Madrugonazo contra los “Campamentos”
YOSSELYN TORRES Viernes 9 de Mayo de 2014 | TalCual

Screen Shot 2014-05-09 at 8.09.45 AMEl ministro Rodríguez Torres acusó a los estudiantes de concentrar drogas y artefactos explosivos 

Las manifestaciones callejeras arreciaron en reclamo por las detenciones de 243 jóvenes 

Caracas amaneció con la noticia del madrugonazo a los cuatro “Campamentos por la libertad”. Los jóvenes que pernoctaban en las calles con sus carpas fueron apresados por la Guardia Nacional y la Policía Nacional Bolivariana, todos en simultáneo, a las 3 de la mañana de este jueves. Y según reportes, son 243 los detenidos. 

En Venezuela se debe garantizar la protesta pacífica, establece la Constitución. Pero el Gobierno alega que esos jóvenes alteraban el orden público. El ministro para Interior, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres, informó que fueron desmontados esos campamentos porque “se tenía evidencia que desde estos sitios estaban saliendo los grupos más violentos a acometer hechos terroristas”. 

Han disminuido las acciones violentas en la ciudad, pero Rodríguez Torres creyó pertinente actuar contra esos grupos. 

Dijo que “incendiaron cabinas del Metro de Caracas y patrullas de la policía”. 

Aseguró que esos jóvenes fueron organizados por “Voluntad Popular y otras organizaciones de extrema derecha” en Santa Fe, la avenida Francisco de Miranda (frente al edificio donde funciona el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo), la plaza Alfredo Sadel y en la plaza Bolívar de Chacao. 

Indicó Rodríguez Torres también que durante esta gran redada se incautaron drogas, explosivos, morteros y lacrimógenas. 

Además, en el campamento de la avenida Francisco de Miranda “fue capturado el ciudadano que quemó una unidad de la Guardia Nacional Bolivariana”. 

Un equipo especial del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) se dirigió a los campamentos, según Rodríguez Torres, “para levantar todas las evidencias, clasificarlas y presentarlas ante el tribunal correspondiente para que se impute a quien se tenga que imputar y se tomen las medidas desde el punto judicial”. 

Los manifestantes fueron trasladados al Comando Regional Número 5, donde harán un proceso de clasificación. Tomarán las entrevistas iniciales y determinarán quiénes deben ser presentados ante los tribunales. El ministro desea cerrar “este capítulo de violencia que ya era insostenible aquí”. También alabó a los efectivos “por la labor impecable que se hizo en este procedimiento”. 

El presidente de la Centro de Estudiantes de la Universidad Católica Santa Rosa, Eusebio Costa, manifestó que sembraron dólares en los campamentos para decir que los estaban financiando. Los estudiantes aseguraron que tampoco tenían droga y artefactos explosivos en su poder. 

En nota de prensa, el Ministerio Público informó que 15 fiscales estuvieron en la redada, y que del grupo de 243, 18 son adolescentes. En el grupo de menores de edad hay una embarazada. 

La Fiscalía, según ese comunicado, estuvo en esos sitios. Pero cuando se refiere al “arsenal” encontrado en los campamentos señala que “presuntamente” fueron hallados diferentes tipos de drogas, armas de fuego, bombas molotov, bombas lacrimógenas y material para la elaboración de artefactos explosivos (tuercas, bujías, metras, arandelas, clavos). 

“Adicionalmente, les fue decomisado gran cantidad de dinero en efectivo, dólares y euros”, agrega. 

MADRES SOLIDARIAS 
Al mediodía de ayer las señoras que colaboraban a los jóvenes con alimentos y medicinas estaban desconcertadas. Una de ellas aseguró que todos los días llegaba a la plaza Bolívar de Chacao a acompañarlos y nunca vio gente drogada ni con artefactos explosivos. Calculan que allí detuvieron a 40 muchachos. “Éramos como 20 las mujeres que les prestábamos colaboración. Nos quedábamos aquí hasta la 1 de la mañana”, dijo una señora de más de 60 años de edad, que prefirió resguardar su identidad. 

Mientras observaba los escombros que dejó el allanamiento, la mujer señaló tres carpas que habían sido reinstaladas por la gente de Chacao. “Allí deberíamos meternos las madres, nos toca a nosotros”. Otra que vive frente al desmontado campamento que lideró el movimiento Javu, lamentó que los vecinos no bajaran de sus casas a apoyar a los jóvenes. 

Entre los pocos que hablaban sobre lo sucedido estaba Evelin Arteaga, quien dijo ser madre de uno de los detenidos. “Solo sé que está en el CORE 5, no me ha llamado, no tengo idea de cómo esté”, comentó reservándose el nombre de su hijo. 

UNA VERGÜENZA 
El gobernador Henrique Capriles condenó el desmantelamiento de los campamentos en Caracas. “Protestar pacíficamente es un derecho, está en la Constitución y los derechos no se negocian (…) al que le asiste la razón, lo hace a plena luz delante de todo el mundo”. El excandidato presidencial sostuvo que los estudiantes tienen “miles de razones para protestar, eso no está bien y tenemos que condenarlo”. 

Agregó que “mal está un país cuando se imponen la fuerza, aquí tienen que imponerse las ideas, el pensamiento, el debate y la razón”. Otros dirigentes rechazaron la arremetida contra el diálogo que se desarrolla entre el oficialismo y la oposición. En las redes sociales se vio una andanada de improperios contra los dirigentes de la Mesa de la Unidad, pero los insultos al secretario ejecutivo del cónclave, Ramón Guillermo Aveledo, fueron más numerosos. Lo llaman traidor por no levantarse de la mesa de discusión que sostienen con el presidente Nicolás Maduro, tras los arrestos de manifestantes. 

Aveledo insistió en una entrevista a la emisora RCR que el objetivo de la MUD es hacer respetar la Constitución, y que debe haber cambio de gobierno cuando corresponda. Por eso mantienen el diálogo. 

MUERTO PNB 
Las acciones de la madrugada desencadenaron múltiples protestas en el este y sureste de Caracas. Luego de las 4 de la tarde reportaron el asesinato de un agente de la Policía Nacional Bolivariana y de un herido también de esa fuerza de seguridad. 

Al cierre de esta edición se conoció que el asesinato ocurrió en la 1era Avenida de Los Palos Grandes, detrás del centro comercial Centro Plaza, cerca del desmontado campamento de la avenida Francisco de Miranda. 

Presumen que desde los edificios salieron los disparos. Ambos fueron trasladados a Salud Chacao.