Madre de Marco Coello | Mi hijo salió pidiendo la protección que el Estado venezolano no le dio

 

Screen Shot 2015-09-05 at 11.24.51 PM

 

 

Doris de Coello, madre de Marco Coello, joven imputado junto a Leopoldo López por los hechos ocurridos el 12F, quien no se presentó este viernes en la audiencia de juicio definitoria, indicó: “Intuyo como madre que tomó esa decisión a raíz de la audiencia del miércoles 26 de agosto cuando pruebas documentales que prueban su inocencia y la de los otros imputados de manera sorpresiva la juez prescindió de ellas”.

La madre de Coello aseguró que su hijo planea solicitar asilo político en EE UU, luego de haber salido del país con destino a Miami.

Además expresó que el joven “acudía a sus audiencias a la hora, con buena disposición, con buen comportamiento, cumplió con su medida cautelar, hizo su régimen de presentación”.

La madre aseguró que Coello “salió pidiendo protección, mi hijo no salió huyendo. Salió pidiendo protección porque no la consiguió del Estado venezolano”.

Por último dijo que “este proceso penal que se les ha seguido a él y a los otros imputados está plagado de una gran cantidad de vicios”.

Screen Shot 2014-12-23 at 7.49.02 AMLa última vez que Doris de Coello vio a su hijo en libertad, este le dijo que iría a la marcha convocada por los estudiantes, por el Día de la Juventud. Marco Aurelio, el hijo de Doris, tiene 18 años, estudia quinto año de bachillerato, y vivía hasta hace poco, en Oripoto. Desde hace más de cuatro meses vive en la Comisaría de Polichacao.

Lo ha relatado varias veces, en la audiencia de presentación, a sus padres en las visitas, a los abogados, a la jueza en la segunda audiencia, a sus compañeros de celda. Marco Aurelio hace memoria y revive los sucesos de ese día. “Marco nos cuenta que efectivamente él llegó a la Avenida Universidad, y una vez concluido el acto político se estaba yendo con sus compañeros y avanzaron hacia la esquina de Morroy. Al llegar allá, empezaron los disturbios, porque individuos armados, motorizados, encapuchados, empezaron a arremeter contra los manifestantes y estudiantes que estaban ahí”, relata Armando Coello, padre de Marco.

Marco trató de ocultarse de los disparos que escuchaba, detrás de un kiosco, pero al poco tiempo sintió que alguien lo agarró por la espalda. Logró zafarse y salir corriendo, pero le habían rasgado la franela.

Vio el momento en que Bassil Dacosta cayó, estaba muy cerca del sitio. Mientras tanto, en su casa, sus padres intentaban comunicarse con él, pero su celular estaba muerto.

Las dos, las tres, las cuatro, las cinco de la tarde y los padres de Marco Aurelio aún no sabían dónde estaba su hijo.

El único lugar por donde Marco encontró salida, fue por donde vio una humareda de unos carros que se estaban quemando. Eran unas patrullas de policía. Él no usa reloj, pero cree que fue alrededor de las 5:00 de la tarde cuando cinco hombres sin uniforme lo detuvieron.

“Me dijo: ‘Papá, yo juraba que me estaban secuestrando. Me agarraron violentamente, y siento un golpe fuerte en la espalda. Me sacaron el aire. De ahí en adelante, me llevaron a un sitio que después supe que era el CICPC. Y desde que llegué allá, cuanto funcionario había uniformado, o que tuviera un casco o algo en la mano, me lo clavaba en la cabeza, en la espalda”, declaró el padre.

Doris y Armando, ya muy preocupados por las noticias de ese día, vieron una imagen en Twitter que los descompuso. Era la foto en la que Marco estaba siendo aprendido por varios funcionarios del CICPC.

Desde entonces Coello ha permanecido preso. Lleva más de 5 meses, y ahora esperan que se lleve a cabo el juicio. El mismo juicio del dirigente Leopoldo López. A Al joven de 18 años le imputaron: instigación a delinquir, agavillamiento, daños y quema de materiales.

Han sido cinco largos meses, que según explica la familia, les ha cambiado la vida “diametralmente”.

“Son meses sin trabajar, es muy duro”, confiesa Armando Coello.

Marco fue torturado y golpeado brutalmente por los hombres que lo detuvieron en el CICPC. En el expediente de la audiencia de presentación, consta que él y otros 16 muchachos que permanecieron detenidos en el mismo sitio, declararon que fueron rociados con gasolina, golpeados con bates, palos, extinguidores, palos de golf, electrocutados y torturados psicológicamente.

Los padres de Marco aún confían en que puede hacerse justicia. Mientras tanto, reconocen que su hijo es otra persona. “Marco ya perdió la inocencia, no sólo en su habla, ya tiene otro rostro, ha madurado mucho”, cuenta su madre.

A su padre le consuela que su hijo no se ha dejado doblegar, resalta que se ha mantenido fiel a sus principios en esta dura prueba que le ha puesto la vida. Además cree que no es el único papá que debe sentirse satisfecho. “Creo que muchos padres en Venezuela estamos haciendo bien el trabajo”.