GUSTAVO LINARES BENZO  @glinaresbenzo | A la patria vuelta
GUSTAVO LINARES BENZOEL UNIVERSAL sábado 29 de noviembre de 2014

Tenemos patria

La gran mayoría, sin embargo, solo puede irse a través de los reggetoneros…

El ministro, vicepresidente, candidato derrotado a gobernador y vuelto a ministro preguntó a quienes se quejaban en medio de la aguda crisis nacional de papel higiénico que si querían papel tualé o patria. Para todos quedó claro que en las casas de los jefes no faltaba el preciado papel, y ahora también sabemos que no falta en los aviones privados que usan ellos y sus allegados. Para ellos la patria lo regala todo.Para los demás no. Cuando los ministros (¿cuántos viajan en avión privado?) regresan a Venezuela, ven el Ávila y recuerdan, quienes se la saben, Vuelta a la patria de Pérez Bonalde, vuelven a una vida muy distinta a la vida de los demás, a la patria de cada día. Tenemos patria, ya no es más que una burla cruel del pueblo ante el abismo insolente entre la falta de lo más esencial y los discursos de Maduro y las noticias de VTV. Los refranes y lemas del Gigante Eterno tenían mucho carisma siempre y cuando vinieran acompañados de apartamento y abundancia en Pdval.Screen Shot 2014-11-29 at 7.21.06 AM 

 

En el ideario de buena parte de la juventud ya en esta patria no se puede vivir. Literalmente. Me mataron, o mataron o mi hermana o a mi padre. Al fondo, un televisor reproducía otra cadena sobre el nonagésimo plan de seguridad con nombres tan ofensivos para los hijos del asesinado como “a toda vida”. No, en este país no se puede vivir, literalmente.

La patria está vuelta nada. La vuelta a la patria ahora es la ida, ya no por penuria económica o falta de futuro, que los hay como nunca, sino por elemental instinto de supervivencia. La gran mayoría, sin embargo, solo puede irse a través de los reggetoneros que cantan desde Ocean Drive o de los canales latinos de Estados Unidos, o del triple gordo. Es la gran mayoría que en paradoja inexplicable votaba por Chávez mientras sufría casi exclusivamente el asesinato cotidiano. Ahora se le pretende seguir engañando con dos pollos de Mercal; ya no es tan fácil.

La patria está vuelta miseria. La volvieron así el Gigante y sus sigüíes. Esta coyuntura sólo ha revelado lo que sin el barril a cien dólares y la orgía del endeudamiento hubiera sido evidente. El tanquero libio en puerto venezolano es el viernes negro del chavismo.

A la patria vuelta: que pronto haya vuelta a la patria.