Marco Coello | El primer día en prisión me golpearon y amenazaron de muerte

Screen Shot 2015-09-16 at 9.25.11 PM15/9/2015

 

En una entrevista exclusiva con el periodista Fernando del Rincón, Marco Aurelio Coello, uno de los estudiantes acusados por los sucesos del 12 de febrero del 2014, contó que salió del país el 1 de septiembre, luego de darse cuenta de que ya la sentencia en su contra estaba dictada.

Me fui porque fue la única opción que me dejaron. Me fui de mi país por iniciativa propia, sin comentarle a nadie, ni a mi mamá. Tomé la decisión al ver que en mi país no había estado de derecho. Yo acaté las normas hasta último momento (…) Cuando supe que la sentencia ya estaba lista, decidí salir del país, relató Coello en el programa Conclusiones, transmitido por CNN En Español.

Coello, sobre quien pesan los mismos cargos por los que se condenó a Leopoldo López, dijo que se arriesgó a salir del país porque de todas maneras iba a ir preso. “Tenía que intentarlo”, precisó.

Con respecto al día en el que viajó a Miami, refirió: “Mi papá y yo bajamos a Maiquetía. Estuve siempre con mi papá. Entramos a las tiendas a escondernos. No podíamos usar las tarjetas de crédito para no dejar huellas. Entramos al avión y cuando iba levantando vuelo llorábamos”.

Prisión y torturas

“Lo que más me marcó fueron las primeras 24 horas preso. Me apuntaron con un arma. Me golpearon”, describió Coello, quien fue amenazado con una pistola y obligado a firmar una declaración luego de que lo detuvieron.

“Me amenazaron con la muerte si no firmaba una declaración que me hacía culpable y responsabilizaba a Leopoldo López (por los hechos de violencia del 12 de febrero). La declaración decía que yo era culpable y había actuado por orden de Leopoldo López, a quien yo no conocía. Yo vine a conocer a Leopoldo después de tres meses de estar preso. Lo conocí en los calabozos, cuando unieron mi caso con el suyo. Cuando lo vi me dijo: ‘Tranquilo, chamo, todo va a pasar’”, puntualizó.

Coello agregó que estuvo incomunicado. No sabía si era de día o de noche. La única visita que le permitían era la de los abogados de la defensoría.

“Me envolvieron en una colchoneta y me dieron batazos, patadas, me rociaron con gasolina y me amenazaban con fuego”, destacó el joven, quien hoy confiesa: “No duermo. Tengo pesadillas, estrés, ansiedad… Muchísimas cosas (…) Estoy aquí porque necesito denunciar lo que está pasando en Venezuela”.

Para Marco Coello, Leopoldo López “es una persona que está dispuesta a soportarlo todo por el amor a Venezuela”.

Por su parte, el abogado de Marco Coello aclaró que Interpol no aceptaría alerta roja contra el joven porque no le presenta ninguna amenaza a EE UU.

Temores y expectativas

Coello dijo temer por la seguridad de su mamá, a quien le envió estas palabras: “Madre, eres mi guerrera, pase lo que pase aquí estaré para ti”.

En cuanto a lo que hará durante su estadía en Estados Unidos, señaló: “Lo que no me dejaron hacer en Venezuela por miedo, desde aquí lo podré hacer. Seré la voz de aquel que tiene miedo de hablar”.