Hay que respetar a Dios – Con motivo del cáncer de Hugo Chavez