Share this:

" />
Lenguaje y estilo – ALEXIS MÁRQUEZ RODRÍGUEZ
Viernes 8 de Noviembre de 2013  |  TalCual

Screen Shot 2013-11-08 at 10.04.00 AMÚltimamente se ha hablado mucho sobre el lenguaje, en especial el del ámbito político. Se ha destacado que Chávez impuso un lenguaje procaz, violento y cuartelario. Un lenguaje que los chavistas se apresuraron a copiar, como una manera de identificarse con el caudillo. Y muerto este, Maduro y sus adláteres han continuado imitándolo, pero haciéndolo más patente y acreciéndolo en su agresividad.

Mucho de lo que se dice sobre el lenguaje de Chávez y los chavistas es cierto. Sin duda que se ha venido imponiendo un lenguaje chavista, caracterizado, entre otras cosas, por los erroresgramaticales derivados de la ignorancia, y por la procacidad, lo escatológico y la profusión del insulto como expresión cotidiana, rasgos que en boca de un alto funcionario, como elpresidente de la República, adquieren mayor relevancia y, por supuesto, mayor gravedad.

Sin embargo, se ha exagerado un poco, cayendo mucha gente, quizás sin darse cuenta, en una especie de nominalismo, traducido en darle al lenguaje más importancia de la que enrealidad tiene, que, desde luego, es mucha. Hay una tendencia a mostrar lo inapropiado y execrable del lenguaje presidencial como el más grave síntoma de un mal gobierno, y hasta se hallegado a afirmar que quien no conoce su idioma, y por ello lo emplea mal, no está capacitado para gobernar.

Algo de esto es cierto. Pero no es la ignorancia del idioma lo que descalifica para las altas funciones de gobierno, sino que tal ignorancia no va sola, que es parte, sin duda la más notoria, de una ignorancia general, de una incultura que, ciertamente, entorpece el desempeño de un cargo como la presidencia y algunos otros.

No es, pues, el lenguaje el principal problema que el actual gobierno plantea.

Ese lenguaje es, en realidad, parte, entre muchas otras, de algo más general, que es el estilo, definido este como “Modo, manera, forma de comportamiento (…)” (DRAE). Cómo habla elpresidente, cómo se expresa cotidianamente, es parte, ciertamente, del “modo, manera, forma” de gobernar. El “comportamiento” es lo esencial, lo que define al gobernante, y ese“comportamiento” se manifiesta de muchas maneras. El lenguaje es solo una de ellas.

El lenguaje es, en este aspecto, un síntoma. En él se expresa el sentido que para el gobernante tiene la majestad del poder. Si un presidente, como es el caso evidente de Maduro, y como lo fue el de Chávez, no tiene la más elemental noción de eso que se llama la majestad del poder, su comportamiento será execrable, indigno, abominable, y su lenguaje lo pondrá en evidencia.