Guaicaipuro Lameda: Vivimos en dictadura
Sábado 2 de Agosto de 2014 ESPERANZA MÁRQUEZ @espemar  | TalCual

Screen Shot 2014-08-02 at 2.10.41 PMGeneral Guaicaipuro Lameda Montero. Últimamente no da entrevistas, nos la concedió por tratarse de Teodoro Petkoff y Talcual.

¿Cómo conoció a Jorge Giordani? ­ Me lo presentó Chávez. Me tocó ver algunas cosas de su personalidad, de su forma de actuar. Se había promulgado una ley Habilitante y había una Ley de Comercio Exterior que era responsabilidad de Gustavo Márquez y Giordani que controlaba la agenda no la incluía. Por fin le dice que van a discutir la ley y Márquez lleva la presentación, la hace y Giordani haciendo un típico gesto de buscar algo en el maletín le dice que todo está muy bien, pero que la ley que iban a aprobar era el papel que él había sacado del maletín. Giordani, muy cínico, le dijo que no se molestara, le dio la carpeta para que la revisara, la comparara y la semana próxima la discutirían. No hubo semana próxima porque Chávez anunció la fusión del Ministerio de Comercio con el de Agricultura y Cría y a Márquez como premio de consolación lo nombraron Presidente de Expo 2000 Hannover para que se fuera lejos. Así actúa Giordani y siguió actuando de igual manera.
¿La carta tiene antecedentes? ­ A 4 días de la muerte de Chávez, dio unas declaraciones donde dijo que él había nacido en San Francisco de Macorís, República Dominicana -me pareció raro-, que había estado en sus luchas revolucionarias de la izquierda comunista desde muchacho y habló de los 25.000 millones de $, de las empresas de maletín que no habían traído nada o habían traído chatarra, que sabían quiénes eran, que había empresas del Estado en eso y los estaban siguiendo. Eso suena a denuncia, pero dicho por Giordani es otra cosa, eso no era una denuncia sino el garrote que mostraba por si lo sacaban del poder, pero cuando mostró ese garrote estaba afectando intereses extraterritoriales y durante un año trataron de neutralizarlo hasta que le dijeron que estaba fuera y ahí viene la carta descargando su arrechera, aunque creo que él y su gente deben estar actuando, pero los deben tener neutralizados.

¿Giordani es verdaderamente un ortodoxo? ­ Está alineado con lo que me dijo Fidel en un viaje de inducción revolucionaria que hice a Cuba y que de allá para acá llegué más contrarrevolucionario. Fidel me lo dijo: a la gente hay que mantenerla ocupada aunque sea para buscar comida y mientras se ocupa en eso hay que mantenerla bien vigilada. Giordani lo dijo: el socialismo crece alrededor de la necesidad del hombre. Yo discutí con él lo de la caída del Muro de Berlín, de la Unión Soviética y me dijo que no era un problema de ideología, sino de hombres que no supieron hacer lo que había que hacer y lo pervirtieron, pero la ideología es la ideología correcta. Pareciera que aquí está ocurriendo lo mismo, la ideología es correcta, pero los hombres la pervirtieron al intentar mantener las lealtades para llevar adelante la Revolución. Fidel me dijo que aquí había demasiada plata y que Cuba lo que necesitaba eran 4.000 MM de $ al año, que más le estorbaba porque empieza a generarse un bienestar que es inconveniente.

¿Cómo analiza el caso Carvajal? ­ Había mucha seguridad de que lo iban a sacar, no eran ni palabras menores ni de idiotas, ahí había algo muy grande que podría ser una red de narcotráfico que se ha venido montando en más de 10 años y ha aflorado en un momento crítico de Maduro, y a lo mejor lo que andan tratando es de neutralizar otro tipo de opiniones que tienen que ver con connotación política. ¿Y si la misma Inteligencia venezolana está metida, entonces quién lo averigua?

¿Por qué detienen a Carvajal y luego lo devuelven?  ­Lo detuvieron, pero el verdadero tema que son los delitos no se toca y todo termina en un tecnicismo jurídico de si lo habían aceptado o no, que si la inmunidad diplomática o consular. Tiene que haber una razón. No sé si tiene que ver con algo que se montó desde dentro de un grupo que lo vendió, pero significaba vender a un grupo que tiene que ver con las FARC, narcotráfico. También pudo ser una entrega controlada: sabían que lo iban a poner preso y lo que querían era validar mecanismos para garantizarse que está neutralizada cualquier acción de justicia contra lo que ellos están haciendo. Este un país que pareciera estar atrapado por una red de narcotráfico que tiene mucho poder y que puede estar controlando a mucha gente.

¿Cuál ha sido la importancia de los casos Giordani-Carvajal? ­ Termina siendo irrelevante, estamos metidos en este reverendo peo que tiene que ver con la salud del mundo y a lo que se le da importancia es a la cuestión política. Qué importancia tiene lo que está ocurriendo alrededor de la corrupción en Venezuela donde se han robado toda la cantidad de dinero imaginable y donde el país está acusado de una vinculación tremenda con el narcotráfico, si nosotros mismos no le paramos bola, nuestra dirigencia política no le está haciendo caso, por qué tanto silencio si el caso es tan grave. ¿De dónde salió, a quién se le ocurrió, quién dijo que PDVSA es la fuente de lavado de dinero proveniente de la droga? Ese es un elemento esencial de información.

¿Cómo se siente? ­ Esta semana ha sido más muy decepcionante porque veo una dirección política totalmente ajena al dolor del país y así vamos a tener Revolución para rato hasta que nuestro pensamiento y nuestra acción no cambien radicalmente, porque las circunstancias han cambiado, pero el pensamiento y la actuación de la dirigencia política se han estancado. En Venezuela no podemos hablar de restablecer, defender la democracia ni de los mecanismos democráticos de actuación porque no vivimos en democracia, tenemos que decir de manera clara, abierta: Venezuela vive en una dictadura.