La oposición venezolana protesta unida con las ollas vacías

LUDMILA VINOGRADOFF / CORRESPONSAL EN CARACAS 24/1/2015Screen Shot 2015-01-24 at 7.39.53 PM

Screen Shot 2015-01-24 at 7.36.41 PM

La participación fue masiva y los manifestantes en colectivo pidieron la renuncia del presidente Nicolás Maduro

La alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática, MUD, tuvo hoy su prueba de fuego con la convocatoria de la marcha «Ollas Vacías» para protestar por la penuria de la crisis económica. La participación fue masiva y los manifestantes en colectivo pidieron la renuncia del presidente Nicolás Maduro.

Tras las críticas que había recibido la MUD por la desunión de sus miembros, algunos de los cuales han pactado con el gobierno para ocupar cargos en el Tribunal Supremo de Justicia y el Consejo Nacional Electoral, y la inacción ante el deterioro del país, el bloque de la oposición se relanza con más bríos y fuerza, zanjando sus diferencias y mostrándose unida.

Su agenda de protestas y movilizaciones comenzó este sábado con buen pie. Por ser la primera manifestación, la participación de los simpatizantes fue bastante nutrida. El zócalo de Chacaíto en Caracas con capacidad para 12.000 personas estuvo a tope y se desbordó hacia las calles aledañas.

Los manifestantes marcharon a Chacaíto desde tres puntos de la ciudad encabezados por los diferentes dirigentes de la MUD como su secretario ejecutivo Chúo Torrealba. También se destacaron la ex diputada María Corina Machado, el gobernador de Miranda Henrique Capriles, el alcalde metropolitano Antonio Ledezma y otros.

Varios piquetes de policías y tanquetas antimotines fueron colocadas de manera provocativa y retadora en las calles para impedir el paso de los manifestantes. Sin embargo, todo transcurrió de manera pacífica y no hubo agresiones. Las pancartas pidiendo a viva voz «RENUNCIA MADURO» circularon por las calles y no fueron impedidas por las fuerzas de seguridad.

«Ni el gobierno ni los infiltrados pudieron impedir la Marcha de las Ollas Vacías», dijo Torrealba en la tarima de oradores. Su discurso fue emotivo, lleno de esperanzas y motivador. “Venezuela hoy está unida, unida como estuvo en enero de 1958”.

Torrealba añadió: “no habrá solución a la escasez mientras exista un modelo económico que lo que produce es miseria”. Tampoco habrá cambios “mientras exista un régimen político que brinde impunidad a ineficientes y corruptos”.

“Nos une el descontento: en el barrio y en la urbanización, en los sectores populares y la clase media. A quienes votaron por el oficialismo y quienes lo enfrentamos nos hermana hoy una común convicción. No hay derecho a que estemos pasando las penurias y necesidades que hoy degradan nuestra vida”, dijo.

Por su lado, Henrique Capriles dijo que «a esta hora hay miles de venezolanos en cola para comprar harina, pañales o jabón. Esa es la realidad que Nicolás quiere esconder. Así será el miedo que el gobierno tiene a que el pueblo se exprese, que hoy Nicolás se levantó temprano para hacer un operativo en la avenida Bolívar y dar un show por televisión. Parece que tendremos que anunciar movilizaciones todos los días, para a ver si aparece la comida, los pañales y las medicinas».