La oposición denuncia un golpe de Estado en Venezuela
Caracas

El Tribunal Supremo, controlado por el chavismo, deja sin competencias a la Asamblea Nacional

La oposición venezolana ha acusado este jueves al presidente Nicolás Maduro de llevar a cabo un “golpe de Estado”, después de que el Tribunal Supremo —controlado por el chavismo— decidiese retirar las competencias a la Asamblea Nacional (el Parlamento), con mayoría de la oposición. “”Es un golpe de Estado, y quiero que el mundo nos ayude y los medios nos ayuden a decirlo con todas sus letras: en Venezuela Nicolás Maduro dio un golpe de Estado”, ha declarado el presidente de la Asamblea Julio Borges. El diputado, que calificó el fallo como “basura” ha asegurado además que desconoce al máximo tribunal del país debido a que, afirmó, sus magistrados fueron elegidos “para gobernar fuera de la Constitución”. También el líder opositor Henrique Capriles, gobernador del Estado de Miranda y excandidato presidencial, ha calificado la maniobra del Supremo como un “golpe de Estado”.

Screen Shot 2017-03-30 at 12.57.31El miércoles por la noche, el Supremo decidió vaciar de competencias a la Asamblea Nacional por considerar que esta está en “desacato”, según determinó el propio tribunal el año pasado después del incumplimiento de varias sentencias. Este fallo marca ahora que sea el Supremo quien asuma las competencias que hasta ahora tenía la Asamblea Nacional para “garantizar el Estado de derecho”. El dictamen es un golpe fulminante para el Legislativo. Hace dos días, el Supremo arrebató a los diputados opositores la inmunidad parlamentaria y concedió atribuciones especiales al presidente Nicolás Maduro en materia penal, militar, económica, social, política y civil. “Me están facultando con un poder habilitante especial para defender la institucionalidad, la paz, la unión nacional y rechazar amenazas de agresión o intervencionismos contra nuestro país. Esta es una sentencia histórica”, dijo el mandatario venezolano.

El Supremo venezolano argumenta en su sentencia, por ejemplo, que el desacato se ha producido porque se han incorporado a la Asamblea tres de los cuatro diputados del Estado de Amazonas (sur de Venezuela) cuya investidura había sido impugnada.

El Parlamento venezolano instó además este jueves a los militares a romper el silencio frente a lo que denunció como una “ruptura” constitucional por parte del presidente Nicolás Maduro. “La Fuerza Armada venezolana no puede seguir callada frente a la ruptura de la Constitución. Sabemos que la inmensa mayoría de los oficiales (…) están en contra del caos que sucede en Venezuela”, dijo Julio Borges.

Falta de independencia

Unas 45 ONG venezolanas ya habían alertado sobre las decisiones del Supremo, después de la retirada de la inmunidad parlamentaria. “Rechazamos el control constitucional ejercido por un Tribunal Supremo de Justicia, carente de independencia, que ha permitido el ejercicio de facultades ilimitadas por parte del poder Ejecutivo y la interpretación arbitraria del texto constitucional, reiterando el actual poder dictatorial del presidente de la República”, dijeron el martes las ONG en un comunicado.

Muchos interpretan que la sentencia es una reacción al intento de la Organización de Estados Americanos (OEA) de activar la Carta Democrática Interamericana, que ha apoyado la Asamblea Nacional. Maduro advirtió el martes, tras conocer los resultados del debate en el organismo internacional, que ejecutará una agenda ofensiva en “defensa de los pueblos”.

El Supremo, que se ha encargado de ir invalidando las decisiones del Parlamento, deja ahora a los diputados opositores en manos del chavismo, que ha acusado a los asambleístas de traición a la patria por apoyar al secretario general de la OEA, Luis Almagro.