Share this:

" />
MEMORIA SELECTIVA EN VTV – SANTIAGO BOCCANEGRA | TalCual Miércoles 17 de Julio de 2013

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navy Pillay, dijo que Edward Snowden tiene derecho a solicitar asilo y debería ser protegido luego de revelar información secreta sobre espionaje masivo de Estados Unidos. De inmediato, no pocos gobierneros asumieron sus palabras como una demostración de que el Ejecutivo nacional y el propio Nicolás “tienen razón” en ofrecerle al excontratista de la CIA que se venga a Venezuela a cambiar datos por papel tualé.

La noche misma del lunes, el abogado Hermánn Escarrá, reconvertido en analista jurídico de peso y relevancia para VTV, dijo en la pantalla del canal 8 que esas palabras deben ser consideradas fundamentales en el proceso, que no es cualquiera la que lo está diciendo, sino la Alta Comisionada de la ONU. Mientras, Vanessa Davies asentía con su cabeza, entre otros movimientos frenéticos que hace al conversar con sus invitados.

Sin embargo, uno comienza a recordar que Pillay dijo hace tres años que era solidaria “con colegas judiciales que han sido atacadas o encarceladas por sus gobiernos, no necesariamente por ser mujeres, sino por su integridad y convicción. Estoy particularmente preocupada por María Lourdes Afiuni de Venezuela”. Es más, desde la oficina que ella encabeza en las NacionesUnidas varias veces se hizo el llamado a liberarla. Una de las relatoras del organismo, Gabriela Knaul, incluso aseguró el pasado mes de febrero de 2013 que “la detención de Afiuni constituye una intromisión grave contra la independencia de la Judicatura y demuestra la falta de respeto de las autoridades por sus propias instituciones y leyes”.

Entonces, ¿cómo quedamos? La Alta Comisionada de la ONU para los DDHH es buena cuando pone la mira en el “imperio”, pero mala cuando lo hace en Venezuela.

Como te extraño, coherencia.