Share this:

" />
La oposición venezolana pide en EE UU una actitud más firme hacia Maduro -EL PAÍS 5 JUNIO 2013

La diputada María Corina Machado denuncia, en una entrevista para NTN24 y EL PAÍS , la ausencia de solidaridad en la región ante la denuncia de fraude

La diputada María Corina Machado no está dispuesta a que en América Latina se olviden las denuncias de la oposición venezolana sobre el triunfo fraudulento del candidato del oficialismo chavista, Nicolás Maduro, en las elecciones presidenciales de su país el pasado 14 de abril. En este empeño por remover la conciencia de los Gobiernos de la región que han callado ante las supuestas irregularidades contra las que clama el partido del líder opositor, Henrique Capriles, varios de sus miembros están recorriendo el continente para insistir en la falta de legitimidad del actual presidente de Venezuela. En el ejercicio de esta “diplomacia parlamentaria”, como se ha bautizado a esta misión, Machado se ha reunido a comienzos de esta semana en Washington con la subsecretaria de Estado para América Latina, Roberta Jacobson, y con miembros del Congreso de EE UU para recabar su solidaridad.

El silencio de las democracias de esta región, como Chile, Brasil, México o EE UU ensordece a los venezolanos”

“Hemos venido a Washington atendiendo las invitaciones que recibimos de nuestros colegas parlamentarios que han tenido la firmeza, la valentía y la coherencia ética de alzar la voz por los valores que compartimos, lo cual no ha ocurrido con los Gobiernos de nuestro hemisferio”, explica Machado durante una entrevista grabada para el programa del canal NTN24 Club de Prensa, que dirige Juan Carlos Iragorri, realizada conjuntamente con EL PAÍS. La diputada señala que en estos encuentros, que incluyen a la estrella emergente del Partido Republicano, Marco Rubio, “no se han obtenido compromisos concretos” pero que se siente “satisfecha de las posibilidades de acciones específicas que puedan surgir de esta colaboración”.

Machado se lamenta de la falta de solidaridad internacional ante la situación que se vive en su país. “Ningún Gobierno de América Latina ha alzado su voz con firmeza y claridad. El silencio de las democracias de esta región, como Chile, Brasil, México o EE UU ensordece a los venezolanos”, subraya la diputada venezolana, que echa de menos “mayor firmeza” por parte de la Administración Obama ante el régimen de Maduro.

EE UU no ha reconocido el resultado electoral oficial venezolano, pero tampoco ha criticado de manera abierta la situación que se vive en ese país, manteniendo la política de no confrontación, e incluso de indiferencia, que las dos últimas Administraciones estadounidenses mantuvieron frente a Hugo Chávez, una estrategia política que no convence a Machado. “En algunos países ha existido la presunción de que si actúan y  alzan su voz puede ser contraproducente y dar lugar a una reacción por parte de Venezuela en la línea de que se trata de un intento de influir en la política interna de otros países. Pero en la diplomacia de hoy en día ya no es posible confundir injerencia con responsabilidad en materia de democracia”.

En algunos países ha existido la presunción de que si actúan y alzan su voz puede ser contraproducente y dar lugar a una reacción por parte de Venezuela en la línea de que se trata de un intento de influir en la política interna de otros países. Pero en la diplomacia de hoy en día ya no es posible confundir injerencia con responsabilidad en materia de democracia”

La diputada opositora ha blandido en Washington la Carta Democrática Interamericana, firmada por los miembros de la OEA que obliga a los países signatarios a denunciar la violación de las prácticas democráticas de los Estados de la región. “No hay duda de que Venezuela ha incumplido la Carta, pero también lo han hecho el resto de los países que no han velado por su compromiso de denunciar lo que ocurre en mi país. Por mucho menos salieron todos corriendo por lo que ocurrió en Paraguay [moción de censura al Gobierno de Fernando Lugo] u Honduras [golpe de Estado en 2009]”.  Jacobson puso en duda que apelar a la Carta sea la vía más adecuada para “generar un diálogo” en Venezuela.

La visita de la diputada a EE UU se produce en medio de una profunda crisis de credibilidad del Gobierno de Maduro que, a la negativa de la oposición a reconocer su victoria, suma el desabastecimiento de productos básicos y una lucha interna dentro del chavismo. “Venezuela está controlada por una triple crisis. La de legitimidad y la social y económica que cada día se exacerba. Esto hace que el país sea prácticamente ingobernable, producto de sus propios errores. Son ellos quienes han destruido las instituciones y han minado la confianza en su capacidad de gobernar”, indica Machado.

Ante las disyuntivas que se plantean para enfrentar esta situación de aparente desmoronamiento político, social y económico, Machado muestra una obstinación por derrotar al chavismo por las vías exclusivamente democráticas. “Nosotros exigimos y defendemos la vía institucional para lograr que la verdad de la mayoría de los venezolanos se imponga y por eso hemos agotado todas las instancias que existen. Tenemos un mandato de la mayoría que votó el 14 de abril para exigir que su decisión se respete. Eso se hace con la fuerza ciudadana, con la presión institucional y buscando el apoyo de los demócratas del mundo”, defiende la diputada.

Hemos subestimado la complejidad del sistema de apoyos que están detrás del chavismo y de Maduro. No estamos hablando sólo de Cuba, sino de intereses económicos y negocios inconfesables que han hecho de Venezuela una gran oportunidad”

La obsesión por derrotar al chavismo no impide a Machado reconocer algunas de las virtudes que han hecho que Maduro se mantenga en el poder. “Hemos subestimado la complejidad del sistema de apoyos que están detrás del chavismo y de Maduro. No estamos hablando sólo de Cuba, sino de intereses económicos y negocios inconfesables que han hecho de Venezuela una gran oportunidad y que ahora ven en un cambio de Gobierno un costo para sus operaciones, Maduro ha mantenido alegres y bien alimentados a esos sectores, pero su capacidad de chantaje se ha ido gastando”, advierte Machado.

La oposición -partido electo para sus integrantes- piensa mantener su estrategia de insistir en la falta de legitimidad del Gobierno de Maduro en los próximos meses. “Entendemos la contienda que se presenta en los siguientes comicios como parte del proceso político que se expresó en 14 de abril y que no podemos abandonar. Si el ciudadano que entonces votó y se arriesgó cree que hemos pasado página puede sentirse abandonado. De modo que vamos a seguir exigiendo que esa mayoría y esa verdad se hagan realidad. La contienda que se avecina no es sólo de concejales y alcaldes, es una lucha existencial”, asegura Machado.