Manuela Carmena no hará campaña con Pablo Iglesias
MundoÁLVARO CARVAJAL Madrid 29/8/2015
Screen Shot 2015-08-29 at 11.01.02 PM 

 

Manuela Carmena tiene para Podemos un significado mucho más poderoso que ser la alcaldesa de Madrid. Es, ante todo, uno de los emblemas del «cambio político» que a menudo Pablo Iglesias presenta ante la opinión pública para sustentar un discurso ganador y de nueva política. De hecho, ver al líder de Podemos apelar a los llamados «alcaldes del cambio» -como la ex juez-, o arrimarse para la foto ha sido habitual desde las elecciones municipales de mayo. Sin embargo, parece que durante los comicios generales de este otoño no habrá un acto de campaña conjunto entre Iglesias y la alcaldesa de Madrid. Carmena ha asegurado que no piensa participar en ningún mitin. Ni de Podemos, ni de nadie.

Screen Shot 2015-08-29 at 11.01.33 PMLas declaraciones de la regidora madrileña sorprenden más por la rotundidad que por el hecho en sí de desmarcarse de Podemos. Incluso antes de que ganara, ella ha sido siempre muy clara recalcando que no pertenece al partido de Iglesias, aunque es público y notorio que su aterrizaje en la candidatura de Ahora Madrid fue orquestado por Podemos. En concreto, por el acierto de Jesús Montero, líder municipal de la formación morada, que puso los ojos en ella desde el primer momento y quien fue decisivo para convencerla. Eso, y que Esperanza Aguirre se presentara, como reconoció luego la alcaldesa.

Pues bien, en una entrevista en el diario argentino La Nación, Carmena no sólo se distancia de Podemos, con el que dice tener un vínculo muy ligero, casi inexistente, sino que asegura, categórica, que no asistirá a los actos de campaña de la formación. «Claro que no, entre otras cosas, porque he dicho que no soy una persona política, he aceptado exclusivamente porque era necesario para la gestión municipal y me ha parecido que podía ayudar a la gente joven a llegar a la política, pero yo no tengo ninguna ambición ni me considero una politóloga para decir lo que hay que hacer, no voy a tener ninguna participación en la política general», dice íntegramente en su respuesta.

Una ausencia así sería un gran jarro de agua fría para Podemos. Primero porque está poniendo a Carmena o Ada Colau como sus ejemplos, y de cuyos posibles éxitos quiere empaparse. Y, segundo, porque confía en que las «ciudades del cambio» tengan un efecto dinamizador para el partido en estas elecciones, y contagie al resto.