JUAN PÁEZ ÁVILA @jpaezavila | Adiós a Víctor Hugo D’Paola

10-7-2017Screen Shot 2017-07-10 at 10.41.10 AM

Como a Pompeyo no lo matará el olvido

Los demócratas que le conocimos y disfrutamos de su amistad y le acompañamos, en algunas de sus luchas por la justicia social y en sus convicciones libertarias, nos arropa un sentimiento de pesar, no sólo porque ya no oiremos sus luminosas palabras en la política y la literatura, aunque va a encontrarse con Pompeyo, en el reino de la inmortalidad, sino también porque sabemos del profundo dolor con que lo despide Mayita, su compañera inseparable en el amor y en las ideas, que ambos sostuvieron y esgrimieron con pasión, firmeza y conciencia a lo largo de sus vidas ejemplares.

downloadUna Vida en la Izquierda, tituló uno sus libros fundamentales en el que narra los acontecimientos trascendentales que le tocó presenciar, desde su juventud hasta nuestros días. Su actuación en la Juventud Comunista y luego en el Movimiento Al Socialismo (MAS) la asumió como un compromiso existencial y con conocimiento teórico acerca de las desigualdades de la sociedad venezolana, que era necesario corregir. Alcanzó las más altas responsabilidades como dirigente político, para cuyas tareas fue llamado o electo para ejecutar, tanto en difíciles circunstancias, como cuando participó en la lucha armada contra el gobierno democrático y Rómulo Betancourt y Raúl Leoni, como cuando después de revisar con sus compañeros de combate, el error histórico en el que habían incursionado, se acogió a la Paz Democrática, durante la Presidencia del Dr. Rafael Caldera, y se desempeñó con eficiencia y rectitud como Diputado y Senador de la República.

Además de luchador incansable, Víctor Hugo reafirmó sus ideas democráticas y civilistas, que lo llevaron conjuntamente con Pompeyo Márquez, Teodoro Petkoff y centenares de dirigentes del MAS, a abandonar sus filas, cuando la mayoría de la última Convención Nacional de ese Partido, decidió apoyar la candidatura del Teniente Coronel Hugo Chávez Frías.

Screen Shot 2017-07-10 at 10.50.22 AMComo una demostración de que había abandonado un Partido Político, pero no sus ideas democráticas y progresistas, intentó como algunos de sus compañeros, crear una organización política acorde con su pensamiento. Las circunstancias del momento no favorecieron el intento, y volcó todas sus energías a contribuir a consolidar una Fundación (Espacio Abierto) para el debate político, y a escribir sus Memorias, recogidas en varios libros de extraordinaria acogida por sus amigos y lectores acerca la historia política contemporánea.

En su vida, como en sus libros, Víctor Hugo nos deja también una estela de su honestidad política y literaria. Vivió de pie para preservar los valores de la política como una actividad decorosa, si no la más, una de las más trascendentes creadas por el ser humano, para servirle a la sociedad con desprendimiento y no por intereses subalternos o personales. Le acompañó también una inquietud por la escritura, cultivó una cultura literaria que le permitió publicar y dejar una obra escrita, para la posteridad. No lo matará el olvido.