Share this:

" />
María Corina Machado @MariaCorinaYA | En Venezuela no hay un Gobierno, sino una mafia criminal

La dirigente María Corina Machado se separa de la Mesa de la Unidad Democrática, la coalición de partidos de la oposición venezolana

María Corina Machado (Caracas, 1967) se ha separado de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la coalición de partidos opositores al régimen del presidente venezolano, Nicolás Maduro, porque no respalda que la MUD haya decidido postularse a las elecciones regionales. Es la primera escisión desde que, en 2010, se fundó una plataforma electoral única para hacer frente al chavismo.

Vente, su partido, no está reconocido por el Consejo Nacional Electoral y tampoco tiene mucho peso dentro de la alianza, pero es un activo importante para el electorado que suele anteponer los principios éticos antes que los asuntos del pragmatismo a la hora de hacer política. Debemos ser coherentes con nuestros planteamientos, afirma en su oficina, localizada al pie del Cerro Ávila, la emblemática montaña de Caracas.

Pregunta. ¿Por qué la oposición no puede hacer dos cosas a la vez: mantener la protesta en las calles y presentarse en las elecciones de gobernadores?

Respuesta. Porque no hay coherencia entre la presión que desde hace más de cuatro meses hemos ejercido en la calle para lograr la salida de Maduro en el más corto plazo, partiendo de la base que el hambre, la violencia y la miseria no van a finalizar mientras él continúe en el poder, y la decisión de participar en elecciones regionales. El régimen quiere que la oposición acepte el golpe de Estado de las dos sentencias del Tribunal Supremo de Justicia, que le quitaron las competencias al Parlamento, conviva con la Constituyente y legitime a un Consejo Nacional Electoral que cometió fraude con la nueva Asamblea. En esa segunda tesis se inscribe la decisión de presentar candidaturas, que nuestra organización no acompaña. Le estás diciendo a la gente que Maduro permanecerá en el cargo hasta 2019 por lo menos.

P. ¿Es posible pensar en el fin anticipado del régimen antes de las elecciones presidenciales?

R. Claro que sí.

P. Pero Maduro sigue ahí después de cuatro meses de protestas, de sanciones de Estados Unidos, de más de 130 muertos y de la profundización de la crisis económica. Las fuerzas armadas lo siguen apoyando y no dan indicios de que le vayan a restar apoyo.

R. Porque esto es una dictadura criminal mafiosa que está enquistada. Maduro lo dijo el 27 de junio pasado: lo que no lograremos con los votos, lo lograremos con las armas. Ellos son capaces de matar a una sociedad que está luchado pacíficamente por su libertad. Íbamos avanzando bien antes de que la MUD decidiera inscribir sus candidaturas, pero faltaba un poco más.

P. Si la oposición no tiene la fuerza para derrocar al régimen, ¿no es mejor cohabitar entonces y conquistar espacios en Gobernaciones?

R. Eso puede ser una actitud racional, de supervivencia, si sientes que no tienes fuerzas y aceptas las migajas que te dan. Estas Gobernaciones son migajas electorales, ficticias y efímeras, porque la Asamblea Nacional Constituyente es la que va a decidir cuándo hay elecciones, o si las hay, quiénes votan. Y si gana la oposición decidirá si mandan o no mandan. Es una ilusión y un engaño. No estás obteniendo poder real y estás resignando la autoridad moral frente al país.

P. ¿La decisión de ir a regionales hizo que la MUD perdiera autoridad moral?

R. Ha generado una desconexión muy grande con los venezolanos que respondieron en abril a nuestro llamado a tomar las calles. Aquí nadie dijo que esta era una lucha por elecciones regionales. Desde el primer día dijimos que queríamos sacar a Maduro. El país percibe que estamos claudicando. Por eso le pido a los compañeros de los otros partidos que reflexionen y rectifiquen. El mundo espera firmeza y fidelidad de nuestra parte.

MÁS INFORMACIÓN