Melania Trump logró la residencia en EE UU con “la visa Einstein”

La exmodelo eslovena consiguió un exclusivo permiso de residencia reservada para personas con habilidades extraordinarias

Hace 20 años Melania Knauss era una modelo más, probando suerte en Nueva York. Pero al poco tiempo de aterrizar en Estados Unidos, la eslovena comenzó a salir con el magnate Donald Trump, lo que le abrió las puertas a mayores ligas y contratos con revistas de moda. Ese año, en el 2000, la joven inmigrante también solicitó un permiso de residencia concedido para personas con habilidades extraordinarias; informalmente conocida como la visa Einstein, a la que optan ganadores de premios Nobel o artistas de reconocimiento mundial.

Para aquel entonces, el mayor éxito de Melania era un anuncio publicitario de Camel estampado en Times Square y una sesión fotográfica de la edición de bañadores de la revista Sports Illustrated, en la que aparecía abrazada a una orca hinchable, luciendo un bikini negro. En marzo de 2001, tras unos meses de papeleo, la modelo obtuvo el exclusivo visado, cuya descripción indica que sus beneficiarios tienen una fama prolongada a nivel nacional e internacional. En 2001, según The Washington Post, el programa EB-1 sólo fue concedido a cerca de 3.000 personas, menos del 1% del millón de visas otorgadas en ese periodo.

Cómo justificó la actual primera dama entrar en tal selecto grupo sigue siendo un misterio. La señora Trump estaba más que cualificada y podía ser perfectamente elegida, defendió al Post Michael Wildes, el abogado de la mujer. Wildes rechazó especificar esas cualificaciones que Melania destacó en su solicitud y afirmó que no harán público el documento. Para Bruce Morrison, excongresista y uno de los creadores del programa EB-1, el historial profesional de Melania no amerita la concesión de ese visado. Pese a que no hay ejemplos concretos, los candidatos deben mostrar pruebas de su excelencia en las artes, amplia reputación en el mundo empresarial o la obtención de un premio de primer nivel.

Más allá, su permiso de residencia le permitió comenzar la tramitación para que sus padres también recibieran la nacionalidad estadounidense, que podrían conseguir este año, a través de un programa que su marido quiere cerrar. Según ese sistema, un residente legal puede utilizar la justificación de lazos familiares para que sus seres queridos cercanos obtengan el mismo estatus. ¡LA MIGRACIÓN EN CADENA debe acabar ahora!, tuiteó Trump en noviembre, afirmando que es un programa débil que permite la entrada a terroristas y otros que pueden suponer una amenaza para el país.

MÁS INFORMACIÓN

Screen Shot 2018-03-02 at 7.08.07 AM