy breve a los medios para responder dos preguntas y evitar que el gobierno le acuse de «injerencista».

Voy a intentar visitar lo que me ha movido a esta visita, Leopoldo, que es la persona que solicitó, si pudiera a Ceballos, incluso intentaré estar presente, si pudiera, en la defensa, pero solo lo haré si tengo la autorización correspondiente para hacerlo, se está tramitando esa autorización porque en contra de la desautorización no haré nada y en la ausencia de la autorización menos, puntualizó.

Respecto a su participación como asesor técnico en la defensa del Leopoldo López, quien lleva 15 días en huelga de hambre, expresó sudesacuerdo sobre la decisión del Tribunal Supremo de Justicia sobre su impedimento a integrarse en el juicio.

No estoy de acuerdo con la resolución porque yo pedía una participación como una figura jurídica que está adentro de la Constitución venezolana, pero aún no estando de acuerdo con la resolución, debo decir que la respeto plenamente, estoy excluido de cualquier tipo de participación que no es la de abogado defensor, porque nunca la he solicitado, de cualquier tipo de participación interna en esa defensa, lógicamente respeto la jurisdicción venezolana, es en base a ella, que hice la propuesta de participar como asistencia técnica, yo creo que es un derecho de la defensa, pero respeto y acato la decisión del Tribunal, expresó.

González destacó que realizará un esfuerzo democrático para poder interceder por el respeto de los derechos de los presos políticos. No me quedará otra que seguir haciendo un esfuerzo en ámbitos internacionales que obligan jurisdiccionalmente a Venezuela, España, a Colombia o como a Grecia, añadió.

González se refirió a la reunión que sostuvo con representantes de la Unidad y destacó que está enterado de las necesidades del país en materia de derechos humanos y elecciones parlamentarias. «Siempre que visito cualquier país tengo la posibilidad y la libertad de hablar con todas las opiniones políticas. En esta oportunidad, conversé con la Unidad, que más que por mesa es por la unidad del país. En la reunión, se analizó la situación política y he oído ese análisis sobre las prioridades de los procesos electorales en el tiempo previsto para la Asamblea Nacional. Puedo decir que estoy totalmente de acuerdo con el análisis de las necesidades electorales».

También resaltó que siempre el expresidente Hugo Chávez, le demostró interés en recibirlo y reunirse. «Cada vez que voy a un país, hago disponibilidad y aviso a los gobiernos que voy a estar presente, pero en esta ocasión eso fue rechazado el 19 de mayo por el gobierno de Venezuela. En los últimos años he venido, en una de las visitas me entrevisté con Chávez, decidió recibirme cuando terminó una actividad y me comentó que le gustaría recibirme nuevamente. Me dijo que le avisara cuando estuviera cerca para charlar, eso significa tener el teléfono personal del Presidente, estuve cinco horas hablando con él, cinco horas nunca es una mala conversación. Las tres veces que he venido a Venezuela, he hablado con Chávez, la tercera, invitado por él».