Una infidencia desde TRUMP Tower para evitar un súbito tuit de Donald

Cuenta la leyenda que un indiecito guaraní…

El ahora retirado general ruso Dimitriv Komictroff que ideó para antes de abril 1961 -estando en kindergarten, la manera como Nikita Jrushchov preservaría a Fidel hasta su muerte figurada a las 22:29 del 25 de noviembre de 2016, le acaba de proponer a zarPutin un genial regalo de inauguración para su pana Trump el mismo 20 de enero de 2017.

Como nadie sabía y ahora revela Dimitriv Dimitroff, la Crisis del Caribe (Карибский кризис, Karibskiy krizis) o Crisis de octubre (comemierlda) y la operación mangosta fueron toda una magistral mise-en-scène. De manera tal que la Operación Anádir (misiles balísticos de alcance medio, aviones caza, bombarderos y una división de infantería mecanizada en Cuba para prevenir o defender de una invasión gringa a la isla), todo fue una gran mentira. En la Cuba de Fidel para encubrir mejor la pantomima de Comictroff lanzaron el anatema: Nikita, mariquita, lo que se da no se quita… Nikita, mariquita, lo que se da no se quita…

Me estoy adelantando, sin necesidad. Dimitriv Dimitroff Tumbarov, juega jugando con legos nucleares, ideó ese sistema de misiles para poner a Kennedy contra la pared e impedirle el apoyo a los cubanos de Bahía de Cochinos o Playa Girón. Nadie lo supo hasta ahora cuando en plena senectud el general retirado le propuso a zarPutin el regalo de marras. O sea, ya no será la crisis de los misiles de octubre de 1962 como pantomima sino el tiro de gracia contra el mariscal cucuteño conocido con el seudónimo de Nicolás CocaCola.

El mismo 20 de enero, en la proximidad de la medianoche, un rayo láser -en plena zona aérea internacional, penetraría súbitamente el jet de Cubana de Aviación que estaría llevando o devolviendo a Nicolás CocaCola de una de sus presentaciones de cuenta a Raúl. El láser rojo –como bien corresponde tanto a Trump como a zarPutin, contendrá una diminuta malla de…guaralito (no se puede revelar todavía el material transónico que anula hasta a la misma salsa madura) que se desplegará rápidamente por sobre la humanidad abundante de Nicolás CocaCola –incluyendo por supuesto su cerebelito y lo dejará caer rápidamente sobre aguas internacionales en donde unos agentes Max 1.20 Lamenaza encubiertos como balseros cubanos llevarán supersónicamente al salsero a Miami con su sable doblado dentro del paltó.

Esta operación será más barata, más rápida, con menos muertos que la del viejo Bush con Noriega… Y Trump habrá matado dos pájaros con una sola pedrada. Raúl y Nicolás CocaCola.