Share this:

" />
María Corina Machado regresa a Caracas

Screen Shot 2014-03-26 at 8.38.06 PM Caracas 26 MAR 2014 Screen Shot 2014-03-01 at 8.14.53 PM

La diputada opositora que lidera las protestas vuelve a Venezuela en medio de una feroz ofensiva del Gobierno, que amenza con enjuiciarla

María Corina Machado, la diputada venezolana que lidera las protestas que exigen la salida inmediata del presidente Nicolás Maduro, llegó al mediodía de Venezuela (las 6:00 de la tarde, hora peninsular española) al aeropuerto de Maiquetía después de una fugaz visita a Lima. Un poco más tarde, debía pronunciar un discurso ante sus partidarios en la plaza Brion de Chacaito, en esa frontera invisible que divide el este opositor del oeste mayormente chavista en Caracas.

Durante su ausencia se consumó la orden de expulsarla del parlamento que el lunes dio el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello. Sin esperar pronunciamiento judicial alguno, este capitán retirado del ejército que funge como número dos del Gobierno, ordenó borrar el nombre de la parlamentaria del escaño que ocupa en el hemiciclo. Para el chavismo, Machado ha perdido su fuero parlamentario al aceptar la invitación de Panamá para denunciar al régimen venezolano ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA). El chavismo se ha cobrado con esa decisión sumaria una revancha temporal. Machado se encaró con Hugo Chávez durante el último mensaje al Parlamento que éste pronunciara en enero de 2012.

En aquella ocasión la diputada equiparó las expropiaciones ordenadas por el Gobierno con robos. Es apenas una de las anécdotas que ejemplifica la inquina que le profesa el oficialismo.

Machado tiene una obsesión: derrotar políticamente al chavismo y sustituir el modelo rentista petrolero por otro centrado en la capacidad individual de los ciudadanos. Si está en vías o no de concretar su deseo parece asunto de otra discusión. Por ahora, con su compañero Leopoldo López preso, ella está ocupando el puesto por el que luchó, sin éxito, en las elecciones internas de la oposición en 2012. En aquel entonces apenas recibió 3,75% de los votos en la carrera por convertirse en la candidata unitaria para enfrentar a Hugo Chávez.

El chavismo ha allanado el camino para enjuiciarla sin el requisito que suponía el antejuicio de mérito. Su llegada coincide con una ofensiva judicial sin precedentes para arrinconar a la oposición. El martes el Supremo venezolano condenó a doce meses de prisión a Daniel Ceballos, el alcalde de San Cristóbal, localidad que fue epicentro de las protestas más fuertes de la oposición. Fue condenado por desacato de la orden de mantener despejadas las vías de barricadas.

Los abogados de Machado no tienen notificación de ninguna orden para apresarla. Pero el chavismo parece querer la muerte política de su enemiga.