Share this:

" />
LA CONFERENCIA POLÍTICA DEL PSOE Susana Díaz: “No lo estamos haciendo bien”

 Madrid El País 9 NOV 2013

Screen Shot 2013-11-09 at 8.59.03 PM

La presidenta andaluza levanta al auditorio del PSOE con un discurso autocrítico
Descarta la ruptura con el PSC pero pide acabar con las ambigüedades sobre España

Con el discurso probablemente más autocrítico hecho por un dirigente del PSOE hasta la fecha, la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, ha puesto en pie este sábado a las más de mil personas que llenaban el auditorio del Palacio de Congresos de Madrid en el primer día de debates de la Conferencia Política del partido. “No lo estamos haciendo bien”, ha dicho Díaz. Y también: “Hay cosas que son evidentes: es evidente que tomamos decisiones en un momento determinado que nos alejaron de nuestra base social. Nosotros mismos no nos reconocíamos. Hay brechas que no se han terminado de cerrar. Con sinceridad, no estamos bien”.

Screen Shot 2013-11-09 at 8.57.25 PMInterrumpida por los aplausos constantemente, la presidenta andaluza ha afirmado que su partido no tiene en este momento “el pulso de lo que sienten y dicen” los ciudadanos que se manifiestan en las calles contra las políticas del PP, que se “refugian en mareas y plataformas” porque el PSOE no “responde a lo que necesitan”. El objetivo prioritario ahora, ha repetido, es recuperar esa base social. “Estamos malgastando energía entre nosotros cuando miles de ciudadanos salen a la calle a defender lo que lleva sello socialista. Aún no hemos sido capaces de construir ese proyecto transformador que España necesita”, ha insistido.

Y, paradójicamente, ese discurso tan crítico ha generado un entusiasmo total en el auditorio. Quizá porque, a la vez que señalaba lo mal que, en su opinión, lo está haciendo el PSOE, Díaz ha asegurado que, si se rectifica a tiempo, la victoria está asegurada. “Queremos rectificar errores y actualizar el mensaje. Tenemos la responsabilidad de recuperar la credibilidad. Millones de ciudadanos necesitan al PSOE y nos necesitan ya. ¡El PSOE tiene que ser hoy el partido de la esperanza!”, ha clamado.

En un discurso sin papeles, Díaz ha hablado de los jóvenes que se tienen que ir de España a buscar trabajo, de los dependientes que se mueren sin recibir la ayuda pública a la que tienen derecho, de los recortes en educación, de los problemas de los inmigrantes… Y ha concluido que todo eso tiene arreglo si el PSOE cambia de actitud y se convierte en un partido “reconocible, con ideas claras”. “Que sepamos quiénes somos y qué queremos”. Ahí ha aprovechado para introducir la única referencia al debate sobre las primarias y el liderazgo socialista: “Os pido que pongamos los intereses de los ciudadanos por delante de los intereses del partido”. “Y por delante de los intereses individuales de los miembros del partido”, ha apostillado, arremetiendo contra el “ruido mediático” y el “ruido interno” sobre las primarias.

La presidenta de Andalucía ha hecho un hueco para el debate territorial, con un mensaje de doble lectura: por una parte, ha mandado todo su “afecto”, “cariño”, “comprensión” y “apoyo desde la discrepancia” a Pere Navarro, presente en el auditorio, y a todo el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC). “Estamos con vosotros, sois fundamentales, os necesitamos en el proyecto socialista”, le ha dicho -entre más aplausos-, descartando la ruptura con el PSC que un sector del PSOE reclamapor la deriva soberanista en Cataluña.

Screen Shot 2013-11-09 at 8.57.40 PMPero, al tiempo que se mostraba partidaria de mantener la relación con el PSC (partido que ha abrazado el “derecho a decidir” de los catalanes), Díaz ha hecho una defensa cerrada de la unidad de España y ha pedido renunciar a las ambigüedades: “Tenemos un proyecto común y ese proyecto se llama España. Ahí tenemos que estar todos los socialistas, todos. Nadie puede echarnos de la defensa de la Constitución. Que los ciudadanos no se desconcierten, que cuando nos miren sepan que hay un partido que defiende a España y su unidad, porque nosotros no nos podemos permitir que el PSOE cree desconcierto e inseguridad entre los ciudadanos”, ha dicho. La dirigente socialista ha defendido la reforma constitucional que promueve su partido para dar singularidad a Cataluña, pero siempre que obtenga “el mismo consenso que en 1978″ y que no dé lugar a a “discriminación”. “Todos tenemos que estar cómodos [en esa Constitución], todos”.  La respuesta del primer secretario del PSC, Pere Navarro, ha llegado casi inmediatamente. “La mano tendida es mutua”, ha contestado.

Screen Shot 2013-11-09 at 8.57.53 PMDíaz ha querido mostrar expresamente el “apoyo” de la federación socialista de Andalucía (la más numerosa y poderosa) al secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, y a la ejecutiva federal. Un apoyo, ha precisado, “para impulsar los cambios que este partido necesita para volver a ser reconocible ante la gente. Desde la unidad”. “No esperemos a que falle la derecha, tenemos que ganar por nosotros mismos, por nuestro proyecto. Eso no son solo primarias, son muchas más cosas. Estemos a la altura”, ha insistido, refiriéndose de nuevo a la gente que se manifiesta en la calle. “Tenemos una oportunidad, no les fallemos”, ha terminado Díaz, quien en su toma de posesión, el pasado septiembre, se declaró “heredera” política de José Luis Rodríguez Zapatero.

Después de Susana Díaz ha hablado Javier Fernández, presidente de Asturias (el otro único gobierno autonómico que el PSOE conservó después de 2011). Fernández ha abogado por la intervención del Estado en la economía, como símbolo del socialismo clásico frente al liberalismo; ha pedido a los militantes que se sientan orgullosos de las siglas del PSOE, y después se ha centrado en la defensa de la unidad de España, aunque matizando el concepto: “La España de los símbolos y las banderas nos importa menos que la de los hombres y mujeres que trabajan, ríen y lloran en ella. Nos importa la caja única de la Seguridad Social, que no es una España tan heroica, tan épica, pero es más integradora y más fraterna, más solidaria. ¡Esa es nuestra España!”, ha resumido, cosechando un gran aplauso.

“Somos menos partidarios de las identidades fuertes que de las identidades múltiples. Las identidades se suman, no se restan”, ha añadido el presidente asturiano, sin mencionar directamente el debate sobre la independencia en Cataluña. Su identidad, ha afirmado, es la de “español, asturiano y socialista”. “En la nación de los socialistas nunca pueda haber un extranjero interior”.

Fernández ha señalado que el objetivo del PSOE debe ser “rescatar el estado social y devolver la esperanza” a la gente; y para eso la gente tiene que tener algo claro: “quiénes somos, de dónde venimos y sobre todo adónde vamos”. Para preparar el futuro ha apelado al pasado: “Ya lo hicimos hace años. Vamos a hacerlo otra vez. Si no, es que ya no somos los mismos”.

La vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, ha hecho por su parte un discurso de reivindicación de las “raíces” del partido, “que están profundamente vivas”, y ha asegurado que será ese regreso a los orígenes la que devuelva “credibilidad” a los socialistas. “El proyecto es todo. Al PSOE le ha ido bien cuando ha tenido un proyecto claro. Cada vez que buscamos votos abandonando nuestra razón de ser perdemos las dos cosas: el proyecto y los votos. Tenemos que olvidarnos de maquillajes”, ha dicho.

Screen Shot 2013-11-09 at 8.58.09 PMIniciando varios de los párrafos de su discurso con la frase “agrupémonos todos” del himno de La Internacional, Valenciano también ha hecho autocrítica, aunque matizando: “Nuestros aciertos son muchos, los errores son muchos menos”. Y ha reclamado la unidad del PSOE: “Este es el espíritu de la Conferencia Política: proyecto, unidad y mucha solidaridad con la gente que está fuera. Al servicio de la gente, al servicio de España”.

Sobre el conflicto territorial y Cataluña, la número dos del PSOE ha afirmado que “el futuro no se construye con muros sino con puentes”, y que el PSOE “no va a ignorar las singularidades de esta España tan compleja”. Su apuesta frente al desafío independentista es “el Estado federal”: “Que las personas tengan los mismos derechos y todos los pueblos se sientan reconocidos como tales”. Los socialistas, ha añadido, no aceptan ni “carnés de españolidad del PP” ni “certificados de catalanidad” de los nacionalistas catalanes.