Laureano Márquez | ¡Puntofijismo! 7.1.16

Screen Shot 2016-01-09 at 10.04.17 AMUna mala palabra recorre la Asamblea Nacional: puntofijismo, puntofijista. Ha vuelto el puntofijismo, dicen los partidarios del oficialismo, anunciando el advenimiento de Satanás. La palabra se ha convertido en un insulto, en una manera de descalificar. La gente ni siquiera sabe qué es el pacto de Punto Fijo, por qué lleva ese nombre, dónde se firmo, quiénes lo firmaron, pero nadie quiere ser tildado de puntofijista, nadie quiere ser tan vil. Chávez dijo alguna vez que el puntofijismo era la maldad fundacional de la también bautizada por él como IV República y bastó y sobró.

Después del Acta de Independencia el Pacto de Punto Fijo es el documento político más importante que se ha firmado en el país. Fue un acuerdo para la consolidación de la democracia luego de las diferentes dictaduras que padeció el país. Venezuela no había conocido la democracia, ni el voto universal directo y secreto (salvo con la elección de Rómulo Gallegos y antes de él, Yolanda Leal, una miss que fue escogida también por el pueblo, así comenzó la democratización de la belleza -toma nota, querido Osmel-). El país salía de 9 años de dictadura con asesinatos, torturas, cárceles y exilios. Los factores políticos del momento: AD, COPEI y URD (el Partido Comunista no lo firmó) suscribieron un acuerdo para la gobernabilidad del país, pensándolo más allá de sus egoísmos personales y de las cuentas pendientes que todas estas fuerzas arrastraban del pasado. Pensaron que era necesario hacer un sacrificio común, un pacto que colocara a Venezuela y su democracia por encima de las ambiciones egoístas porque se dieron cuenta que para gobernar un país, primero debe haber país que gobernar y acuerdos sobre normas y principios. Es muy difícil reinar sobre ruinas.

¿Qué encontramos en el Pacto de Punto Fijo? Expresiones como:

inteligencia, mutuo respeto, cooperación, tregua política, ponderación comprensiva, afirmación de la República, organización de la Nación venezolana, libertad efectiva del sufragio, gobierno de unidad nacional, programa mínimo común, espíritu de unidad, sinceridad política, equilibrio democrático, honestidad administrativa, constitucionalidad estable, convivencia interpartidista

Fue un momento muy lúcido que hizo de Venezuela una tierra de promisión y esperanza por muchos años, amén de una de las pocas democracias estables del continente. De este acuerdo, de las palabras que se asumieron con sinceridad política, en cierta forma, venimos nosotros los que aún no habíamos nacido, de la convicción de unos líderes que entendieron con torturas, persecuciones y dolores, que solo los acuerdos hacen funcionar a las naciones.

¿No será que estamos necesitando con urgencia un nuevo Pacto de Punto Fijo, con perdón de la mala palabra?

¿Serán capaces nuestros líderes de tener la grandeza suficiente para pensar en el venezolano que está en el vientre de la señora que esta mañana hizo varias horas de cola en el mercado buscando desde ya pañales?

Venezolanito que vienes
al mundo te guarde Dios.

===

Viernes 18 de Diciembre de 2015

Vamos a ver, el término “democracia” proviene de la unión de dos vocablos del griego antiguo: (que puede traducirse como «pueblo») y (que puede traducirse como «poder»). La democracia viene a ser entonces aquel sistema en el que el pueblo decide su destino político (entendiendo política como gobierno de los asuntos comunes). ¿Cómo se logra esto? En la antigua Grecia era más sencillo porque no todo el mundo era demos, solo un contado número de personas era considerada ciudadanos con derechos políticos. Este demos se reunía en asamblea en la plaza pública, llamada “ágora”. En la plaza de Atenas cabían todos los ciudadanos, pero hoy no puede todo el pueblo reunirse en un solo lugar, porque no hay espacio que pueda contener a tanta gente y menos dar un derecho de palabra para que 30 millones de personas hablen. Nunca se podría gobernar así, por eso se inventó la idea de la representación popular y las elecciones.

La idea de democracia evolucionó a lo largo de la historia. No siempre votaban todas las personas. Se excluía a mucha gente por razones de sexo, color de piel, alfabetización o riqueza. Una de las grandes conquistas de la democracia moderna es lo que se llama el voto universal, directo y secreto. ¿Qué quiere decir universal? Pues que no hay discriminaciones, más allá de las limitaciones de las leyes, como por ejemplo, la edad del votante. ¿Qué es directo? Que usted decide directamente la elección. Esto es: usted no elige a nadie para que decida su voto, sino elige directamente la opción de su preferencia, sin intermediaros. Por último, ¿qué es secreto? Secreto significa que nadie sabe por quién voto usted, para que mañana nadie le venga a decir por ejemplo: “te quito el pernil navideño porque votaste en mi contra”.

¿Cuál es la esencia de la democracia moderna? La esencia de la democracia moderna es la siguiente: como no todos los ciudadanos de un país pueden reunirse en un lugar, como quedo dicho, se inventó una cosa que se llama democracia representativa, esto es: el pueblo, o sea los ciudadanos votantes, eligen representantes que ellos consideran son expresión de sus opiniones y puntos de vista.

El que tiene mayoría forma gobierno (mayoría es el que tiene más votos y el que tiene menos votos se llama “minoría”, vienen de las palabras mayor y menor), pero esto no significa que la minoría queda excluida. Un rasgo de la democracia moderna es que las distintas minorías tienen peso y sus opiniones deben ser respetadas y sus derechos también. Ello se logra, fundamentalmente, por algo que se inventó un señor francés llamado Montesquieu. Lo que este hombre decía es que el Estado, concebido para defender a los hombres, no siempre lograba tal defensa porque la acumulación de poder lleva invariablemente al abuso y la opresión. Para evitar esto, se le ocurrió la idea de que el poder debe estar dividido y no concentrado en una sola persona, como era el caso de la monarquía, donde uno solo legisla, juzga y gobierna. O sea, recapitulando: que según Montesquieu, el que hace las leyes no debe ser el mismo que juzga sobre ellas y quien ejerce el gobierno debe ser diferente de los otros dos. Así, nadie tiene tanto poder como para pisotear la libertad ciudadana, porque el contrapeso del poder hace que ninguno se imponga y que todos de controlen mutuamente.

Si bien el gobierno lo ejerce un hombre, que es electo y selecciona un equipo, la ilustración francesa, inspirada en el sistema inglés, diseñó la existencia de un cuerpo colegiado donde tuviese cabida la representación de todas las corrientes políticas del país. A eso llamamos Parlamento, viene de “parler”, es decir hablar (en francés). En el parlamento, congreso, asamblea o como se llame, está la representación de los ciudadanos para controlar a los otros poderes, pero sobre todo, para hacer leyes que rijan la acciones del poder ejecutivo. ¿Por qué es un cuerpo colegiado? Es un cuerpo colegiado porque se supone que los que piensan diferente deben discutir y ponerse de acuerdo por el bien de la nación. Por ello discuten y luego votan y deciden.

Esta es la mejor fórmula que se ha encontrado para hacer valida la frase de la ilustración de que “la soberanía reside en el pueblo” ¿Qué quiere decir esa frase? “La soberanía reside en el pueblo” quiere decir, que el pueblo es el jefe, el que manda, el que decide. No es ya un hombre, sino todos los ciudadanos.

Cuando el pueblo vota, en democracia, nada ni nadie está por encima de eso. ¿No sé si me explico? Ok. Voy de nuevo: Vamos a ver, el término “democracia” proviene de la unión de dos vocablos del griego antiguo: (que puede traducirse como «pueblo») y (que puede traducirse como «poder»). La democracia viene a ser entonces…