Share this:

" />
Guillermo Márquez -Venezuela: las Elecciones Municipales del 8.12.13

Primeras apreciaciones comentando el editorial de Analítica: El 8D fue un empate

De acuerdo  a las primeras noticias de la prensa, indico de seguidas los principales resultados.

VOTACION TOTAL   10.380.164  58.92%

PSUV   4.584.477 (44.16%)
PCV         167.049 (1.6% )  PSUV + ALIANZAS   5.111.336   49.24%

MUD     4.435.097 (42.72%)
OTROS   833.731 (8.03%)    MUD + OTROS      5.268.828  50.76 %

De acuerdo a esas cifras hago las siguientes apreciaciones preliminares.
La votación del gobierno no llega al 50%. Entre la votación del PSUV y el Partido Comunista y este subtotal  más alianzas hay una diferencia de 360.000 votos, los cuales se supone  que son votos chavistas pero que fueron aparte.

Se deduce que “OTROS”  son de candidatos no chavistas pero que no se alinearon con la MUD. Esto indica que la votación no chavista superó a la chavista en 1.52 puntos porcentuales.
No se entiende entonces el discurso triunfalista de Maduro. Además, en ese discurso Maduro, en forma asquerosa, le encasquetó un remoquete a Capriles,  que prefiero no repetir aquí, indigno de un verdadero presidente.  Ya Maduro debía haber tenido antes de las elecciones algunos resultados no muy favorables para ellos, pues llamó a sus partidarios a la calma si algunos eran demasiado estrechos.
A pesar de esos parejos resultados totales, la inmensa mayoría de las alcaldías y concejales le correspondió al gobierno (193 alcaldías para el gobierno y 53 para la oposición y lo mismo en cuanto a concejales), lo cual se explica porque para ganar en pequeños poblados, que es donde el gobierno es más fuerte, se necesitan mucho menos votos  que para ganar en las ciudades, donde la MUD es más fuerte. Respecto a estas últimas la MUD ganó de nuevo en la Gran Caracas, excepto en la propia Caracas y en otras ciudades.
Pero además, ganó en otras ciudades que eran del gobierno antes, Barquisimeto, Mérida, San Cristóbal. En éstas dos últimas la mayoría de la oposición fue abrumadora, 63.87% y 67.82%, respectivamente. En Barinas, nada menos que la cuna de Chávez, ganó la  MUD.

Miguel Cocchiola, quien según Maduro y Jorge Rodriguez se había fugado de Venezuela, ganó la alcaldía de Valencia con una importante diferencia, 54.27%.
No hay duda de que la ofensiva de Maduro desde noviembre,  para imponer una baja de precios en diversos ramos, lo recuperó algo de la caída en barrena que traía hasta octubre. No es ésta la ocasión para comentar sobre esa materia, pero, como se ha comentado  profusamente, los resultados negativos de esa acción claramente electorera, se sentirán en el 2014.
A los resultados oficiales hay que hacer algunos  ajustes, para poder precisar cómo se divide el pensamiento político de los venezolanos. En primer lugar, el peso de todos los recursos  del gobierno sobre las elecciones, sobre lo cual el Rector Vicente Díaz calificó como la más ventajista  en la historia electoral  de Venezuela.  En segundo lugar, la mayor abstención respecto a las elecciones de abril, que perjudica más a la oposición. En tercer lugar, el voto de los venezolanos en el exterior, cuya abrumadora mayoría son anti  chavistas y que en esta oportunidad no se ejerce. El examen preliminar realizado me permite llegar a una conclusión: una apreciable mayoría de los  venezolanos son contrarios al proyecto chavista