Kuczynski responde al Congreso sobre Odebrecht antes de que se debata su destitución

La comisión investigadora Lava Jato lo interrogó durante más de siete horas

El jueves el Parlamento decidirá nuevamente sobre el futuro del presidente

Un día después de que el Congreso admitiese debatir nuevamente la destitución del presidente Pedro Pablo Kuczynski, el mandatario contestó este viernes, durante más de siete horas, las preguntas de seis congresistas de la comisión investigadora Lava Jato sobre su actuación respecto a la constructora brasileña Odebrecht mientras fue ministro del Gobierno de Alejandro Toledo, entre 2001 y 2006. Sin embargo, cuatro de los parlamentarios se mostraron insatisfechos con las respuestas del exbanquero de inversión.

El 22 de diciembre, Kuczynski se salvó de la destitución que impulsó el partido fujimorista Fuerza Popular. La presidenta de la Comisión Lava Jato, la fujimorista Rosa Bartra, había difundido una lista de pagos de Odebrecht entre 2004 y 2012 —por 4,8 millones de dólares— a la empresa Westfield Capital, que era propiedad de Kuczynski, y a otra de su socio chileno Gerardo Sepúlveda, First Capital.

La noche del jueves, horas antes de su declaración a puerta cerrada en el Palacio de Gobierno, circularon más detalles sobre dichos pagos. Un informe confidencial de la Unidad de Inteligencia Financiera, solicitado por la Comisión Lava Jato, documenta los pagos de Odebrecht a las empresas de Kuczynski y Sepúlveda y, también, las transferencias de éstas a cuentas bancarias personales o mancomunadas del presidente peruano entre 2005 y 2017. El monto transferido en ese período asciende a más de tres millones de dólares.

Las firmas prestaron servicios de consultoría a la transnacional mientras Kuczynski se desempeñó como ministro del Gobierno de Toledo y mientras el gigante brasileño negociaba con el Gobierno la concesión para construir la carretera Interoceánica Sur. Por esa obra, Odebrecht supuestamente pagó a Toledo casi cuatro millones de dólares en sobornos, y por ello Perú solicitará a Estados Unidos la extradición del exmandatario.

En octubre y noviembre del año pasado, Kuczynski negó haber recibido dinero de la constructora brasileña para sus campañas electorales, o haber sido contratado como consultor financiero después de ser ministro. Por ello, cuando en diciembre se conoció el listado de pagos, el fujimorismo promovió su remoción.

Al salir de la sesión de preguntas del viernes en el Palacio de Gobierno, los congresistas Humberto Morales,Víctor Andrés García Belaúnde, Karina Beteta y Mauricio Mulder destacaron que los abogados del presidente evitaron que respondiera todas las preguntas.

Pero el congresista de Peruanos por el Kambio (PPK) Gilbert Violeta, dijo a EL PAÍS que el presidente no había sido notificado sobre el informe de la Unidad de Inteligencia Financiera, y como no tenía información sobre lo que se le estaba preguntando se comprometió a verificar el detalle de las operaciones y entregar la información después.

Violeta, uno de los más cercanos colaboradores de PPK, y miembro de la Comisión Lava Jato, añadió que el presidente explicó al detalle, que en el tiempo que fue ministro encargó la gestión (de Westfield Capital) al señor Sepúlveda y durante ese tiempo no tuvieron contacto sobre la toma de decisiones de la empresa.

Mulder, sin embargo, dijo que no creía en la división de funciones entre PPK y Sepúlveda en la banca de inversión. Sigo pensando que este truco de la muralla china no existe, es un invento. Sus respuestas han sido demasiado obvias, refirió a la prensa local.

García Belaunde comentó que no encontró ninguna explicación razonable acerca de los depósitos de Odebrecht mientras Kuczynski fue ministro. “Han sido 140 preguntas, pero (en las respuestas) tampoco hubo mucha sustancia, nada contundente”, añadió el parlamentario de Acción Popular.

El vicepresidente de la Comisión Lava Jato, Humberto Morales, del Frente Amplio (de izquierda) declaró a la emisora Radioprogramas que pedirá que el presidente pase de la condición de testigo -de la comisión- a la de investigado.

A finales de febrero, el exrepresentante de Odebrecht en Perú Jorge Barata declaró a un fiscal peruano sobre los aportes de la empresa a las campañas de Kuczynski, el fujimorismo, el Partido Aprista, al expresidente Ollanta Humala, Toledo, y también hizo donaciones para evitar la destitución de la exalcaldesa de Lima Susana Villarán. Sin embargo, los reflectores están en estos días en Kuczynski, no por los supuestos aportes de Odebrecht en campaña, sino por la relación de sus empresas con la constructora brasileña mientras fue ministro. El próximo jueves debe acudir nuevamente al Congreso que debatirá, otra vez, su destitución por incapacidad moral para seguir gobernando.

La destitución del presidente procede con el voto de 87 de los 130 parlamentarios. Fuerza Popular, el flanco keikista del fujimorismo, aún no anuncia claramente si votará contra Kuczynski, pese a que cada grupo político afectado por las revelaciones en Brasil apunta al contrario para escapar de las evidencias que la Fiscalía recaba de Odebrecht.