Isabella Picón @isapiconb | 55días de la Detención Arbitraria de Roberto Picón

16 de agosto de 2017Screen Shot 2017-08-17 at 3.57.59 PM

Les escribo para actualizarlos sobre la situación de mi papá, Roberto Picón, quien está arbitrariamente detenido e injustamente aislado e incomunicado en la sede del SEBIN, en el Helicoide, desde hace 55 días.

Muchos de ustedes son periodistas, políticos, diplomáticos, defensores de Derechos Humanos, persona en diferentes esferas de influencia que han estado interesados en el caso desde el día uno. Gracias por su preocupación, por ponerse a la orden, por no olvidarnos.

A partir de hoy, regularmente les estaré informando sobre aspectos importantes del caso: el aislamiento al que está siendo sometido, las condiciones de reclusión y el status legal. No para que denuncien públicamente (eso se los haremos saber explícitamente), sino para que estén informados y alertas; para que nos respondan con preguntas, consejos y orientaciones.

En este momento hacemos todos los esfuerzos para alcanzar tres objetivos: que CESE EL AISLAMIENTO en que se encuentra, que MEJOREN SUS CONDICIONES DE RECLUSIÓN y, finalmente, SU LIBERTAD. Si tienen alguna idea sobre cómo ustedes o sus organizaciones, particularmente, pueden ayudarnos, escríbanme y rebotamos ideas.

Aislamiento permanente:

Hoy se cumplen 46 días desde el 31 de julio, la única vez en que mi mamá, Elizabeth, pudo visitar a mi papá.
En estos 55 días, sus hijos no lo hemos visto ni una vez. Sólo lo vimos a 400 metros de distancia, el día de la audiencia de presentación (26 de junio).
Hemos acudido a las visitas en los días y horas correspondientes. Familiares y amigos de otros presos políticos entran a visitar a sus presos y a nosotros no nos dejan. En dos ocasiones nos han negado la visita sin ni siquiera entregar la cédula. Al reconocernos, los guardias de la puerta nos dicen: “no hay visita para Picón”. Se nos ha negado la visita en 18 ocasiones (incluyendo el día de hoy).
Sólo tuvo acceso a sus abogados el día de la audiencia de presentación (26 de junio). A sus abogados –Jesús Loreto y José Domingo Campos– se les ha negado la visita en 14 ocasiones: cada vez que lo han visitado en los días y horas correspondientes.
Sólo nos comunicamos con él por cartas. Las suyas son cada vez más elocuentes y demuestran una gran fortaleza de espíritu. Ha sido capaz de crearse una rutina.

Condiciones de la detención arbitraria (se han deteriorado, pero son muy buenas en comparación con el promedio de presos en el país):
Desde el 22 de junio, mi papá había estado en una celda bastante cómoda, con otros cinco presos. Dormía en una litera, al lado de una ventana. Sin embargo, tuvo tos varios días debido a que uno de los presos fumaba cuatro cajas de cigarros al día.
Hoy se cumplen dos semanas desde el martes 31 de agosto, cuando en horas de la noche a mi papá se le practicó una requisa de sus pertenencias y se le trasladó de celda –a un baño público, de 8m²– donde estaba otro preso político: el magistrado Ángel Zerpa, quién está en huelga de hambre, sólo toma líquidos. Ambos siguen recluidos ahí.
La celda/baño se encontraba en condiciones antihigiénicas. La ha ido limpiando, pero es un lugar donde se empoza bastante el agua. Afortunadamente, tanto Zerpa como mi papá, tienen cada uno una colchoneta para dormir, al lado de una regadera.
No tienen acceso a la luz solar, hay un bombillo prendido permanentemente (por eso pidió un antifaz), no tienen ventana, no los dejan ni salir al patio.
No ha tomado luz solar directa en 50 días.
Todo esto es una franca violación a las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos (Reglas Nelson Mandela) que fueron revisadas y aprobadas el 17 de diciembre de 2015 por la Asamblea General de la ONU.

Estatus legal de la Detención Arbitraria: 

Existen numerosas y graves violaciones al Debido Proceso y al Derecho a la Defensa en este caso: para empezar, a mi papá se le viola su derecho a un juez natural al ser presentado por el SEBIN ante el Tribunal 3° de Control Penal Militar de Caracas, en donde le imputaron los delitos militares de traición a la patria, rebelión y sustracción de equipos pertenecientes a la Fuerza Armada. Cabe destacar que mi papá es un civil, nunca ha tenido ninguna vinculación con el mundo militar.
Mi papá fue “aprehendido” el 22 de junio 2017 y presentado ilegal e inconstitucionalmente ante el Tribunal Militar el 26 de junio, mucho después de que se venciera el lapso de 48 horas que establece la Constitución para presentar a un detenido ante un Tribunal de Control.
Durante la “detención” de mi papá, no existió orden de aprehensión contra su persona ni de allanamiento para el inmueble en el que se encontraba; aunque después aparecieron en el expediente.
Como mencioné antes, su derecho a la debida defensa es permanentemente violado: a sus abogados también se les impide visitarlo, lo cual imposibilita que lo asistan debidamente.
Ante la Defensoría del Pueblo se han presentado 16 denuncias exponiendo estos detalles y solicitando se tomen las acciones necesarias para que cese el aislamiento, se cumpla con lo que indica y ordena la Constitución y la Leyes en este caso.
A esta fecha, ni la fiscalía ni el tribunal militar se han pronunciado acerca de los recursos interpuestos por sus abogados ni las diligencias de investigación que han solicitado. Sin embargo, la Fiscalía Militar lo acusó el pasado jueves por los delitos militares que se le imputaron en la audiencia de presentación.

De nuevo, en nombre de mi mamá y hermanos, gracias por todo lo que puedan hacer y por estar presentes en estos 55 días. Estamos muy unidos como familia y no descansaremos hasta que Roberto Picón esté otra vez libre, haciendo lo que le gusta: disfrutar de su familia y trabajar por la democracia en Venezuela.