Maduro prohíbe las protestas que afecten a la Asamblea Constituyente

El anuncio lo hace durante la segunda jornada de huelga general y en la víspera de una gran marcha organizada por la oposición

El Gobierno de Nicolás Maduro prohibirá a partir de este viernes las “manifestaciones públicas” que puedan “perturbar” la elección, el domingo, de delegados para la Asamblea Constituyente, so pena de purgar entre cinco y 10 años de cárcel. El anuncio lo realizó el ministro del Interior, Néstor Reverol, este jueves en la segunda jornada de huelga general contra la Constituyente y en la víspera de una gran protesta simultánea por todo el país convocada por la oposición, que mantiene la convocatoria pese a la prohibición. Maduro continúa así con el proyecto pese al gran rechazo ciudadano y las sanciones de Washington a 13 altos cargos venezolanos.

La respuesta de la oposición, inmediata, fue redoblar la apuesta por la manifestación que había convocado para el viernes en Caracas extendiéndola a todo el país. Frente a otra violación de los derechos del pueblo plasmados en la Constitución, mañana será la Toma de Venezuela y no Caracas, dijo el líder opositor Henrique Capriles.

Por su parte, el vicepresidente de la Asamblea Nacional, el opositor Freddy Guevara, le ha dicho a los venezolanos que se olviden de la ilusión de que el régimen suspenderá la Constituyente y les ha advertido de que se preparen para la profundización de la lucha.

En el acto de cierre de campaña celebrado el jueves en Caracas, Maduro propuso a la oposición abandonar las manifestaciones y unirse a una mesa de paz antes de la votación del domingo. Propongo a la oposición política venezolana que abandone el camino insurreccional (…) y que instalemos en las próximas horas, antes de la elección e instalación de la Asamblea Nacional Constituyente, una mesa de diálogo, dijo el presidente. A la oposición le conviene aceptar esta propuesta, añadió ante miles de simpatizantes. Pero esta propuesta no tuvo eco en la oposición, que redobló su llamado a tomar las calles hasta el domingo.

Numerosas voces del Gobierno y la oposición se habían pronunciado en los últimos días sobre un posible diálogo que evite llegar a las urnas en la actual situación de enfrentamiento, sin que ninguna haya modificado su postura inicial sobre la Constituyente. El propio Maduro recalcó este jueves que no hay más alternativa que la Constituyente para conseguir la paz, y no especificó si la aceptación por parte de la alianza antichavista de la mesa de diálogo que propone supondría algún cambio respecto a la elección del domingo. Ustedes eligen, retó a la oposición.

Screen Shot 2017-07-28 at 6.04.21 AMLas sanciones de la Casa Blanca han terminado por atrincherar al régimen venezolano, que ahora se siente con más razones para aferrarse a la institucionalidad que surgiría de la nueva Constitución. La cosa se va a poner buena después del 30 de julio. Después de ese día esperamos que el pueblo vaya al Parlamento con un cuadro de Bolívar y uno de Hugo Chávez para vengar la afrenta de la burguesía, advirtió el hombre fuerte del régimen, el diputado Diosdado Cabello, en el cierre de campaña. Se trata de una alusión clara a la llegada de una mayoría opositora al Parlamento a finales de 2015 y a su decisión de retirar toda la iconografía chavista del hemiciclo.

La alianza opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) ha denunciado que el Ejecutivo busca orillar a poderes adversos como el Parlamento o la Fiscalía mediante la Constituyente. El Gobierno defiende su proyecto de reformar la Carta Magna como una vía para llegar a la paz definitiva. En casi cuatro meses de protestas populares, que se iniciaron a principios de abril después de que el Supremo, controlado por el chavismo, intentara despojar de sus facultades al Legislativo, el saldo de víctimas arroja más de un centenar de muertos —en las últimas 48 horas hubo cuatro— y un generalizado estado de conmoción por la represión que ha ordenado el Ejecutivo para restaurar el orden.

Seguimiento de la huelga

Cerrada la salida electoral ante los numerosos obstáculos impuestos por el chavismo, la oposición se prepara, con sus limitadas posibilidades, para mantener el pulso con el Gobierno. Una de las medidas extremas que considera es la posibilidad de continuar indefinidamente la huelga general de dos días iniciada el miércoles. Hay versiones encontradas sobre el éxito o el fracaso del segundo día de paro. Mientras Hugo Ocando, presidente de la Asociación de Conductores del Oeste de Caracas, aseguraba que el 90% de sus afiliados había secundado la convocatoria, el Gobierno ponía en circulación autobuses en las vías que abandonaron las líneas privadas para demostrar que el país no se había paralizado.Screen Shot 2017-07-28 at 6.04.06 AM

MÁS INFORMACIÓN