Lula hizo tráfico de influencias a favor de Odebrecht en Venezuela, según el Ministerio Público de Brasil

Screen Shot 2016-03-08 at 10.39.30 PMmarzo 8, 2016

En los últimos meses, los fiscales del Centro de lucha contra la corrupción en Brasilia, dedicados intensa y discretamente a la investigación criminal sobre la influencia internacional del expresidente Luiz Inacio Lula da Silva a favor de la constructora Odebrecht, han recogido con la ayuda de expertos y otros abogados, cientos de páginas de documentos de las actividades de Lula, Odebrecht, así como del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) que indican cómo se liberó el dinero indirectamente a la contratista.

Por Thiago Bronzatto para  Época / Traducción libre del brasileño por lapatilla.com

Tras el análisis de una serie de cables diplomáticos que trataban sobre las actuaciones de Lula y ejecutivos de Odebrecht en el extranjero, se encontraron facturas y asignaciones para viajes y reuniones del investigado. También se oyeron las versiones de Lula, Odebrecht y BNDES.

lula-investigaciones-1A pesar de la complejidad del caso, las pruebas reunidas hasta el momento llevaron a los fiscales a una conclusión: el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva ha cometido el delito de tráfico de influencias.lula-investigaciones-2

Época tuvo acceso a investigaciones exhaustivas. Además de los documentos sobre las tres partes investigadas (Lula, Odebrecht y BNDES)

El papeleo incluye la experiencia del personal del Ministerio Público Federal, auditorías inéditas del Tribunal de la Unión, los informes de la Policía Federal y despachos de los fiscales que examinan cuidadosamente las pruebas caso. En los papeles, los fiscales dictaminan lo siguiente:

– Había un ” modus operandi criminal” en el desempeño de Lula, directores ejecutivos de Odebrecht y BNDES para liberar dinero del banco al contratista.

– Lula practicó el tráfico de influencia criminal en favor de Odebrecht.

– Lula vendió su “influencia política” a Odebrecht por $ 7 millones de Reales

– El acuerdo entre Lula y la empresa Odebrecht sirvió para “dar la apariencia de legalidad” al tráfico de influencias.

– BNDES aprobó con una velocidad inusual – hasta un 49% por encima del promedio – el financiamiento que envolvía las gestiones de Lula e interesaban a Odebrecht.

lula-investigaciones-3

 

 

 

Aunque la investigación está basada en meses de trabajo, los resultados de los fiscales aún no son definitivos. Ellos todavía están produciendo otros tipos de evidencias para apoyar firmemente una acusación contra Lula, así como contra la administración de Odebrecht y elecutivos del BNDES.

No hay fecha límite para que esto suceda, nadie está seguro de lo que realmente sucederá, pero la investigación se extiende con rapidez. Se inició en abril del año pasado tal como fue revelado por Época.

El objetivo del estudio fue investigar la sospecha de que Lula, después de salir de la presidencia en 2011, había llegado a actuar como operador de Odebrecht, ante los gobiernos amigos, con el fin de agilizar los contratos de los contratistas en el extranjero, siempre financiados por el BNDES.

Lula utilizó su influencia política para asegurar la liberación de los fondos por el BNDES en condiciones favorables y al mismo tiempo convencer a los presidentes amigos que entregaran el dinero para la contratista sin dificultad. Si esto llega a comprobarse, sería un delito con una pena de dos a cinco años de prisión. Se llama tráfico de influencias.

Durante la investigación, surgieron pruebas para corroborar la sospecha inicial. Resultó que Lula viajó en aviones privados de Odebrecht para reunirse con presidentes amigos. Esto era financiado por el contratista como “conferencias” en esas ocasiones. Se descubrió entonces, por los informes de los diplomáticos que le acompañaron a esas reuniones en el extranjero, que Lula intercedía a favor de Odebrecht, ante los jefes de Estado y, por otra parte, se comprometió a convencer a la presidente Dilma Rousseff de “ayudar” en los contratos.

Sucedió en países como Cuba, Venezuela y la República Dominicana, por ejemplo.

Resultó, por último, un patrón: después de las “conversaciones” y reuniones de Lula con presidentes y dictadores, el BNDES liberaba las cuotas de financiamiento al país visitado – préstamos siempre a favor de Odebrecht, y, en la mayoría de los casos, en desafío normas técnicas del gobierno brasileño.

lula-investigaciones-4El ” modus operandi delictivo”

Este patrón es calificado por los fiscales de ” modus operandi criminal”, en uno de los documentos más recientes sobre el caso. “Esa información (…) revelaron que semejante modus operandi para obtener fondos públicos – tales como el pago de los gastos de viaje internacionales, la contratación de los servicios de conferencias valor de más de R $ 7 millones, de reunirse con funcionarios públicos de países extranjeros acompañado por los directores de la constructora y la concesión de financiamiento a riesgo y en violación de las normas internas del Senado Federal y del BNDES – se ha cometido en relación con las obras donde Odebrecht tiene intereses, en otros países de América Latina (como Venezuela, Panamá, Ecuador, etc.) y África (Angola, Mozambique, etc.) “, dice el MPF en el documento.

En otro orden, se explica que los fiscales “están investigando los crímenes cometidos relacionados (…) por el expresidente, directores de Odebrecht y agentes del BNDES.” Las palabras son fuertes, ya que, con las pruebas, los fiscales están convencidos de que tienen un caso sólido.

En el período en que Odebrecht contrató a Lula, la constructora recibió $ 7,4 mil millones de dólares del BNDES, divididos en 52 contratos fuera de Brasil. La constructora investigada en la Operación Lava Jato pagó R$ 4 millones a LILS, una empresa de Lula, le pagó gastos por $ 1,2 millones de dólares además de $ 40,331 dólares en aviones chárter, coches y alojamientos.

En apariencia el ex presidente fue patrocinado por el contratista para dar conferencias en los países donde la empresa contaba con obras de infraestructura. Una experticia de MPF mostró que en el período en el que Lula fue contratado por Odebrecht, la contratista obtuvo dinero del BNDES con una velocidad inusual.

Los expertos analizaron 30 operaciones de crédito realizadas por el BNDES, en nombre de Odebrecht. En el BNDES el tiempo promedio de un proceso de este tipo es de 488 días. El experto señala que en 17 de las 30 operaciones de Odebrecht estuvieron por debajo del procedimiento común plazo. Entre ellas un préstamo por $ 229 millones de dólares en mayo de 2013 para la polémica ampliación del Puerto del Mariel, en Cuba – que en total tomó 176 días, desde la solicitud hasta la firma de los contratos.

El valor por defecto, o modus operandi , identificado por los fiscales comenzó cuando Lula estaba todavía en la presidencia de Brasil. Un ejemplo es el financiamiento de $ 747,1 millones de dólares aprobado por el BNDES en noviembre de 2009, para que Odebrecht construyera dos líneas de metro en Venezuela. Esta operación fue el resultado de una reunión realizada seis meses antes, en mayo de 2009, entre Lula y el entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez. Los dos líderes se reunieron en Salvador, Bahia, donde acordaron que el banco estatal brasileño tendría una mayor participación en las inversiones de infraestructura de Venezuela

Tan pronto como comenzó la construcción, Odebrecht recibió pagos por adelantado, que no se correspondían con el avance físico del proyecto, un factor atípico en relación con los procedimientos internos del BNDES. El caso ha sido investigado por el Tribunal de la Unión, tal como reveló Época en abril del año pasado.

A mediados de 2011, el gobierno venezolano se retrasó con los pagos al BNDES por Odebrecht – y las deudas acumuladas se situaron en alrededor de $ 1 mil millones. En junio de ese año, la empresa constructora financió un viaje y contrató a Lula para que diera un discurso en el país.

lula-investigaciones-5De acuerdo a los telegramas secretos y no publicados del Ministerio de Asuntos Exteriores, días antes de la visita del ex presidente brasileño a Caracas, el canciller de Venezuela, Nicolás Maduro, le dijo a un diplomático brasileño que recibió instrucciones de Chávez de “pagar las deudas con Odebrecht”. Lula se reunió el mismo día con Emílio Odebrecht, padre de Marcelo Odebrecht, investigado en la Operación Lava Jato, y Chávez. Al día siguiente de esa reunión, el embajador de Brasil en Venezuela, José Antonio Marcondes de Carvalho dijo en un mensaje diplomático privado: “Tengo hoy la confirmación de la equiparación de la deuda pública venezolana a la constructora brasileña Odebrecht.” El 14 de junio de ese año, Lula emitió una nota en el valor de R $ 359.281,44, declarando que sirvió como portavoz de Odebrecht en Venezuela. En julio, Luciano Coutinho, presidente del BNDES nombrado para el cargo por el PT, se reunió con el ex presidente en el Instituto Lula.

Para los fiscales, esto no es una mera coincidencia. “La empresa de construcción se aprovechó de la influencia y presencia del expresidente Lula con el fin de obtener el importe del pago recibido por el país al BNDES”, dice una de las minutas del MPF.

De acuerdo con el MPF, el contrato de Lula para dar conferencias es poco convincente. Lo que soporta lo ganado por expresidente de R $ 359.000 por la conferencia en Venezuela es un pequeño trozo de papel supuestamente firmado el 1 de mayo de ese año, por un día del trabajo, justo antes del viaje. En este contrato, también se observa que entre los testigos que firmaron el acuerdo está Alexandrino Alencar, cabildero de Odebrecht. Alencar era compañero de viaje de Lula. Asistió junto al expresidente a reuniones con las autoridades de Perú en junio de 2013.

Los dos compañeros cayeron en una investigación de la Operación Lava Jato que demostraban en una conversación telefónica, cierta preocupación con la noticia de las investigaciones al BNDES. Alencar fue detenido en junio de 2015, junto con Marcelo Odebrecht, y fue liberado cuatro meses después por decisión del Tribunal Supremo.

Y así, por primera vez, se produjo un documento oficial que califica como “criminal” la relación de Lula con la empresa Odebretch. De acuerdo con la investigación, la empresa de Lula había emitido una factura con el fin de dar la apariencia de legalidad a la remuneración pagada por el tráfico de influencias ejercida por Lula en favor de Odebrecht en Venezuela.”

El hombre de Lula en el BNDES

La relación entre Lula, Odebrecht y Luciano Coutinho, presidente del BNDES, se detalla en las investigaciones. Un informe elaborado por expertos del MPF cotejó las agendas oficiales de Coutinho con las fechas de los viajes del expresidente a países donde Odebrecht tiene proyectos financiados por el BNDES.

“Mediante la vinculación de las fechas de las etapas de procesamiento de las operaciones de financiamiento con los antiguos países visitas presidente Lula con los proyectos financiados por el BNDES y las reuniones oficiales de Luiz Inacio con el representante del BNDES, se puede comprobar una proximidad temporal entre eventos “, dice el informe de los expertos MPF.

Se han identificado al menos ocho reuniones que tenía la cuota de Lula y Coutinho. La mayoría de ellos se llevó a cabo en la sede del Instituto Lula, en Sao Paulo. Los eventos fueron nombrados oficialmente “Conversaciones sobre el entorno económico”. Pero algunos no estaban en la agenda oficial de Coutinho.

Otro caso que llamó la atención de los expertos fue la financiación de US $ 136,9 millones, liberado por el BNDES el 21 de agosto de 2013 para Odebrecht para desarrollar un proyecto de riego en Ecuador. El tiempo quirúrgico total fue de 217 días, casi la mitad del medio plazo.Poco antes, el 6 de junio de 2013, Lula viajó a Ecuador, donde se reunió con el presidente del país, Rafael Correa.

Lea el resto del artículo de Época haciendo click acá (en brasileño)