JOSÉ SUÁREZ NÚÑEZ La Opep ya no manda
Sábado 15 de Noviembre de 2014|TalCual

Screen Shot 2014-11-15 at 8.47.33 PMCuatro décadas después del em- bargo petrolero de 1973, la Opep sigue siendo una potencia con casi el 35 por ciento del suministro mundial del mercado, y aunque tenga las mayores reservas del mundo, ahora tiene competidores poderosos que la obligaron a hacerle descuento en los precios a sus clientes asiáticos.

La demanda no se ha estancado, sino ha bajado en los países de mayor consumo, y en regiones como Europa y Asia, la tragedia de la recesión sigue mandando.

China, que por décadas registraba un crecimiento anual del 10 por ciento, para este año ha bajado al 6 por ciento.

China ha sido el país héroe que ha detenido la caída de los precios durante cinco años seguidos, comprando a un ritmo acelerado como si no sucediera nada en el planeta. En Europa el crecimiento se estancó y la demanda de petróleo ha seguido el mismo camino.

Aquella fórmula invencible de “bajar producción suben los precios” ya no aplica, porque la Opep como grupo es desigual y los miembros tienen desiguales potencias. Si baja la producción no puede presionar al cliente, porque ahora hay otros suplidores en el mercado.

La Opep como equipo no es el mismo, que en caso de crisis se uniría, pero en la conducción económica hay divergencias.En la fase actual de una transición, o un nuevo orden petrolero mundial hay otros actores y jugadores fuertes. Los países y los que tengan crudos más livianos tendrán más mercados, para poder llegar a más refinerías, que es el eslabón más cercano al consumidor final.

La reunión de la Opep del 27 de noviembre dará más luces al mercado sobre el movimiento de los precios, y podrían presentarse fugaces dosis de optimismo, porque siempre el último mes del año y el primero del siguiente, oscilan los precios y la demanda, pero la transición al nuevo orden petrolero mundial está vigente.

La perforación del proyecto de la producción de esquisto empezó en Estados Unidos en el año 2003, los primeros resultados de producción sólida y abundante empiezan a ser visibles en Estados Unidos a partir del 2010 y ahora el Tio Sam, produce igual que Arabia Saudita. No se trata de una guerra de EEUU contra la Opep, sino que China, Rusia, Argentina y muchos otros países también tienen crudo de esquistos, y China ya empezó a operar para producirlos con el apoyo tecnológico de Shell.

Para los venezolanos no será traumático como para Indonesia, que los pozos se secaron y por eso salió de la Opep. El gobierno fijó para la conducción del presupuesto una cifra de 60 dólares el barril, que no son muy distantes si los precios mundiales por el resto del año y durante el 2015 se sitúan en 70 dólares el barril. Pero si las cifras fueron maquilladas y politizadas, la tragedia financiera será algo así como un holocausto, cuya responsabilidad será totalmente gubernamental, parejo para otros países petroleros de la Opep, que se sobregiraron.

Las cifras petroleras oficiales indican aún que el precio de la cesta venezolana de exportación de 2014 es de 93,73 dólares el barril, lo cual indica que no se han actualizado. Pero el reporte semanal del ministerio de Petróleo y Minería registra 72,80 dólares el barril, unos 21 dolares menos.

Pero no se puede hacer un cálculo lineal, hay que restarle el paquete de exportación a PetroCaribe incluyendo a Cuba, que pasa de 250.000 barriles diarios, porque ingreso físico no ha sido enterado en la tesorería.

Además, China, India y los clientes estadounidenses revisarán los precios en los contratos, donde tendrán que hacer los descuentos correspondientes que han originado la caída de los precios.

Los grandes números indican que desde julio en adelante los ingresos petroleros se han reducido un 30% en relación al año pasado con la caída de 21 dólares en el precio del barril. Además, el precio del crudo del contrato oficial con China para pagar deuda, de unos 300.000 barriles diarios, no son crudos livianos, son de gravedad inferiores y requieren una revisión, como los que vendemos a EEUU a través de nuestros socios.

Para no darle vueltas al tema en asuntos de estadísticas que no están actualizadas, usemos las cifras, de una consulta que hizo la agencia de noticias Bloomberg a la banca de inversión Barclays, la cual respondió que los ingresos de Venezuela por exportaciones petroleros, caerían 10.000 millones de dólares.