La oposición venezolana apuesta por la condena simbólica a Maduro ante la crisis
Caracas

Ante el fracaso del diálogo, el Parlamento reinició este proceso, último paso de los opositores para intentar la destitución del presidente antes del 10 de enero

La Asamblea Nacional (AN) de Venezuela, con los votos de la bancada mayoritaria de oposición, aprobó este martes en la tarde la declaración de responsabilidad política del presidente Nicolás Maduro por la aguda crisis socioeconómica que enfrenta el país. La declaración es el punto de partida del último camino institucional que, tras el bloqueo del referendo revocatorio, les queda a los opositores para intentar la destitución de Maduro antes del 10 de enero, fecha límite prevista en la Constitución para convocar a unas nuevas elecciones presidenciales.

El pasado octubre el Parlamento inició el debate sobre la responsabilidad política del mandatario venezolano. Las discusiones se congelaron en noviembre para facilitar las gestiones que representantes de la Santa Sede y de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) llevaban entonces adelante con el objetivo de comenzar una mesa de diálogo que, luego de varios amagos, parece a punto de naufragar en este momento.

Ante el fracaso de las conversaciones, el Legislativo reinició el proceso para atribuir a Maduro la responsabilidad política de la crisis. Aunque, con la mayoría absoluta de la que ahora dispone la oposición, el Parlamento puede emitir votos de censura para separar de sus cargos a los ministros del Gabinete y al vicepresidente, no ocurre así con el presidente de la República. Sin embargo, lo que buscan los diputados de oposición con esta declaración es allanar los pasos para certificar antes del 10 de enero el “abandono del cargo” del presidente, una posibilidad prevista en el artículo 233 de la Constitución vigente.

El 10 de enero es, también según la Constitución, la última fecha en la que una “falta absoluta” -en términos jurídicos- del primer mandatario debería suplirse con un llamado a elecciones para escoger a quien finalizaría lo que resta del período presidencial, hasta enero de 2019. Después de esa fecha, correspondería al vicepresidente -hoy, Aristóbulo Istúriz, ficha del oficialismo- completar el sexenio.

La sesión de este martes empezó con el ya habitual asedio del Palacio Legislativo, en pleno centro de Caracas, por parte de grupos de base chavistas que repudian la actual conformación del parlamento.

Aunque desde la propia convocatoria de la sesión se sabía que el acuerdo para declarar la responsabilidad política de Maduro era el punto único de agenda, la bancada oficialista solo decidió abandonar el hemiciclo en señal de protesta cuando hizo evidente que la oposición llevaría a cabo su propósito.

Después de diversas intervenciones de diputados de oposición, que duraron un poco más de dos horas, los presentes aprobaron por unanimidad un acuerdo en el que se proclama “la responsabilidad política del presidente de la república por grave ruptura del orden constitucional y democrático, la violación de derechos humanos y la devastación de las bases económicas y sociales de la nación que ha llevado a cabo”.

El Parlamento pide a los órganos del poder ciudadano  -formado en Venezuela por la Fiscalía, la Contraloría y la Defensoría del Pueblo- iniciar los trámites para abrir un antejuicio de mérito al presidente Maduro.

Se espera que el Ejecutivo utilice de nuevo al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que controla, para contrarrestar los recientes actos del Parlamento. En octubre pasado el TSJ declaró a la Asamblea Nacional en desacato e írritas todas sus decisiones.