La alcaldesa brasileña de los ‘selfies’, a la fuga por corrupción
MundoGERMÁN ARANDA Especial Río de Janeiro 31/8/2015

Screen Shot 2015-08-31 at 4.23.40 PM

La joven de 25 años del estado de Maranhão está en paradero desconocido

Lidiane Leite tiene veinticinco años y la manía de publicar en las redes sociales decenas de ‘selfies’ posando maquillada y presumiendo de una vida lujosa. Tal descripción no convertiría a Lidiane Leite en alguien destacado si no fuera porque es alcaldesa de la ciudad brasileña de Bom Jardim, en el estado de Maranhão, y porque se ha dado a la fuga en cuanto la policía federal le acusó de desviar casi um millón y medio de euros que han desaparecido de una escuela pública de la localidad.

La denominada operación Edén desveló la implicación de la joven Leite, foragida desde la semana pasada, en este bochornoso acto de corrupción y un juez del Estado ha decretado que si no se entrega para este martes se hará efectiva una orden de arresto internacional.

Los fiscales que lideran la investigación aseguran que la joven gobernaba la ciudad con su móvil, comunicándose tan sólo por Whatsapp con sus asesores y que se fue a vivir a la capital del estado, Sao Luis de Maranhao, que se encuentra a unos 275 kilómetros de la localidad de Bom Jardim. Además de los desvíos destinados a obras públicas de trece escuelas, la alcaldesa habría timado a 16 agricultores, a los que prometió 5.000 euros anuales que nunca les pagó. La localidad, de 40.000 habitantes, tiene una renta media de 193 reales (unos 50 euros) por persona.

En las redes sociales, presumía de su tren de vida, ya fuera brindando con ‘champagne’, posando con su ‘personal trainer’ o paseando en moto acuática con sus amigos: “Compro lo que quiero. No me importa nada lo que piensen. Un besito para los envidiosos“. Criada en una familia humilde y vendedora de leche en los aledaños de su casa durante su infancia, presumía recientemente de su festín de compras a pesar de que São Luis de Maranhão es uno de los estados más pobres del país: “Antes de ser alcaldesa yo era pobre, tenía un Land Rover. Ahora tengo un SW4, Pero tendría que haberme comprado un coche más caro porque gracias a Dios hay dinero de sobra”.

La alcaldesa asumió el cargo de forma accidental, pues a su novio, Beto Rocha, que era el candidato original, el Tribunal Superior Electoral le prohibió presentarse a las elecciones por sospechas de corrupción a 24 horas de que se abrieran las urnas. En su lugar, se presentó su novia y se impuso en los comicios.

Después, Leite fue apartada momentáneamente de su cargo hasta en tres ocasiones, siempre por indicios de corrupción. La Policía Federal pasó el nombre de Lidiane a la Interpol, que aceptó el registro, y ha pedido colaboración a los vecinos de la región para que ayuden a encontrarla y ha avisado a los que colaboren escondiéndola que serán acusados de participar en organización criminal.

“Era demasiado joven e inexperta”, declaró a la BBC el abogado de la alcaldesa Carlos Barros. “Le faltaba confianza y delegaba muchas funciones en su marido”, completó. Diez días después de su desaparición, la alcaldesa sigue en paradero desconocido y su número dos ha asumido el mandato de la ciudad temporalmente. Antes de huir, no obstante, Leite aseguró en un acto público en la plaza del pueblo: “No me importa, quiero que se investigue y se castigue al responsable, si es que lo hay (…) estoy con la cara limpia para mejorar esta ciudad”. Y acto seguido desapareció de la ciudad, del Facebook y del Instagram.