Share this:

" />
Maduro ve la paja en el ojo de “Pinochet” pero no la viga en el suyo -RUNRUNES Nelson Bocaranda Sardi -29 Jul 2013

130404210402-venezuela-maduro-nicolas-040413-story-topEl presidente Nicolás Maduro volvió a dejarse ver sus propias intenciones de asfixiar, acorralar y acosar a la oposición democrática venezolana que sigue cuestionando su pírrica victoria del pasado 14 de abril y exigiéndole cumpla con su compromiso de realizar una verdadera auditoría a las urnas electorales, como el mismo Maduro lo prometió frente a UNASUR apenas cuatro días después en Lima.

Sin embargo, al tiempo que acusaba a Henrique Capriles de pactar con la ultraderecha fascista y pinochetista de Chile, lanzó su mas dura acusación al senador de la UDI chilena Jovino Novoa al señalarlo como responsable de supervisar la captura, tortura y asesinato de los dirigentes sindicales chilenos opuestos al régimen del dictador Augusto Pinochet.

En sus  palabras, en medio de la celebración del natalicio de Hugo Chávez, el ex sindicalista Nicolás se refirió a los sindicalistas chilenos asesinados en aquel gobierno pero se le olvidó mencionar que en el país que él controla desde hace 100 días la cifra de dirigentes sindicales, sindicalistas y obreros de la construcción ya sobrepasan las 400 víctimas en lo que ha sido llamado una pelea entre sus partidarios, rojos rojitos, por los puestos de trabajo en el sector de la construcción y de las empresas básicas de Guayana.

Las palabras de Maduro reiteran el poco talante democrático que ha demostrado en los primeros cien días de su gobierno mientras el país sigue sumido en violencia, crimen desatado, desabastecimiento, falta de insumos para producir bienes y la mas alta inflación del mundo.

Aquí copio la nota que publica el diario La Tercera de Chile (www.latercera.com) a través de la corresponsalía de la agencia francesa de noticias AFP en Caracas: 

Maduro critica a Jovino Novoa por su reunión con Capriles y lo califica de “monstruo”

El mandatario fustigó el encuentro que sostuvo con el líder opositor venezolano y aseguró que el senador “supervisaba la captura, tortura y asesinato de los dirigentes sindicales” durante el régimen militar.

por AFP – 28/07/2013 – 21:29

 

El presidente venezolano,  Nicolás Maduro, tildó este domingo a la oposición de “pinochetista y fascista”,  y la acusó de “arrodillarse” a los intereses del imperio estadounidense,  durante la conmemoración del 59 cumpleaños del fallecido Hugo Chávez y sus 100  días de gobierno.

“Si me preguntan: ¿Qué es lo peor que tiene Venezuela? Yo les diría: lo  peor que tiene esta patria es esa derecha pinochetista y fascista. Es lo peor  de lo peor”, afirmó Maduro, en un vehemente discurso en el Cuartel de la  Montaña, oeste de Caracas, donde yacen los restos mortales de Chávez.

El mandatario, acompañado por ministros y familiares de Chávez, arremetió  contra la oposición asegurando que lideran “un modelo lamentablemente  arrodillado a los intereses imperiales de las élites que gobiernan y dirigen  los Estados Unidos”.

A raíz de la muerte de Chávez el 5 de marzo de cáncer, Maduro fue electo  como su sucesor en las elecciones del 14 de abril al vencer por estrecho margen  de 1,49% de los votos al líder opositor Henrique Capriles, que desconoce su  derrota e impugnó los comicios.

Capriles estimó este domingo como un “desastre” los primeros tres meses de  gestión del gobierno, que enfrenta un país con una inflación en el primer  trimestre del año de 25% -la mayor de América Latina-, sufre ciclos de escasez  y enfrenta una violencia criminal que en 2012 dejó 16.000 asesinatos.

Maduro también criticó el encuentro del 18 de julio entre Capriles y el  senador de la UDI Jovino Novoa en Santiago, como parte de una campaña en  América Latina para denunciar supuestas irregularidades en los comicios.

“Fueron a Chile (…) a reunirse con un personaje: Busquen en internet  Jovino Novoa y se encontraran un monstruo”, afirmó el presidente, asegurando  que el senador “supervisaba la captura, tortura y asesinato de los dirigentes  sindicales” durante la dictadura de Augusto Pinochet.

El gobernante, de 50 años y ex conductor de bus, advirtió que buscará  aislar a esos sectores opositores. “Nos encargaremos de que sigan siendo una  minoría más aislada del país”, expresó.