Share this:

" />
¿Habilitante para qué?

Screen Shot 2013-10-07 at 10.16.48 AM

Editorial – Lunes, 7 de octubre de 2013

Si el régimen castrocomunista venezolano se sale con la suya y mediante ardides logra su cometido no nos queda la menor duda que se habrá impuesto definitivamente en Venezuela el totalitarismo y con él la muerte, por ahora, de lo poco que quedaba de democracia

Uno de los grandes logros de la humanidad en el siglo XVIII fue darle forma jurídica a las democracias como la alternativa necesaria de gobierno que remplazaría a las autocracias monárquicas basadas en el derecho divino de los reyes y emperadores. En ese nuevo espíritu democrático, además de la consagración de los principios de la libertad, igualdad y fraternidad, es fundamental el establecimiento de los parlamentos bicamerales y la división de poderes entre los diversos órganos del Estado.

Hoy en día esa es la característica de las principales democracias del mundo, aunque lamentablemente algunos países, entre otros el nuestro, prefieren seguir adoptando el modelo anti democrático impuesto por los regímenes totalitarios del siglo XX, es decir la Italia fascista, el comunismo soviético y el régimen nacional socialista alemán. En esos regímenes no existe ni separación de poderes, ni parlamentos bicamerales y el mando está en manos exclusivas del poder ejecutivo o mejor dicho del jefe del Estado quien a su vez es la cabeza única del partido de gobierno.La costumbre aberrante que hoy en día ha tomado cuerpo en el país de delegar la capacidad legislativa en el Presidente de la República es una forma de borrar todo vestigio de democracia representativa. Lo más grave de esta nueva habilitación es que hoy Maduro pretenda utilizarla para saltarse a la torera las disposiciones de la Constitución vigente que imponen una mayoría de 2/3 para la designación del CNE, miembros del Tribunal Supremo, Contralor General de la Republica y Fiscal .

Si el régimen castrocomunista venezolano se sale con la suya y mediante ardides logra su cometido no nos queda la menor duda que se habrá impuesto definitivamente en Venezuela el totalitarismo y con él la muerte, por ahora, de lo poco que quedaba de democracia.

Envíe sus comentarios a editor@analitica.com

Ver más en: www.analitica.com